Temas Especiales

24 de Ene de 2022

Nacional

Golpe estructural y económico al Clan del Golfo

Autoridades hallaron $9.9 millones en una residencia ubicada en Colón, supuestamente ligada a la organización del Clan del Golfo en Panamá. El dinero estaba escondido en tres caletas dentro de una casa sencilla, que no levantaría sospehas

Golpe estructural y económico al Clan del Golfo
Para hacer el conteo de los billetes, las autoridades emplearon nueve máquinas. Un proceso que duró más de 12 horas.A. SaltielLa Estrella de Panamá.

Bloques y más bloques de fajos de billetes, la mayoría de denominación de $20, $10 y $5. Una cantidad en efectivo que, una persona común jamás imaginaría ver en su vida.

La escena impactaba a cualquiera que ingresara al salón de la Policía Nacional, donde las autoridades tardaron más de 12 horas en contar el dinero que encontraron el miércoles por la noche en una casa ligada supuestamente al poderoso Clan del Golfo de Colombia.

El allanamiento a la residencia se inició el miércoles entre las 4:00 y 5:00 de la tarde. Se trataba de una casa sencilla en donde aparentemente vivía la madre de uno de los cabecillas de la organización, ubicada en un área rural en el sector de La Providencia, Colón.

En total, las autoridades hallaron tres caletas distribuidas en la habitación, el armario y un depósito de la propiedad, una que por su apariencia sencilla y sin grandes lujos nadie sospecharía que debajo de los mosaicos se escondían millones de dólares. Quienes acudieron a la diligencia, describieron que la propiedad no se valoraría en más de 100 mil dólares. Dijeron que las paredes estaban revestidas con baldosas, que era una casa de tres recámaras con una piscina en la parte trasera y un depósito.

Las autoridades, para encontrar los billetes, taladraron el piso donde encontraron el inmenso escondite. Por un agujero rectangular se introdujo un agente de la Dirección de Investigación Judicial para sacar los fajos de billetes agrupados en paquetes de cuatro o cinco y envueltos en plástico, seguramente para preservarlos de la humedad que se come lo que encuentra por delante.  Así transcurrieron más de seis horas hasta vaciarlo y transportar la plata a Panamá, custodiada, y al día siguiente a las 8:25 de la mañana, empezar el conteo.

El golpe lo recibió el temido Clan del Golfo de Colombia. En total, la Fiscalía de Drogas decomisó $9,999,960, plata que terminó de contar con la ayuda de personal y máquinas industriales.  Primero arrancaron con seis máquinas pero en el camino unas se dañaron y tuvieron que pedir apoyo a un banco de la localidad que facilitó personal entrenado y diez máquinas para apurar la tarea que parecía nunca acabar.  Se trata de la incautación más grande que se ha hecho al narcotráfico hasta la fecha. Dos camiones blindados esperaban la plata para trasladarla al fondo de custodia de Bienes Aprehendidos. 

La Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, en conjunto con las unidades especializadas de la Policía Nacional, y el Servicio Nacional Aeronaval, logró en la primera fase el decomiso de $94,181 en efectivo, lo que suma un total de $10,091,871. 

El procurador encargado, Javier Caraballo, se reservó los detalles de cómo dieron con la casa o cómo se enteraron sobre los caletos. 

La  operación antidrogas también le dio un golpe a la estructura de la organización criminal con la aprehensión de 57 personas (10 mujeres y 47 hombres), entre ellos dos colombianos, nueve servidores públicos (cinco de los estamentos de seguridad con alto rango, dos funcionarios municipales de Colón y dos de la Autoridad del Canal de Panamá).

La “operación Fisher” se logró tras dos años de investigación en la que se realizaron 64 diligencias de allanamiento en diferentes partes del país, el decomiso de 1,5 toneladas de droga asociadas al clan, inmuebles, y el millonario decomiso en efectivo. Desde su génesis se pretendía desarticular a una presunta organización criminal indiciada por delito de asociación ilícita para delinquir y delitos contra el orden económico en modalidad de blanqueo de capitales, producto de actividades del narcotráfico. 

La estructura estaba dedicada a recibir la droga procedente de Colombia que ingresaba por la costa atlántica, por donde entra más del 40% de la droga procedente del país vecino. La logística consistía recibir, guardar y luego, bajo directrices específicas del clan, entregarla al grupo indicado con el que negociaban. De igual forma, la organización recibía sustancias ilícitas de modo propio que eran trasladadas vía terrestre con vehículos de doble fondo a otros países de Centroamérica. 

Lo particular en este caso es que de los aprehendidos, ni uno tiene antecedentes penales. Podría haberse tratado  del vecino de casa, un campesino, un contador, el que menos se imaginaba uno. Algunos tenían un rol más activo que otros que servían de testaferros, dijo el Procurador encargado. La fiscalía formulará imputación de cargos por dos delitos, blanqueo de capitales y asociación ilícita para delinquir. Los miembros de la fuerza pública que supuestamente colaboraban en la organización servían para facilitar el trasiego de sustancias ilícitas. 

Relacionados con este esquema criminal ya se ha extraditado a Estados Unidos a cuatro ciudadanos panameños y colombianos, el último, un istmeño, fue aprehendido recientemente en Colombia, y espera extradición. Todos están relacionados con la estructura del Clan del Golfo, según e procurador. En septiembre pasado, Caraballo, viajó a Dallas, Texas, Estados Unidos, donde se reunió con su homólogo y salió de ahí con un maletín cargado de información clasificada sobre la organización criminal que le permitió completar la investigación que había comenzado dos años antes. 

Audiencia

En las afueras del salón del Segundo Tribunal del Palacio Gil Ponce, en medio de un calor sofocante, se veía a decenas de familiares de los 57 aprehendidos que asistían a la audiencia de garantía encabezada por la jueza Teodolinda Cardoce. La mayoría no lograron ingresar a la sala por motivo de espacio y se apostaron en las afueras por horas. 

El primer día de audiencia sirvió para la presentación de los aprehendidos y de sus defensores. 

Comenzó a las 3 de la tarde, no obstante, pasadas unas tres horas, los abogados solicitaron a la juez de Garantías retomar la audiencia en la tarde de hoy para poder tener acceso a las carpetillas.

Hoy se pretende iniciar con la legalización de las aprehensiones, controles de la fiscalía, pero dada la cantidad de señalados se espera una semana maratónica para culminar con las imputaciones y posibles medidas cautelares.