Temas Especiales

14 de May de 2021

Política

¿Estamos preparados para una segunda vuelta?

PANAMÁ. Las voces a favor y en contra de la segunda vuelta electoral comienzan a tomar fuerza.

PANAMÁ. Las voces a favor y en contra de la segunda vuelta electoral comienzan a tomar fuerza.

Mientras los diputados de la bancada oficialista terminan de darle forma a la controversial propuesta, hay quienes se preguntan si en realidad el electorado está preparado para poner en práctica este mecanismo.

Desde la naciente época democrática, la idea de implementar la segunda vuelta electoral siempre estuvo rondando; sin embargo, nunca se concretó.

El tema renace, pero ahora en el seno de la Asamblea Nacional.

Diputados de la bancada Panameñista y de Cambio Democrático apuestan por un cambio en el Código Electoral que contribuya a optimizar las escogencia de la figura presidencial con la mayor representatividad electoral o al menos el 50% de los votos escrutados.

‘Lo que se busca es que quien llegue a la Presidencia lo haga al menos con un porcentaje mayor al 50%’, consideró el presidente de la Asamblea, José Muñoz.

Pero aunque este pareciera ser el ideal por alcanzar, lo cierto es que nuestra historia electoral ha dejado al descubierto que los últimos presidentes no alcanzaron el 50% de los votos válidos.

En 1994, Ernesto Pérez Balladares logró llegar a la silla presidencial con un 33.3%; Mireya Moscoso lo hizo con un 42%, y Martín Torrijos acarició el poder gubernamental al contar con el apoyo electoral de un 47 por ciento .

Los únicos que han sobrepasado el 50% de los votos han sido el ex presidente Guillermo Endara y el actual mandatario, Ricardo Martinelli.

LO QUE DICE LA LEY

De acuerdo con el Código Electoral vigente, en su artículo 321, ‘la Junta Nacional de Escrutinio proclamará como Presidente y Vicepresidente de la República, a los candidatos que aparezcan en las boletas que hubiesen obtenido el mayor número de votos’.

PREOCUPACIÓN DEL TE

A esta realidad se añade los efectos socieconómicos que pudiera traer la implementación de esta iniciativa, tomando en cuenta los gastos exorbitantes que invirtieron los partidos políticos durante las campañas.

Por ejemplo, en las pasadas elecciones los partidos políticos gastaron en sus campañas las sumas más altas nunca antes registradas en la historia electoral del país.

Así lo dio a conocer a mediados de junio ante la Comisión Nacional de Reformas Electorales (CNRE), el magistrado Gerardo Solís.

El informe detalla que Balbina Herrera declaró en su campaña ‘Un país para todos’, 8.3 millones de dólares; Alianza por el Cambio, de Ricardo Martinelli, tuvo un costo de 18.9 millones de dólares’.

Este aspecto en particular preocupa a las autoridades del TE.

Ayer el magistrado presidente del Tribunal Electoral (TE), Gerardo Solís, se pronunció sobre la posibilidad de implementar la segunda vuelta.

‘ Hacer una segunda elección siempre sería más caro’, precisó el magistrado.

Para el diputado opositor Leandro Ávila, lejos del impacto económico, lo que busca la bancada oficialista es perpetuar en el poder a Ricardo Martinelli.

Sin embargo, otros sectores consideran que la iniciativa debería someterse a un profundo debate.

Esta es la opinión de Roberto Troncoso, del Foro Ciudadano de la Comisión de Reformas Electorales. A su criterio, la segunda vuelta electoral debe ser vista desde dos corrientes.

Por un lado, la segunda vuelta se presta para que se conformen alianzas pero no desde el punto de vista ideológico, sino con la intención de formar una sola fuerza que permita garantizar el éxito en los resultados electorales, y después se repartirán los puestos de gobierno como si fueran un gran pastel; y por otro lado, reformular una buena propuesta de segunda vuelta electoral con suficiente madurez política.