09 de Dic de 2021

Nacional

De historia y el debate de las profesiones exclusivas para panameños

Un proyecto de ley que busca limitar el ejercicio de la profesión del historiador a los panameños volvió a encender el debate sobre profesiones exclusivas y la enseñanza de la historia

De historia y el debate de las profesiones exclusivas para panameños
De historia y el debate de las profesiones exclusivas para panameños

Es profesora de geografía e historia y coordinadora de la Federación de trabajadores de la educación de Panamá

De historia y el debate de las profesiones exclusivas para panameños
Yadira PinoDocente

El historiador es una profesión que no requiere idoneidad porque se adquiere en el momento que termina la licenciatura y sustenta el trabajo de grado

Un proyecto de ley propone que para ejercer la profesión de historiador se debe ser panameño. ¿Cómo analiza la iniciativa?

La Constitución establece algunos lineamientos. La propuesta de ley se presta para confusión entre la xenofobia y la protección de derechos laborales y eso no se debe confundir. Panamá es un país multiétnico y considerado el corazón del mundo por lo que se abre las puertas a las inversiones de todo tipo económico. Reitero que existe una confusión entre el ambiente de xenofobia que se ha generado y la protección laboral, y lo que debemos es buscar un escenario que sea justo para todos sin discriminación porque en la medida que nosotros empezamos a discriminar no habrá democracia. La historia no tiene frontera y los gobernantes son los que han establecidos fronteras.

La propuesta legislativa señala que para ejercer la profesión de historiador se requiere poseer certificado de idoneidad expedido por un consejo. A su juicio, ¿una profesión como la de historiador requiere un certificado de idoneidad como se exige en otras profesiones?

Realmente no es necesario, si una persona decide ser historiador y dedicarse a la investigación, las universidades tienen especialidades para que las personas la estudien. En nuestro país hay carencia de investigadores, no por capacidad de investigar o la falta de quienes quieran hacer investigación, sino porque no hay incentivo e inversión. Por otra parte, cuál es el perfil de ese Consejo para hacer el idóneo de certificar a otros para el ejercicio de la profesión, por lo que considero que el historiador es una profesión que no requiere idoneidad porque se adquiere en el momento que termina la licenciatura y sustenta el trabajo de grado. Además si una persona desea perfeccionar aún más la profesión, se estudia maestría y doctorado, creo que más que un favor se le hace un gran daño a esta profesión porque ha decaído mucho la matrícula de estudiantes que optan por esta profesión.

¿Considera que en el país se valora la profesión del historiador en su justa dimensión?

En este país no es valorada la profesión del historiador, a pesar de su importancia para la identidad nacional, que en el caso nuestro es diversa por los diferentes grupos étnicos que la componen. Es importante que la profesión del historiador se vea con luces más amplias, más integradora y no discriminatoria y lamentablemente no es valorada en el país porque se ha limitado a la enseñanza, las personas que estudian la profesión de historiador el campo laboral más seguro que tienen es el de la enseñanza y como he dicho es importante para una nación porque cada comunidad tiene una historia, cada organización o familia tiene una historia y eso es lo que nos permite tener una firmeza de quiénes somos y hacia dónde vamos y les aseguro que si la profesión se valorara con inversiones para la investigación muchas cosas se pueden lograr porque la ciudadanía conocería más su propia historia.

Otro de los debates sobre la materia es que si la historia narrada y escrita del país le hace justicia a los hechos o habrá que reconstruir la historia del país. ¿Cuál es su análisis?

La historia es una disciplina que requiere de otras ciencias auxiliares para nutrir el trabajo de la narrativa que se construye sobre el país y no solo es contar lo que ha pasado, sino también lo que ocurre en la actualidad. En la actualidad pasan muchas cosas en el país -por ejemplo los hechos ocurridos con el pueblo Ngäbe - Bugle que requiere ser contada que inicialmente suele ser desde un punto de vista periodístico, pero también desde la perspectiva histórica, entonces la historia narrada del país tiene que ser repensada porque ha sido contada por sectores de poderes económicos y hay hechos que se han tergiversado y es importante narrar la historia de manera objetiva tomando en cuenta todas las aristas para dar a conocer lo que realmente sucedió. Considero que no se le ha hecho justicia a los hechos históricos del país y hay que reconstruirlos como por ejemplo, el nacimiento de la República que estuvo rodeado de actos corruptos y negociados.

