Temas Especiales

27 de Sep de 2020

Política

Solís y el filtro judicial que envolvió su designación

PANAMÁ. Aunque faltan tres meses y medio para que venza el periodo del magistrado presidente del Tribunal Electoral (TE), Gerardo Solís,...

PANAMÁ. Aunque faltan tres meses y medio para que venza el periodo del magistrado presidente del Tribunal Electoral (TE), Gerardo Solís, sin duda su reemplazo marcará la agenda política del país.

El sucesor del magistrado Solís debe ser designado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ), integrada por nueve magistrados, cuatro de los cuales han sido designados durante el mandato de Ricardo Martinelli.

A diferencia de lo que sucede en la Autoridad del Canal de Panamá, en la que los directivos se toman un tiempo prudencial para elegir a un administrador, todo parece indicar que la elección del remplazo de Solís no es un tema que les quite el sueño a los inquilinos del Palacio Gil Ponce, en las faldas del Cerro Ancón, sede de la Corte Suprema.

CARRERA CONTRA EL TIEMPO

Por el momento no se conoce de la existencia de metodología para la selección. Aunque faltan poco más de tres meses para que Solís cumpla su periodo y los magistrados de la Corte prefieren no hablar del tema.

Parece que el tiempo no les inquieta, y quizás la experiencia podría repetirse; es decir, que no sea hasta unas horas antes que se conozca el elegido.

La expectativa sigue, ya suenan nombres de candidatos.

Desde la otra esquina, el magistrado Solís se mantiene sereno. Con la sensación de haber cumplido con su deber, espera que llegue noviembre. Ha dejado claro que no acaricia la posibilidad de reelegirse.

Sigue atendiendo a los medios, acude a las Salas de Acuerdo y audiencias, vigila que siga en marcha el Plan General de Elecciones y está muy pendiente del rumbo que tomará el paquete de reformas electorales, en manos de la Asamblea.

QUÉ DICE LA CONSTITUCIÓN

En su artículo 142, la Carta Magna dispone que con el objeto de garantizar la libertad, honradez y eficacia del sufragio popular, se establece el TE que ‘interpretará y aplicará’ privativamente la Ley Electoral.

Ese mandato constitucional lo destaca el tomo 1 de Acontecer Electoral, obra del magistrado Eduardo Valdés Escoffery. El TE, desde su creación, en febrero de 1956, es una entidad independiente y ‘se ha reconocido su competencia privativa en materia electoral’.

Los aspirantes a la corporación electoral deben cumplir con los mismos requisitos que el que aspira a ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Algunos de esos requisitos son: ser panameño de nacimiento, haber cumplido 35 años de edad, ser abogado de profesión y hallarse en pleno goce de los derechos civiles y políticos.

Los magistrados deben velar porque se garantice la transparencia de los procesos en los que se elige a las autoridades encargadas de dirigir el país.

LA SELECCIÓN DE SOLÍS

Tras el derrocamiento de la dictadura, solo cinco panameños han llegado a formar parte de este selecto grupo de magistrados del Tribunal Electoral: Guillermo Márquez Amado, Denis Allen, Eduardo Valdés Escoffery y Erasmo Pinilla. Solís fue el último en sumarse.

La llegada de Solís a una de las magistraturas del TE fue sometida a un amplio proceso de consultas a lo interno de la Corte.

Uno de los magistrados del Órgano Judicial que participó en el proceso de designación de Solís explicó a La Estrella que para hacer la selección se estableció un proceso. Primero se abrió una convocatoria. Se hizo un llamado a todos los profesionales idóneos interesados en ocupar el cargo.

Luego, una Comisión interna del Órgano Judicial, se encargó de preseleccionar a los candidatos potenciales. Después, la Corte lo entrevistó individualmente.

Finalmente, de entre esa lista de aproximadamente 27 candidatos, surgió el entonces Fiscal Electoral, Gerardo Solís, quien obtuvo el respaldo de cinco de los nueve magistrados de la Corte.

Los magistrados de la Corte que le dieron el voto de confianza a Solís fueron: Graciela Dixon, José Andrés Troyano, Alberto Cigarruista, Aníbal Salas y Winston Spadafora.

Mientras que Adán Arjona, Harley Mitchell, Víctor Benavides y Esmeralda de Troitiño votaron por Yara Campos, que para ese entonces fungía como directora ejecutiva del TE.

La votación fue un día antes del inicio de su mandato, que inició el 15 de noviembre de 2006.

Gerardo Solís reemplazó entonces al magistrado saliente, Eduardo Valdés Escoffery, quien había sido designado en 1990 y ratificado en el cargo por diez años (1996 - 2006).

En diciembre de 2006, el magistrado Valdés Escoffery regresó al Tribunal Electoral, esta vez designado por el Ejecutivo para un nuevo mandato de diez años.

EL LEGADO

Lo que sí es indudable es que la magistratura de Gerardo Solís establece un antes y un después en la historia del TE.

Y es que al magistrado Presidente no le ha temblado la voz cuando de hacer denuncias se trata. A principios del mes de febrero de este año, advirtió sobre la posibilidad de un fraude electoral en el proceso electoral del año 2014. En respuesta a esta declaración, el presidente Ricardo Martinelli aseguró que ‘él (Solís) me ha pedido muchos favores...’.

A ún así, el magistrado Presidente se mantiene firme en sus convicciones y no se doblega. Dice que las presiones no le preocupan: ‘ellas solo están en la psicología del que se deja presionar’, ahora espera que la Corte defina quién será su remplazo. >note< Vea mañana: Qué se hará para encontrar el reemplazo de Solís.