26 de Feb de 2020

Política

Transfuguismo deja al PRD en un inédito segundo lugar

PANAMÁ. El opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) perdió, en septiembre pasado, el histórico liderazgo numérico que llevó ini...

PANAMÁ. El opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) perdió, en septiembre pasado, el histórico liderazgo numérico que llevó ininterrumpidamente por lo menos durante los últimos once años.

Es que según las cifras del Tribunal Electoral (TE), Cambio Democrático (CD) —el principal detractor político de los perredistas— rebasó al partido de oposición en 924 adherentes, y logró, tras 13 años de existencia, ser la agrupación política con más inscritos oficialmente.

CD, liderado por el presidente de la República, Ricardo Martinelli, sumó unas 8 mil 627 personas entre agosto y septiembre pasados, y alcanzó los 462 mil 72 inscritos. Pero durante ese período, el PRD perdió 2 mil 3 militantes y registró unos 461 mil 148 en total. El resultado de una caída progresiva, en tiempos en el que los altos niveles de transfuguismo al oficialismo abrasan las bases y en el que aumentan las denuncias de atentados a la democracia.

Pero en el rejuego no todo está dicho. En su próxima actualización —del mes de octubre—, el TE debe registrar los más de 20 mil inscritos que, dijo el PRD, logró tras la jornada del fin de semana pasado. Así, recuperaría dominio.

Sin embargo, CD no quita el dedo del renglón. Ayer, Martinelli anunció que coordinan nuevas inscripciones masivas para llegar a los 500 mil adherentes a fin de año.

LAS LECTURAS

Estas frías cifras tienen un sinfín de lecturas. Mientras unos aseguran que responden al ‘liderazgo’ que en dos años y medio ha demostrado Martinelli, otros más radicales advierten que es el resultado de la política de ‘compra’ de este gobierno.

Para el analista Renato Pereira, el cambio en el orden político no es más que el resultado del ‘liderazgo de Martinelli’. ‘Es que no había surgido un líder capaz de compararse con la figura ícono, el PRD’, dice.

‘El PRD tiene que admitir que tiene a un rival de peso’, agrega Pereira.

Pero Mitchell Doens, secretario general del PRD, reitera lo que su colectivo ha denunciado a capa y espada: ‘(CD) ha crecido en base a compras y dádivas con los recursos del Estado’.

‘Eso no es así’, rebate Luis Cortés, de Asuntos Jurídicos de CD. ‘Nosotros queremos ser el partido más grande, sí, y la gente se ha dado cuenta de que somos diferentes a los tradicionales’, advierte.

—¿Qué tan diferentes, si en el gobierno CD se denuncia lo mismo que en los anteriores?

—Somos la evolución política. Eso lo dice el PRD, y cada ladrón juzga por su condición.

LOS RECORRIDOS

El PRD, fundado en 1979 en el seno de la era militar, logró años después del fin de la dictadura Noriega (1989) repuntar como el colectivo político más numeroso. Y nunca, aún en oposición, había perdido ese título.

Por ejemplo, en el gobierno de Mireya Moscoso (1999- 2004), el colectivo opositor aumentó su membresía hasta los 444 mil. Todo un récord en ese entonces.

Y en el gobierno de Torrijos el crecimiento siguió a paso firme. Para las elecciones de 2009, contaba con más de 641 mil adherentes.

Entre tanto, CD —el partido vigente más joven— a un año de su formación (1998) tenía unos 42 mil inscritos. En el gobierno Moscoso, del cual fue aliado, no registró mayores crecimientos. Tras abandonar la alianza con el PRD para lograr aprobar la reelección presidencial (bajo el mandato de Ernesto Pérez Balladares) y unirse a Moscoso, alcanzó los 55 mil. Para finales del gobierno Torrijos subió a 126 mil.

Pero dos años y medio después, luego de engullir al Unión Patriótica y llegar, por primera vez a la cabeza de un gobierno, ha triplicado su membresía.