Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Política

‘Si el desgaste institucional sigue, no tendremos opción’

PANAMÁ. El abogado constitucionalista Miguel Antonio Bernal no tiene letanías para esto. Es simple: la crisis es más profunda de lo que ...

PANAMÁ. El abogado constitucionalista Miguel Antonio Bernal no tiene letanías para esto. Es simple: la crisis es más profunda de lo que parece. Y el camino hacia la luz es una ‘alianza cívica y completa’ para el 2014.

Tal coalición fue tema de debate ayer, luego que La Estrella develara que figuras de la sociedad civil organizada y de los propios partidos opositores la han proyectado.

Según Bernal, la decisión de unirse sería clave para frenar ‘el grandísimo fraude’ electoral que, de acuerdo con los críticos de la gestión de Ricardo Martinelli, quedó en evidencia cuando el magistrado Alejandro Moncada Luna —señalado por estar liado al oficialismo— inmiscuyó al Órgano Judicial en un proceso eminentemente electoral.

La expectativa entonces está fijada en los principales partidos políticos opositores, el PRD y el Panameñista. Si podrán salvar sus diferencias históricas y plegarse por un objetivo común, según ellos: el país.

‘Aún hay tiempo posible para eso’, sostuvo ayer el expresidente de la República Martín Torrijos, del ala perredista.

LA POSICIÓN PANAMEÑISTA

El PRD dice estar esperando por una respuesta de los panameñistas. ‘Si se han sentado no lo sé, pero lo deberían hacer’, asegura el exministro Laurentino Cortizo, asesor del candidato presidencial Juan Carlos Navarro.

Alcibiades Vásquez, secretario general del partido Panameñista, asegura que en el seno del colectivo el tema no ha sido discutido, después de la unión con el Partido Popular. Y, por tanto, no sabe cómo Juan Carlos Varela —candidato presidencial y líder político de su agrupación— va a decidir cursar la invitación de los perredistas.

‘Él tendrá que decidir si la acepta, y si lo hace a título personal o lo consulta con el directorio del partido, si lo hace a nivel institucional’, explicó.

—¿Y a título personal qué piensa? —Si el desgaste institucional sigue al ritmo que va, en la oposición no tendremos más opción que pensar en sentarnos a explorar la idea.

Aurelio Barría, Olimpo Sáez, Gerardo Solís y Roberto Eisenmann han insistido en que la coyuntura no da para más. La alianza debe venir. Esa, creen, sería la condición para la vuelta a una ‘democracia’ a la que, denuncian, el gobierno de Martinelli ha faltado.

La base para ella son las encuestas. En la de Ipsos, ‘Panamá Opina’, la oposición como facción política tiene 48% de posibilidades de llegar al solio presidencial, frente al 29% del oficialismo. Los independientes consiguen el 5% y 14% dice no saber a quién apoyar.

En esa coyuntura, proyectan, una división de los partidos políticos sería contraproducente para la ‘alianza de unidad’. Tres en las urnas daría ventaja al candidato José Domingo Arias, quien ha conseguido aplacar todas las fuerzas oficialistas a su favor.

‘Yo creo que se debe llamar a la unidad cívica de todos los candidatos a la presidencia que no son del gobierno’, insiste Bernal.

En ambos partidos aseguran que ha habido acercamientos informales a niveles intermedios, pero no han llegado al máximo nivel por un asunto de ‘ego’.

‘OJALÁ SE UNAN’

Varela insiste que está en espera de Navarro, pero que no apoya pactos de recámara ni coalición de líderes. Ninguno habla de deponer sus candidaturas pero sí de que es ‘necesario’ un diálogo. Navarro sostiene que ha dado el primer paso, cuando ordenó el jueves a su jefe de campaña, Avidel Villarreal, coordinar con el asesor de Varela, Ramón Fonseca Mora, una cita.

El oficialismo ve sin perplejidad el asunto. Creen que no sería una novedad, dado que ya ha habido mancuernas entre el PRD y los panameñistas en la Asamblea, para frenar propuestas de leyes. ‘Han estado juntos desde hace dos años, así que eso no es nuestra preocupación’, argumenta José Muñoz, diputado y jefe de campaña de Arias.

‘Ojalá se unan... pero se van a dar cuenta que la gente en su partido no es como un ganado en un corral’, pronostica el político oficialista.

De querer hacerlo, los partidos y gremios están contra reloj: en dos meses deberán presentar las nóminas presidenciales. Decir quién o quiénes serán los que correrán por el puesto público de mayor poder.