Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Política

¿Debe el gobierno replantear mejor su estrategia política?

PANAMÁ. En un giro inesperado, el Gobierno Nacional que preside Ricardo Martinelli divulgó el viernes 6 de mayo que en julio del 2008, E...

PANAMÁ. En un giro inesperado, el Gobierno Nacional que preside Ricardo Martinelli divulgó el viernes 6 de mayo que en julio del 2008, Ernesto Chong de León y Ernesto Chong Coronado, asesores financieros de David Murcia, le prestaron 380 mil dólares a Enrique Ho, actual jefe de la Autoridad de Aseo, que fueron a su vez donados a la campaña política de Ricardo Martinelli.

Otro cheque, por 189 mil dólares provenientes de otra compañía, fue depositado en la cuenta CD SA de la campaña en noviembre del 2008, pero rebotó en el banco por falta de fondos. Estas revelaciones han desatado una fuerte polémica en el país que ponen a prueba al gobierno de Martinelli y lo sitúan en una posición defensiva.

Las explicaciones dadas hasta el momento generan dudas en la opinión pública y requieren de mayores detalles por parte de las autoridades.

Es importante resaltar que la decisión de hacer públicos estos hechos obedeció a la publicación que el periódico La Prensa realizó hace ocho días, y ocurre en el momento en que en Nueva York, David Murcia Guzmán llega a un acuerdo con la Fiscalía para una disminución de penas. El tema de Murcia estará con fuerza en el debate a partir de este lunes.

En medio de las explicaciones sobre este caso, el partido oficialista Cambio Democrático lanzó una intensa campaña publicitaria a través de dos cuñas que generaron más reacciones negativas que las explicaciones que el gobierno dio sobre los fondos de su campaña del 2009. Las cuñas generaron una fuerte reacción de rechazo por parte de los medios de comunicación y tuvo un efecto contrario a lo que los estrategas políticos del gobierno pensaron.

La recordación que la cuña hace sobre Murcia empaña la intención del gobierno de distanciarse de él y arrojó dudas innecesarias sobre la veracidad de las explicaciones y sobre el manejo de los fondos de campaña.

REACCIÓN DE LA OPOSICIÓN Y LA SOCIEDAD CIVIL

El PRD contraatacó esta estrategia pidiendo mayores explicaciones y solicitando la separación del cargo de todos los involucrados.

Por su parte, los medios exigieron la eliminación de la cuña y de hecho, unas horas más tarde de su publicación, la dirección de Cambio Democrático eliminó la parte de la cuña que hacía referencia al periodista de La Prensa Santiago Cumbrera, pero el daño estaba hecho.

El debate ha sido intenso y no precisamente para aclarar lo que pasó con estos fondos que fueron utilizados en la pasada campaña electoral por Cambio Democrático. La combinación de explicación y ataques a los adversarios políticos fue una receta para el fracaso.

FINANCIAMIENTO DE LAS CAMPAÑAS ELECTORALES

Toda la experiencia que estamos viviendo nos debe llevar a reflexionar claramente sobre el problema del financiamiento de los partidos políticos y de las campañas electorales.

Es un hecho que independientemente del origen de los fondos, las sociedades deben desarrollar normas sujetadas a determinados principios que permitan controlar los montos, origen y cantidad de los fondos para los procesos políticos de una democracia. Los principios básicos deben incluir: austeridad, legalidad, igualdad de oportunidades entre los participantes, el respeto de los derechos de los partidarios y de la sociedad para conocer el monto y la fuente de financiamiento y la garantía de libertad e igualdad entre los distinto grupos políticos.

Por eso se requieren normas claras y precisas que le posibiliten a la sociedad conocer quiénes financian a los partidos políticos cuando el dinero es obtenido mediante contribución de los particulares. Cuando el financiamiento es privado, convienen conocer también las personas que contribuyen a los distintos grupos dentro de los partidos y el monto de ese aporte.

LLAMADO A LA SENSATEZ

El tono que tiene la actual controversia entre el gobierno y la oposición en su conjunto, nos indica que estamos en la senda equivocada. No es posible que nuestros dirigentes continúen con estos ataques que crean incertidumbre y nos llevan paso a paso a la ingobernabilidad y al desastre. Ha llegado el momento en que el gobierno que preside Ricardo Martinelli, debe reflexionar y replantearse su estrategia política.

De igual forma, los dirigentes de la oposición política y de la sociedad civil deben moderar su discurso y promover un proceso de concertación que permita retomar el camino del diálogo, para devolver la paz y tranquilidad a nuestra patria.