18 de Sep de 2021

Nacional

Panamá comienza diálogo nacional sobre la situación de los sistemas alimentarios

En el país se ha observado en la última década un avance importante en la reducción del porcentaje de personas que padecen hambre, sin embargo, continúa creciendo el número de personas con obesidad y sobrepeso

seguridad alimentaria0
Los sistemas alimentarios más productivos y resistentes permitirán hacerle frente a crisis futuras.Cedida

Según un último informe de Naciones Unidas, sobre el Panorama de Seguridad Alimentaria y Nutricional 2020, la pandemia de la covid-19 ha afectado el ingreso de las personas, estimando que 45,5 millones de personas caerán en pobreza y 28,5 millones en pobreza extrema en la región. Aún antes de la covid-19, el hambre aumentaba por quinto año consecutivo en América Latina y el Caribe.

En este mismo año, 47,7 millones de personas en América Latina y el Caribe vivían con hambre, lo que representa el 7,4% de la población.

En el caso de Panamá, se ha observado en la última década un avance importante en la reducción del porcentaje de personas que padecen hambre, del 10,3 al 6,9%. Sin embargo, en el país continúa creciendo el número de personas con obesidad y sobrepeso, registrándose el 71% de la población mayor de 18 años con sobrepeso y el 35% de ese grupo con obesidad, condiciones que son las principales causantes de las Enfermedades No Transmisibles (ENT), siendo las más frecuentes las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas, reconoce la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Partiendo de esto, la FAO ha priorizado entre sus acciones impulsar la transformación de los sistemas alimentarios para proporcionar dietas saludables para todos y satisfacer las necesidades alimentarias de la población, con una fuerte articulación entre las políticas intersectoriales y la colaboración entre los distintos sectores, para contribuir a cadenas de valor más sostenibles y sensibles.

Julio Calderón, administrador de los espacios de consulta en Panamá por parte de la FAO, detalló que en la primera consulta nacional en el país, los participantes intercambiaron experiencias y opiniones que condujeron a una reflexión sobre la situación actual de los sistemas alimentarios; medidas para reducir o compensar los impactos negativos generados en la cadena alimentaria; el abordaje de los sistemas alimentarios en las políticas públicas; y la contribución de los marcos normativos en garantizar el derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria y nutricional, según menciona el comunicado.

agricultor, FAO
Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios como parte del Decenio de Acción para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de aquí a 2030.Cortesía

Según el documento, Calderón señaló que el proceso de consulta en Panamá continuará con otros siete diálogos subregionales en el mes de mayo, a realizarse en las provincias de Colón (hoy 30 de abril), Chiriquí, Veraguas, Coclé, Panamá Este, Panamá Oeste, Darién, Herrera, Los Santos, además de un intercambio con pueblos indígenas.

Adoniram Sanches Peraci, coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica, comentó recientemente que los Diálogos de la Cumbre de Sistemas Alimentarios son una oportunidad que tienen los países para participar de manera significativa, explorar colectivamente y avanzar con resiliencia hacia sistemas alimentarios sostenibles, luego de que a nivel de la subregión mesoamericana, representantes de diversos sectores en cada uno de los países, empezaran la organización de estos espacios para abordar los principales desafíos de los Sistemas Agroalimentarios, como parte de los aportes para la próxima Cumbre, convocada por la Asamblea general de las Naciones Unidas, que se realizará en el mes de septiembre.

Sanches, quien además es representante de la FAO en Panamá, explicó que en el país ya se inició con las consultas nacionales bajo el liderazgo del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) y el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), con el apoyo de la Oficina de la Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Panamá; así como la Oficina subregional para Mesoamérica de la FAO, y el equipo del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (Fida), según describe el comunicado de la organización.

Además, añadió que la FAO tiene el compromiso de apoyar el desarrollo de cada uno de estos diálogos en los que se está generando una discusión sobre la situación de los sistemas agroalimentarios, destacando su importancia puesto que abarca a todos los actores involucrados en cada uno de los eslabones de la cadena alimentaria, desde la producción, recolección, elaboración, empaquetado, distribución, venta, almacenamiento, comercialización y consumo.

En ese sentido, los Diálogos darán forma a los caminos nacionales hacia sistemas alimentarios que sean sostenibles y equitativos. Brindan oportunidades para que muchas de las personas que trabajan en los sistemas alimentarios identifiquen prioridades, busquen oportunidades y soluciones. Tal y como lo pronunció el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres a principios de año, que la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios como parte del Decenio de Acción para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de aquí a 2030, tienen como objetivo poner en marcha medidas nuevas y audaces para avanzar en el logro de los 17 ODS, cada uno de los cuales depende hasta cierto punto de sistemas alimentarios más saludables, sostenibles y equitativos.

“Gracias a la Cumbre, el mundo cobrará conciencia de que debemos trabajar todos juntos para transformar la forma en que producimos, consumimos y concebimos los alimentos. Es una cumbre para todos, dondequiera que estemos, una cumbre de los pueblos”, dijo Guterres.

A su vez añadió que se trata de una cumbre de soluciones que requerirá “que todos adoptemos medidas para transformar los sistemas alimentarios del mundo. Guiada por cinco vías de acción, la cumbre reunirá a agentes clave del mundo de la ciencia, los negocios, la política, la atención de la salud y los círculos académicos, así como a los agricultores, los pueblos indígenas, las organizaciones juveniles, los grupos de consumidores, los activistas ambientales y otros interesados fundamentales. Antes, durante y después de la Cumbre, estos agentes se concertarán para lograr cambios tangibles y positivos en los sistemas alimentarios del mundo”.