28 de Sep de 2021

Nacional

El agitado y necesario diálogo sobre la Caja de Seguro Social

El diálogo por la Caja de Seguro Social avanza sin la presencia del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados, una pieza clave en el debate. Sin embargo, en la mesa hay trabajadores. Un análisis del tema

El agitado y necesario diálogo sobre la Caja de Seguro Social
El agitado y necesario diálogo sobre la Caja de Seguro Social

Es sociólogo, activista de derechos humanos, consultor y docente universitario. Forma parte del comité editorial del medio alternativo 'Antónima'.

El agitado y necesario diálogo sobre la Caja de Seguro Social
Alonso RamosSociólogo

Lo que hay detrás de este diálogo es la segunda parte del guion de privatización de los fondos del programa de Invalidez, Vejez y Muerte

¿Cuál es su análisis sobre el diálogo de la Caja de Seguro Social?

El diálogo de la Caja de Seguro Social impulsado por el actual gobierno y el sector empresarial financiero que valga decir, es quien detenta el poder real del país, es una total farsa. Lo que hay detrás de este diálogo es la segunda parte del guion de privatización de los fondos del programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) que empezó en el año 2005. En aquel año y usando una serie de estrategias que incluyeron la cooptación de gremios de profesionales importantes, el uso amañado de información técnica, una campaña mediática millonaria que se enfocó en moldear ideológicamente a la población trabajadora joven y el uso de la represión policial como herramienta de disuasión a quienes protestaban en aquel momento, se logró introducir la idea de que la crisis de la CSS tenía que ver con la insostenibilidad financiera del sistema solidario y por ende era necesaria la inclusión de medidas paramétricas (aumento en las edades de jubilación y en las cuotas) así como un nuevo sistema individual de cuentas asemejando el modelo usado en países como Chile, que vale la pena mencionar, fracasó y fue una de las fuentes del malestar popular que llevó a aquel país a una crisis política profunda, que ha dado al traste con la instalación de la actual asamblea constituyente.

Los representantes de Conato han decidido retirarse de la mesa, ¿cómo analiza esta realidad?

En un ejercicio de democracia sindical, el pasado 26 de junio, los delegados de las bases obreras de Conato, en asamblea general votaron para ratificar la salida del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados del diálogo. 128 dirigentes votaron para ratificar la salida de las conversaciones y 28 votaron para regresar. También Conusi y gremios docentes como Asociación de Profesores de Panamá han cuestionado desde el día uno la farsa de este diálogo tramposo y es que las pruebas sobran: se designó al señor Joaquín Villar García, quien ha sido señalado como violador en su momento del fuero maternal y de la consignación de las cuotas obrero-patronales, además de haber sido uno de los cabecillas del grupo que atacó las instalaciones del periódico La Prensa el 8 de junio de 1983; el 76% de los integrantes del diálogo responden al gobierno o a la empresa privada; hasta hace poco se conocieron los informes actuariales de la CSS, los cuales han sido duramente criticados por especialistas en el tema. Incluso el subdirector de la Caja, Francisco Bustamante, habló en un programa radial de “evidente manipulación de la data”.

Mucho se ha hablado de la presencia de la OIT como asesor técnico del diálogo, sin embargo no se ha concretado. ¿Considera que el organismo internacional debería participar?

En el año 2005 la OIT jugó un papel triste en aquel diálogo, porque fue utilizado un estudio técnico elaborado por ellos para realizar predicciones sesgadas que delimitaban en el tiempo venidero unas tasas de crecimiento del empleo asalariado y del total de remuneraciones más bajas de lo que fueron. Con ello, la idea de los cambios paramétricos realizados e introducción de las cuentas individuales encontraron terreno fértil. Entre 2007 y 2015 la economía panameña creció de manera sostenida en 7% como promedio, mientras que el documento “Valuación financiera y actuarial de la CSS” desarrollada por la OIT estableció unas proyecciones conservadoras de 2,7% (2000-2009) y 4,4% de 2010 en adelante. Como se ha venido mencionando desde organismos serios como el Foro Alternativo, la Universidad de Panamá, Conato y Conusi, un diálogo serio, democrático y sobre bases científicas debe no solo ser realmente participativo, sino además partir de supuestos y proyecciones estadísticas y financieras reales.

