Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Política

Ávila sufre atentado

PANAMÁ. La vida del dirigente comunitario del barrio de El Chorrillo, Héctor Ávila está en constante peligro. Por quinta vez ha sido v...

PANAMÁ. La vida del dirigente comunitario del barrio de El Chorrillo, Héctor Ávila está en constante peligro. Por quinta vez ha sido víctima de atentado.

NUEVO ATAQUE

Afortunadamente en esta ocasión resultó ileso. El ataque ocurrió a las 9:00 a.m. de ayer, cuando se dirigía a hacer compras en el supermercado Rey, ubicado en la Calle 16, Plaza Amador, en El Chorrillo.

La víctima relató que tres “sicarios”, miembros de bandas de pandilleros, a bordo de un auto, marca Hyundai Tucson, fueron los responsables de este ataque.

Uno de ellos se bajó del auto, se montó en una motocicleta, y desde allí efectuó rafagas contra su auto, marca Mitsubishi, con placa 231686, que se encontraba, cerca al supermercado.

Ávila dijo que estaba en compañía de un sobrino de 13 años, pero gracias a Dios minutos antes éste había ido a comprar pan. Cuenta que tuvo que “escudarse” detrás de su propio auto, el cual recibió quince impactos de bala.

Logró identificar a los tres “sicarios” que perpetraron el ataque.

“Macuto” de la banda de El Pentágono, “Coco” de la banda Bagdag y “Samuel Feliz”, fueron los “sicarios” que trataron de matarme, dijo Ávila.

“No pienso mudarme de este lugar. Me voy a defender”, dijo el chorrillero.

CASI LO MATAN

A pocos meses de haberse recuperado totalmente de los impactos de bala que recibió, Ávila recordó la triste odisea que vivió el pasado 23 de mayo, cuando varios menores de edad lo atacaron en el portal de su apartamento, ubicado en el edificio donde quedaba la antigua “Casa de Piedra”, en la Calle 26 de El Chorrillo.

En aquella ocasión, uno de los menores le hizo cuatro disparos. Dos hicieron blanco en su anatomía. Uno en el brazo derecho y otro en la mandíbula que lo mantuvo por más de un mes recluido el Hospital Santo Tomás.

“No tengo miedo a morir. Lo que me sucedió, me da mucha más fuerza para seguir adelante”, expresó Ávila.

Las amenazas contra él no quedaron allí. Cuatro meses después de haber salido del hospital varios de sus familiares han sido víctimas de otros atentados. Hace tres semanas una sobrina de tan sólo cuatro años, recibió un disparo en la cabeza, cuando varios pandilleros se enfrentaron a tiros en este populoso barrio. La niña murió días después en el Hospital del Niño.

¿ QUIÉN QUIERE MATARLO?

Durante los últimos años el dirigente comunitario Héctor Ávila ha ganado mucho protagonismo y popularidad por varias causas justas. Una de la más recordada fue cuando lideró el Movimiento de Mártires de El Chorrillo, por la invasión armada estadounidense del 20 de diciembre de 1989, que dejó más de 4 mil muertos. Luego de varios años de lucha en las calles, este dirigente logró que el gobierno les pagara una indemnización.

LA HERENCIA DE LUCOM

Pero ahora ha emprendido una nueva lucha. Quizás la más difícil y peligrosa, en la cual podría perder la vida.

Está tratando de recuperar los 50 millones de dólares para los niños pobres de Panamá que dejó el empresario estadounidense Wilson Lucom.

Por lo que existen oscuros intereses económicos que se oponen a que la herencia de Lucom llegue a los niños.

Actualmente el litigio de los 50 millones que dejó el empresario Lucom se encuentra en la Corte Suprema de Justicia. “Confío en la justicia del hombre. Este testamento no puede ser anulado jamás, porque esa fue la voluntad de Lucom”, indicó.