Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Política

¿‘Pana’ o gringo?

PANAMÁ. “Yo soy ciudadano panameño. Nací en Panamá, provincia de Panamá, ciudad de Panamá”, explica algo ofuscado Bosco Vallarino la a...

PANAMÁ. “Yo soy ciudadano panameño. Nací en Panamá, provincia de Panamá, ciudad de Panamá”, explica algo ofuscado Bosco Vallarino la andanada de rumores que lo acaban de poner en el centro del debate público: se dice que Bosco es ciudadano estadounidense y que eso lo inhabilitaría para ser candidato a la Alcaldía de Panamá.

- ¿Usted es panameño o americano?-

- Esos rumores son obra de la campaña de Bobby Velásquez y de Balbina Herrera. Yo tengo las dos nacionalidades pero sigo siendo panameño.-

- ¿Es cierto que votó en elecciones de Estados Unidos?

- Yo voto en Panamá.

- ¿Pero se juramentó como ciudadano norteamericano?, ¿Si o no?

- Tendrás que preguntarle a mi padre cuando regrese todo lo que tenga que ver con mi ciudadanía norteamericana.

La situación nunca estuvo más tensa para Bosco. No importa que vaya segundo en las encuestas y acortándole camino a Bobby Velásquez. Los rumores, que en Panamá últimamente siempre se terminan convirtiendo en realidad, esta vez golpearon a su puerta. De comprobarse lo que se dice, Vallarino hasta podría quedar fuera de la contienda electoral. Sin embargo, sus respuestas, más que aclarar la situación, la oscurecen aún más.

LAS PRUEBAS

La interrogante sería entonces si Bosco, al recibir su ciudadanía norteamericana, renunció a la panameña. La constitución panameña es clara en este caso y dice que si alguien elige otra ciudadanía, inmediatamente, pierde la panameña. Sigue manteniendo la nacionalidad pero pierde los derechos que tenía antes como ciudadano panameño.

A su vez, los extranjeros que se naturalizan norteamericanos, al hacerlo están obligados a realizar un juramento que también les impide mantener ciudadanías anteriores “abjuran de lealtad y fidelidad a cualquier estado” dice el Juramento (ver recuadros). La única posibilidad que impediría que esta situación se convierta en un delito electora, es que el padre de Bosco sea norteamericano. “Eso deberán preguntárselo a mi padre”, vuelve a confundir las cosas el propio Vallarino.

Pero la pregunta que muchos se hacen, más allá de las normas, es la siguiente: ¿es moral que un hombre que vota en un país, sea candidato a Alcalde en otro? Porque, aunque Vallarino no lo acepte, la Estrella pudo confirmar que votó al menos en una ocasión en elecciones norteamericanas. Fue en el 2006, en el estado de Florida.

A las 11:00 de la mañana de ayer, 2 de abril, La Estrella habló por teléfono con Darshanine Ranjit, Secretaria Administrativa de la Oficina de Inscripción de Elecciones del Condado Miami-Dade, Florida. Ella dijo que Bosco Ricardo Vallarino, nacido el 17 de febrero del 1957, votó en Miami-Dade en las elecciones generales de noviembre de 1996. Luego de hablar con Vallarino, que evadió dar una respuesta al respecto, a las 3:45 de la tarde, La Estrella llamó de nuevo a la Oficina de Elecciones de Miami-Dade. Esta vez fue Carolina López, Asistente del Vice-Director de Elecciones del Condado, la que confirmó que las actas oficiales de la oficina indican que Bosco Vallarino sí votó en aquellas elecciones (municipales, estatales, y federales). “Para poder participar el votante tiene que afirmar que es ciudadano de los Estados Unidos. Las autoridades estatales revisan con cuidado los documentos presentados como prueba de ciudadanía”, declaró la funcionaria norteamericana.

LA POLÉMICA

Para el abogado constitucionalista Silvio Guerra, si Vallarino renunció a su ciudadanía panameña para aceptar la norteamericana, la constitución le impide postularse como candidato a un puesto de elección popular.

Con Guerra, coincide Renato Pereira, quien señaló que

“al perder los derechos ciudadanos no puede elegir, ni ser elegido en los próximos comicios electorales”.

Por su parte, Erasmo Pinilla, Magistrado del Tribunal Electoral, manifestó que el caso de Bosco Vallarino podría llegar eventualmente al despacho de los magistrados, quienes tendrían que decidir sobre la viabilidad de su candidatura.

“Si aceptó otra nacionalidad no puede ser postulado por ningún partido”, sentenció.