18 de Sep de 2021

Nacional

Crisis sanitaria: una mirada a la labor de las autoridades de Salud

Desde el próximo domingo, dos provincias volverán a experimentar una cuarentena como parte de las medidas para contrarrestar el virus. Una tercera ola de contagios que afectará al país se hace inminente

Crisis sanitaria: una mirada a la labor de las autoridades de Salud

Es médico internista. Dirigente de la Comisión Médica Negociadora Nacional e integrante de la comisión de alto nivel que analiza el sistema de salud.

Julio OsorioMédico

La cuarentena es una medida necesaria, indispensable y no hay otra cosa que se pueda hacer para contrarrestar el virus

El Minsa decretó una cuarentena los domingos en las provincias de Chiriquí y Veraguas para contrarrestar el virus, ¿cuál es su análisis de la medida?

Es una medida necesaria, indispensable y no hay otra cosa que se pueda hacer para contrarrestar el virus.

Ante la posibilidad de una nueva ola, ¿qué deben hacer las autoridades de Salud y la ciudadanía?

Nosotros les advertimos a las autoridades de Salud que tenían que aplicar la prueba a todas las personas que entran al país por el aeropuerto de Tocumen, independientemente de que se hubiese hecho la prueba en el país de origen. Es mentira que porque agarraron el pasajero procedente de la India y no hubo contacto, la cepa de la India no entró a Panamá. Eso es lo que está causando la tercera ola que empieza suave, porque así son las epidemias, comienzan poco a poco. En el país ya están las cepas de la India, de Sudáfrica, Brasil y la de Reino Unido, porque el Ministerio de Salud no quiso poner de manera obligatoria la prueba para todas las personas que entraban al país, porque pensaban que era una molestia para los visitantes cuando en realidad es un factor de seguridad nacional. Las autoridades de Salud debieron decretar los puertos de entrada del país como zonas de interés nacional para la realización de la prueba, como han hecho muchos países, y así hacerle la prueba a toda persona que ingresa al país. El incremento de casos en Chiriquí probablemente ocurra porque los casos están entrando desde Costa Rica, y en esa frontera tampoco se exigen las pruebas obligatorias. Hace más de dos meses que nosotros les advertimos a las autoridades sobre la necesidad de aplicar la prueba en todos los sitios de entrada al país.

¿Cómo analiza el proceso de vacunación que han implementado las autoridades de Salud?

El proceso de vacunación ha sido bueno, allí no hay nada más que hacer porque estamos limitados por la cantidad de dosis que nos dan los países fabricantes, y hasta el momento las autoridades de Salud lo han hecho bien aceptable.

¿Considera que se debe vacunar a las personas que se pusieron la primera dosis en otro país?

Definitivamente era un juego vivo, porque era saltarse la fila. La aclaración de las autoridades es acertada porque los que tienen más de 60 años, los pacientes de enfermedades crónicas, es decir la población que está dentro de la programación, por supuesto que le debemos aplicar la segunda dosis, si ya se pusieron la primera en otro país. Los demás, los jóvenes y los que no tienen una enfermedad, era un juego vivo, muy típico en Panamá.

Un análisis final sobre cómo el gobierno y la ciudadanía han enfrentado la pandemia...

Debo reconocer que ha habido aciertos, pero el gobierno ha tenido muchos desaciertos como, por ejemplo, la prioridad que ha dado para la recuperación económica. Aquí lo importante era la salud y la producción nacional; la pandemia ha demostrado que los tratados de libre comercio no nos ayudan en los tiempos difíciles. En la parte económica ayudar a los más necesitados y no se hizo adecuadamente y, ahora, están pagando el precio. Han gastado mucho dinero en sobrecostos porque hasta la fecha, a pesar de que existe una ley desde 2019 para el abastecimiento de medicamentos, no la han aplicado para ir a comprar al mercado internacional a la mitad del precio que la compran en Panamá, eso lo han hecho otros países de la región, sin embargo, el gobierno ha querido seguir favoreciendo a las familias importadoras de medicamentos que son las que financian las campañas políticas.

Psicóloga clínica y terapeuta familiar y de pareja. Especialista en peritajes psicológicos.