En Panamá existen muchas profesiones y actividades que solo pueden ser ejercidas por panameños y existen el debate que se deben liberar. ¿Cuál es su análisis de esta realidad?

El tiempo ha demostrado que el conocimiento es libre y si seguimos limitando el conocimiento no nos permitirá una verdadera democracia. En este debate no nos podemos cerrar a la exclusividad y a la discriminación, lo importante es que debemos debatirlo y ampliar los horizontes sobre el ejercicio de ciertas profesiones y la aplicación del conocimiento. Lo que debemos es analizar cómo generar espacio o escenario para la protección y justicia laboral.

Estudiante de derecho y ciencias políticas, mercadólogo de profesión, activista político y coordinador de la organización ciudadana Juntos Decidimos

De historia y el debate de las profesiones exclusivas para panameños
Freddy PittíEstudiante universitario

Es surrealista que aún en estos tiempos haya intentos de reservar profesiones para solamente ciudadanos panameños

Un proyecto de ley propone que para ejercer la profesión de historiador se debe ser panameño. ¿Cómo analiza la iniciativa?

Me parece un proyecto absurdo, poco serio e innecesario. Ni siquiera merece ser llamado iniciativa. Donde realmente deberían tener iniciativa, es en la larga lista de temas que sí son prioridad. Es surrealista que aún en estos tiempos haya intentos de reservar profesiones para que solamente ciudadanos panameños puedan ejercerlas, cuando es precisamente en la diversificación y la inclusión de otras perspectivas o experiencias, donde está la clave del desarrollo. Cerrarnos al mundo es insostenible.

La propuesta legislativa señala que para ejercer la profesión de historiador se requiere poseer certificado de idoneidad expedido por un consejo. A su juicio, ¿una profesión como la de historiador requiere un certificado de idoneidad como se exige en otras profesiones?

Como se trata de un proyecto de ley que carece de toda seriedad y sustento, ni siquiera tuvieron la capacidad de plasmar a detalle lo concerniente a este consejo. Sería un problema si la idoneidad depende de un consejo que no representa la profesión. Si van continuar con la idea de esta ley, es importante que se haga una amplia consulta con la red de museos y otros sectores que se verían directamente afectados.

¿Considera que en el país se valora la profesión del historiador en su justa dimensión?

Lamentablemente es una profesión poco valorada y de la que muy poco se habla, pero que es en definitiva sumamente importante. El historiador colabora a elaborar un sentimiento de identidad de una sociedad, ya que conociendo la historia los miembros de esa sociedad aprenden también sobre su propia identidad y el entorno en el que nacen, viven y habitan.

Otro de los debates sobre la materia es que si la historia narrada y escrita del país le hace justicia a los hechos o habrá que reconstruir la historia del país. ¿Cuál es su análisis?

Historia es lo que se cuenta, la reconstrucción cronológica de los acontecimientos narrados, contar una historia de principio a fin. Ningún hecho histórico es reconstruido por un solo historiador, por lo que considero muy valioso la diversidad de perspectivas y enfoques en la historia. Dependerá del público analizar cada una de las perspectivas y ponderar posteriormente.

En Panamá existen muchas profesiones y actividades que solo pueden ser ejercidas por panameños y existe el debate que se deben liberar. ¿Cuál es su análisis de esta realidad?

La exclusividad de profesiones para panameños debió ser eliminada desde hace mucho tiempo de nuestra Constitución Política. El trabajo colaborativo y la experiencia de ciudadanos de otras latitudes del mundo en diferentes disciplinas, es un elemento que nos puede ayudar a avanzar como sociedad de manera más acelerada. Contar con ese conocimiento multicultural nos ahorraría tiempo, errores y por ende nos brindaría mayor efectividad en lo que emprendamos.