Panamá,25º

15 de Nov de 2019

Política

Prácticas de la población panameña en Semana Santa

En el cristianismo, más específicamente en el catolicismo, la Semana Santa o también denominada la Semana Mayor, es el punto de culminac...

En el cristianismo, más específicamente en el catolicismo, la Semana Santa o también denominada la Semana Mayor, es el punto de culminación del camino que siguen los cristianos en la cuaresma. Esta inicia en miércoles de ceniza y concluye el domingo de resurrección.

En esta semana en que se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo; se reflejan las evidencias que indican los niveles de institucionalizacion de la fe cristiana; así como se preservan los principales cultos, ceremonias y ritos como lo son: La Eucaristía para los católicos y la Santa Cena para los cristianos no católicos.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Esta conmemoración de Semana Santa tiene una historia que se remonta a épocas del cristianismo antiguo, vinculado en primera instancia a tiempos de penitencias de pecadores y a algunos ritos cristianos como la fiesta de pascua y el bautismo.

Estas primeras ceremonias, ubicaron lo que posteriormente se denominó el ‘Triduo Sacro’ o los tres días santos (jueves, viernes y sábado santo). En un principio la Semana Santa fue el momento culminante de penitencia de los pecadores cumpliendo con un conjunto de protocolos establecidos. De esta manera se fue institucionalizando tanto la cuaresma, como la Semana Santa, como puntos de reconciliación y de nuevo inicio o renovación de la fe cristiana.

El establecimiento oficial del cálculo de Semana Santa se lo debemos al monje Dionisio ‘El Exiguo’, quien en el año 525 DC, después de distintos intentos de cálculos, instituye la misma tomando en consideración la primera luna llena del equinoccio de primavera, lo que la ubica aproximadamente entre el 22 de marzo y 25 de abril.

COMPORTAMIENTO ESPERADO EN LA SEMANA MAYOR

Las autoridades eclesiásticas de distintas fe cristianas coinciden en establecer que el comportamiento esperado de sus feligreses durante la cuaresma, así como la Semana Santa, se concentre en la reflexión, reconciliación y restauración de su fe cristiana, a través de la contrición, la penitencia y el cambio de vida a los parámetros del cristianismo. Este comportamiento se logra, con la asistencia a la iglesia, sin importar la preferencia o fe cristiana.

Comprobadamente, se ha percibido que el comportamiento de las personas en Semana Santa, generalmente, se ubica en la utilización del tiempo en actividades de ocio.

A pesar de las restricciones propias de legislaciones, sobre diversión o recreo; las personas parece que prefieren utilizar este tiempo en; viajes de descanso, visitas a playas y ríos, o permanecer en casa lejos de las aspiraciones o indicaciones de los ministros o autoridades en cada fe religiosa cristiana.

LA ACTIVIDAD RELIGIOSA MÁS IMPORTANTE EN EL AÑO

En un sondeo realizado por el Programa FLACSO Panamá, a población de la Ciudad de Panamá, se ha observado el comportamiento de esta población en dos variables; por un lado se verificó la importancia de la semana santa con respecto a otras actividades cristianas durante el año; y por otra parte, se analizaron los comportamientos de la población en la misma Semana Mayor.

Así tenemos que sin distingo de fe cristiana, la población evaluó entre distintos eventos cristianos en el año, tomando en cuenta el más importante para ellos.

Los resultados indican que el 43% de los encuestados señala que la actividad religiosa más importante del año es la Semana Santa, seguida por la Navidad con 13.2% y en tercer lugar, la Santa Cena, actividad central de los cristianos no católicos con 10.5%.

Si consideramos la distinción entre católicos y cristianos no católicos, tenemos que el 56% de los católicos considera la Semana Santa como la actividad religiosa más importante del año, seguido por la Navidad con 9.5% y en tercer lugar se distribuyen celebraciones de santos como San Judas Tadeo, Don Bosco, Cristo de Atalaya y Cristo Negro de Portobelo.

En el caso de los cristianos no católicos, consideraron que la actividad religiosa más importante durante el año es la Santa Cena con 36.6%, seguida de la Navidad con un 23.3%. Sólo el 2.2% de éstos considera que la Semana Santa es la más importante del año.

LO QUE HACE EL PANAMEÑO EN SEMANA SANTA

En el examen de la segunda variable considerada, tenemos que según el sondeo, la principal actividad que realiza en Semana Santa la población de la Ciudad de Panamá, es reflexionar religiosamente con la familia en casa con un 44.7% de las opiniones, seguida por 27.2% que indicó que asiste a la iglesia o culto todos los días. Si consideramos el resto de las actividades en la que se ubicó la población, tenemos que el 28% dijo que sale a pasear con amigos o familiares, va a la playa o al río o se entretiene en la casa con familiares y amigos.

VIDA Y PRÁCTICAS RELIGIOSAS

Si profundizamos el análisis y verificamos el comportamiento las actividades de Semana Santa, por el nivel de participación que la población considera que tiene en la vida religiosa, vemos que el 94.4% de los que se consideran con una vida religiosa activa o intensa se dirigen a la iglesia o al culto todos los días, mientras que el 63.6 de aquellos que consideran que su vida religiosa es activa o moderada, reflexionan religiosamente con la familia en casa.

Por último, aquellos que se consideraron No Practicante de la vida religiosa se entretienen en casa con los familiares (37.5%), salen a pasear con la familia o amigos (31.3%) y visitan playas o ríos (25.0%), completando un 93.8%. Es decir, la gran mayoría de los no practicantes se dedica u ocupa su tiempo en actividades fuera de los parámetros esperados por la iglesia en Semana Santa.

A MANERA DE CONCLUSIONES

Estos datos, muestran como conclusión, una tendencia esperada del comportamiento religioso y la pérdida de costumbres e influencia religiosa en una parte importante de la población que se considera no practicante. Además de una baja importancia de la Semana Mayor por los cristianos no católicos.

Estos datos deben dar claridad a las autoridades eclesiásticas, en la reducción de la influencia de la religión en la vida pública de los panameños.