Geraldine EmilianiPsicóloga

Si crece el número de contagiados y muertos, hay que buscar soluciones claras, precisas y eficaces para evitar el crecimiento de la pandemia

El Minsa decretó una cuarentena los domingos en las provincias de Chiriquí y Veraguas para contrarrestar el virus, ¿cuál es su análisis de la medida?

Si crece el número de contagiados y muertos, hay que buscar soluciones claras, precisas y eficaces para evitar el crecimiento de la pandemia. Pero de nada ayuda el relajamiento e indisciplina de algunos sectores de la ciudadanía. Por tanto, me parece que cualquier medida para contrarrestar el virus es conveniente, prudente y acertada. Y si la cuarentena de los domingos en esas provincias no produce su efecto, pues habrá que ser más rígidos con las medidas. O caeremos de nuevo en el rejuego del contagio o, nos veremos enfrentados a esa nueva ola de contaminaciones. Otra medida podría ser cerrar la frontera con nuestro hermano país Costa Rica por un tiempo prudente. El contagio en Costa Rice es abismal.

Ante la posibilidad de una nueva ola, ¿qué deben hacer las autoridades de Salud y la ciudadanía?

Hay que recordar que este virus es en realidad mortal y con él no se puede jugar. Y ante la supuesta llegada de esa nueva ola, debemos estar conscientes de que todo lo logrado hasta ahora se puede revertir y nos veremos en la necesidad de revivir nuevamente una pesadilla nada deseada. Simplemente hay que seguir las indicaciones de las autoridades.

¿Cómo analiza el proceso de vacunación que han implementado las autoridades de Salud?

A mí me parece bastante lento. No sé si se deba a la demora en la llegada de las dosis de las vacunas y la logística que eso conlleva. No somos un país productor de vacunas y eso es una gran desventaja. En concepto de políticas en salud pública tenemos una gran deuda y este virus nos lo ha restregado en nuestra conciencia. Con tantas mentes brillantes de científicos panameños, ya debiéramos tener nuestra propia vacuna.

¿Considera que se debe vacunar a las personas que se pusieron la primera dosis en otro país?

Me parece que la vacuna es universal y no es egoísta. Y si la persona en un momento tomó la decisión de vacunarse en otro país y sin impedimento alguno, la segunda dosis debe ser aplicada aquí o en el lugar que mejor le parezca a la persona vacunada.

Un análisis final sobre cómo el gobierno y la ciudadanía han enfrentado la pandemia...

Este virus de la muerte nos trajo además de miedos y temores una secuela de desesperación, incertidumbres, duelos emocionales debido a las pérdidas de seres queridos, y a la pérdida masiva de empleo, empresas familiares en quiebra, estamos enfrentados a un nuevo sistema de enseñanza-aprendizaje con una gran cantidad de deficiencias en su ejecución, choques de ideas entre la sanidad pública y sus colaboradores, opiniones encontradas entre las autoridades y profesionales de la Salud. Un sector de la población que siguió sin problemas las indicaciones sanitarias de emergencia y otros que desafiaron las medidas sanitarias de manera indisciplinada. Y otros que reclamaron su derecho ciudadano de libertad. Me parece que el problema surgió al comienzo de la pandemia, con situaciones que nos llegaron a confundir y al no prestarle la debida importancia a la magnitud del problema. Sin afán de criticar, creo que el gobierno no ha tenido ni tiene aún el control de la situación, en parte por lo novedoso de la pandemia y además por no haber tenido los recursos hospitalarios adecuados. Y, por otro lado, una gran falta de credibilidad de sectores de la población en todo lo que hace el gobierno de turno. Lamentablemente en Panamá ha existido una muy vieja y larga tradición de corrupción en la administración de la cosa pública, y la gente está muy sensible y sospecha de todo. Vivimos en una cultura de la sospecha y nadie confía en nadie. Ojalá esto cambie. En cuanto a la comunidad científica, la falta de un criterio consensuado, claro y práctico puede haber afectado los protocolos de defensa del virus. Aunque aquí hay que aceptar que por ser algo inédito y sorpresivo se tardó en responder con más eficacia. En fin, lo anterior queda en el pasado y nos queda de experiencia. Lo positivo es que nos llegó la vacuna y parece haberse convertido en el amuleto de la suerte.