Una de las exigencias de Conato para volver al diálogo era que se aprobara volver al sistema solidario y eliminar el sistema mixto. ¿Cuál es su análisis de estos dos sistemas de pensiones de la CSS?

Entrar a analizar el sistema solidario de seguridad social versus el sistema de cuentas individuales es entrar al debate sobre los bienes y servicios públicos que garantizan el bienestar y la vida digna o la privatización de los mismos. Tras décadas de luchas nacionales e internacionales por parte de los trabajadores se logró incluir como parte de los derechos humanos fundamentales el tema de la seguridad social. En el caso de Panamá, el artículo 3 de la Ley 51 lo expresa en los siguientes términos: “La Caja de Seguro Social es una entidad del Estado, de derecho público, no privatizable, autónoma en lo administrativo, funcional, económico y financiero, con capacidad para tomar decisiones que preserven el bien superior de sus asegurados y sus dependientes”. ¿Considera que el diálogo arrojará una solución real para salvar la CSS?

El diálogo amañado está sirviendo para que los trabajadores, sobre todo los más jóvenes, dueños de la Caja de Seguro Social y motor de las riquezas de Panamá, retomen sus procesos organizativos en aras de hacer valer el artículo 2 de la Constitución, que dice directamente que el poder emana del pueblo. Los casi 7 mil muertos por la pandemia de la covid-19 y la crisis socioeconómica generada por la paralización de las actividades productivas en el país, nos demuestran cuán importante es la salud pública y la seguridad social en términos generales. Seríamos muy tontos si volvemos a caer en las garras de los especuladores que en 2005 dieron un golpe letal al sistema solidario.

Especialista en mediación, conciliación y arbitraje, con maestría en normas internacionales del trabajo. Es del Foro de Mujeres de Partidos Políticos, capítulo de Veraguas

El agitado y necesario diálogo sobre la Caja de Seguro Social
Karen QuinteroAbogada

Los temas a tratar en el diálogo nacional por la Caja de Seguro Social deben tener sostenibilidad en el tiempo. Tenemos que trabajar en una solución permanente.

¿Cuál es su análisis sobre el diálogo de la Caja de Seguro Social?

Que los temas a tratar en el diálogo nacional por la Caja de Seguro Social tengan sostenibilidad en el tiempo, es decir, que en cada quinquenio no se esté convocando a otro diálogo por la CSS. Tenemos que trabajar en una solución permanente.

Los representantes de Conato han decidido retirarse de la mesa, ¿cómo analiza esta realidad?

Todo acto, toda acción implica repercusiones sociales. Se debe realizar un trabajo adentro y afuera que permita que la voces de los trabajadores sean escuchadas en el diálogo por la Caja de Seguro Social. En este sentido, no se deben cuestionar resultados y soluciones en donde no quieren participar, por lo cual considero que es lamentable la decisión de retirarse de la mesa, en donde dejan en total indefensión a un gran sector de trabajadores del país  y sin voces a los trabajadores.

Mucho se ha hablado de la presencia de la OIT como asesor técnico del diálogo, sin embargo, no se ha concretado. ¿Considera que el organismo internacional debería participar?

Bajo un principio de soberanía, la ordenanza de patria nos obliga a los panameños entre nosotros y con nosotros a encontrar soluciones para nuestros problemas, como lo es el de la seguridad social, sin embargo, si la OIT pudiera traspolar insumos que ayuden a generar mayores elementos para la solución del tema de la seguridad social, bienvenidos sean.

Una de las exigencias de Conato para volver al diálogo era que se aprobara volver al sistema solidario y eliminar el sistema mixto. ¿Cuál es su análisis de estos dos sistemas de pensiones de la CSS?

El sistema mixto es un experimento fallido que no se debe seguir implementando más, el cual ha afectado y trastocado la sostenibilidad de la seguridad social. El sistema solidario sería la única alternativa porque garantiza la sostenibilidad de la sociedad, amén de otros compromisos de Estado que deben aflorar para reforzar esta política de solidaridad.

¿Considera que el diálogo arrojará una solución real para salvar la CSS?

Sin duda alguna, como espacio de diálogo social es una invitación para que en el afán de conseguir los mejores resultados, los panameños comprometan sus esfuerzos para generar un mejor resultado. Así que es el momento para que todos unamos fuerzas para garantizar la seguridad social para las presentes y futuras generaciones.