Temas Especiales

21 de May de 2022

Política

La política polariza a los empresarios y los gremios

PANAMÁ. Los gremios empresariales se remecieron ayer por la polarización política que apunta a protagonizar la agenda mediática del país.

PANAMÁ. Los gremios empresariales se remecieron ayer por la polarización política que apunta a protagonizar la agenda mediática del país.

Roberto Eisenmann, propietario de Golf Coronado y uno de los fundadores del diario La Prensa, renunció a la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura (CCIAP), un día después de que su nuevo presidente, José Ford, respaldara a capa y espada al gobierno de Ricardo Martinelli y al oficialismo en la Asamblea Nacional.

Ford, en una entrevista justamente con el rotativo fundado por Eisenmann, este domingo, mostró su simpatía con la gestión de Martinelli, a la que puso en la cima de la comparación con las últimas cuatro presidencias.

El empresario —así como el ministro de Obras Públicas, Jaime Ford, familiar del fallecido político Guillermo ‘Billy’ Ford— negó ‘en lo absoluto’ que hubieran persecuciones políticas en las inspecciones de la Dirección General de Ingresos (DGI) y que es ‘normal’ que los críticos del gobierno sean visitados por esa entidad.

ES ‘ESCANDALOSO Y VERGONZOSO’

‘La escandalosa y vergonzosa entrega institucional por parte del señor presidente de la Cámara no nos deja otro camino que renunciar como miembros de la misma’, anunció Eisenmann a la agrupación, en una misiva enviada el domingo 21.

En la nota, Eisenmann aseguró que el espíritu de lucha y defensa de los agremiados y del sistema democrático que caracterizó el nacimiento de la CCIAP está ‘hoy en tela de duda’.

El empresario ha estado reclamando motivaciones políticas detrás de una revisión que le hizo la extinta DGI (hoy Autoridad Nacional de Ingresos), tras la cual se le decretó un alcance fiscal de 3 millones de dólares a su negocio turístico en la localidad de Coronado.

‘Ahora hablaré más’, dijo Eisenmann, crítico de la gestión martinelista, en enero de 2012.

La Editora Panamá América (Epasa), con la cual el mandatario Ricardo Martinelli ha reconocido estar ligado, tomó parte ayer de la pugna empresarial.

Este lunes, su principal rotativo, Panamá América, aseguró que el pleno de la Corte Suprema de Justicia había fallado contra Eisenmann dos amparos de garantías, que forman parte de un paquete de cinco recursos interpuestos por la empresa Golf Coronado ante la justicia.

‘Fueron declarados no procedentes así como no viables’, reportó el diario, citando fuentes judiciales.

Eisenmann, al filo de la publicación, denunció que Martinelli, a través de Panamá América, pretendía presionar a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia para decidir sobre sus casos.

‘No hay sentencia alguna en la Corte’, asintió el empresario desde su cuenta en Twitter, poco antes de que Martinelli, en la misma red, hablara de los friendnemy que lo rodean.

La Prensa y Panamá América se han enfrentado en las últimas semanas por las contrataciones directas a uno y otro rotativo, y por las fallas que la Autoridad Nacional del Ambiente encontró al proyecto Parque Industrial Sur, que se erige en parte del sitio Ramsar Bahía de Panamá, y en donde figura como socio Henri Mizrachi, uno de los accionistas del medio al que Martinelli se ha liado.

LOS MEDIOS EN LA PUGNA

Los medios parecen enredarse en los cruces empresariales y políticos que dominan la agenda. Ricardo Chanis, presidente de Epasa, reclamó al Colegio Nacional de Periodistas (Conape) por las declaraciones que vertió su presidente, Rafael Candanedo, en La Prensa, en la que cuestiona la imparcialidad de Panamá América.

‘Tales declaraciones no hubiesen motivado una reacción escrita de nuestra parte si hubiesen sido emitidas por una persona ajena a gremios periodísticos de los cuales somos miembros o colaboradores’, esgrimió Chanis en una carta al Conape.

La expresidenta del Consejo Nacional de Periodismo, Norma Núñez Montoto, aseguró que Candanedo se disculpó con Epasa.

‘Debemos ser una sociedad uniformada’, agregó Núñez Montoto.