Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Política

Paridad política para la mujer: una larga lucha

Las damas en los poderes del Estado siguen siendo una ‘especie exótica’

Paridad política para la mujer: una larga lucha
.

‘En estas elecciones las mujeres fuimos hacia adelante’, comenta Eyra Ruiz, del Frente Femenino del Partido Revolucionario Democrático (PRD), cuando se le consulta sobre el papel de la mujer en los últimos comicios.

Las votaciones del 4 de mayo dejaron 15 futuras representantes (solo contando los distritos cabecera), 10 alcaldesas y 13 diputadas, así como una vicepresidenta electa. Un número lejano al 50% de la cuota de paridad que exige el Código Electoral actualmente. Incluso, lejano al 30%, que era el porcentaje requerido antes de las últimas reformas. ‘No es lo óptimo, falta mucho por hacer, pero es un avance’, considera Ruiz.

Gloria Young, exlegisladora y activista por la paridad de género en la política, comenta que ‘el elector supo reconocer la calidad, pues las mujeres en estas elecciones presentaron una oferta del más alto nivel’.

Young, miembro de la ‘Iniciativa por la paridad’ y quien dictó parte de los seminarios de ‘Liderazgo y estrategias electorales’, en el cual, según sus propios cálculos, participaron, ‘cerca del 90% de las mujeres que se candidatizaron a algún puesto durante todo el proceso electoral’, comenta que ‘el elector supo reconocer la calidad, pues las mujeres en estas elecciones para llegar a ocupar un puesto de votación popular’.

¿CUARTEL DE INVIERNO?

Las Asambleas son, al parecer, el principal espacio para las mujeres en la política. Un estudio de la Comisión Internacional de los Derechos Humanos (CIDH) indica que hay un ‘avance significativo en las Américas, el aumento en la representación política de las mujeres en las legislaturas durante las últimas dos décadas’.

Según la Unión Interparlamentaria, ‘las mujeres actualmente representan el 22.7% en los Congresos americanos, siendo la región con mayor porcentaje de mujeres a nivel mundial en este ámbito luego de los países nórdicos’. La actual Asamblea cuenta con seis diputadas, es decir, el 8.5% de las curules. Esto colocó a Panamá entre los países con ‘la representación más baja en las Américas’, solo por delante de Brasil y Belice.

Sin embargo, a partir del 1 de julio las cosas cambiarán: Al Palacio Justo Arosemena no solo regresarán las 6 mujeres que fueron diputadas los últimos cinco años, sino que las acompañarán 7 féminas más. La mujer obtuvo un 10% más de espacio en el Órgano Legislativo.

‘Que todos las representantes de un mismo género hayan sido reelectos significa que las mujeres han dejado raíces en la Asamblea’, considera Gloria Young.

Además de duplicar su participación, hay otro récord que se apuntó el género femenino en las últimas elecciones: la mayor cantidad de votos para un solo diputado. Ese mérito lo ostenta Ana Matilde Gómez, ningún otro diputado electo se ganó, en sus respectivos circuitos, tantos ganchos como lo hizo ella en el 8-7, donde se depositaron 20 mil 53 sufragios a su favor (el 20.5% del total de los votos emitidos en ese circuito).

A este triunfo hay otro elemento que agregarle: La exprocuradora es la única aspirante por la libre postulación en el Palacio Justo Arosemena. Gómez ya había tenido el mérito de ser la primera mujer en alcanzar el puesto de Procuradora General de la Nación y, en una situación catalogada de irregular por muchos, también fue la primera dama en ser separada del cargo.

Al ser entrevistada para el ‘Polígrafo’ de La Estrella de Panamá unas semanas antes de las elecciones la entonces candidata Gómez se refería a lo difícil que puede ser competir para un puesto de elección popular, más en un circuito como el 8-7 que contempla corregimientos como Ancón, Bella Vista, Bethania, Calidonia, Curundú, Pueblo Nuevo, San Felipe y Santa Ana: ‘Hay un sistema en donde me enfrento a uno de los circuitos más heterogéneos, con una composición muy dispar desde los social y político. Yo estoy en desventaja con los que tienen toda la organización y plataforma de un partido político. Definitivamente, no se corre en igualdad de condiciones’.

Sobre este triunfo, comenta Eyra Ruiz: ‘Es muy complaciente no solo que haya ganado, sino cómo lo hizo. Ana Matilde Gómez recoge el sentir de la mujer con un discurso que va de frente y sin utilizar muchos recursos’.

Gloria Young indica que, tanto Gómez como sus 12 congéneres que ahora son diputadas electas, tienen la responsabilidad de ‘seguir luchando por la paridad’. La también poetisa agrega: ‘Espero que las diputadas del CD, que pronto pasarán a ser oposición no se amedrenten’.

MIRADAS DISTINTAS

La CIDH, en su informe ‘El camino hacia una democracia sustantiva: la participación política de las mujeres en América, expresa: ‘El acceso limitado de las mujeres a los puestos de poder y toma de decisión, por un lado, es el resultado de la discriminación histórica que han sufrido, mediante la cual se establecen relaciones desiguales de poder entre hombres y mujeres, y se perpetúan estereotipos de género que encasillan a las mujeres al ámbito doméstico. La Comisión observa que el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres se ve notoriamente afectado por la falta de igualdad en la división sexual del trabajo y la jerarquía de los roles de género en la familia’.

‘Cuando un hombre mira a una mujer que está involucrada en la política, la considera una loca o una grilla, y muchos otros epítetos más que no quisiera decir’, comenta Eyra Ruiz. ‘Cuando una mujer ve a otra aspirando a un puesto de elección popular, ve a alguien con bastante coraje y carácter’, opina la perredista.

Briseida de López, del ‘Foro de mujeres de partidos políticos’, opina: ‘La mujer que trabaja llega de noche a su casa. Si es pobre, es para ponerse a cocinar, a lavar, a planchar los uniformes. ¿De qué tiempo dispone? Ahí debe estar el Estado, para suplir las ausencias que siente la mujer’.

RECURSOS

Gloria Young destaca que es meritorio el triunfo de las mujeres que ocuparán la Asamblea en los próximos cinco años, porque ‘no todas tenían los mismos recursos. Hubo mucha desventaja, desigualdad, a la hora de competir las mujeres contra los hombres, sobre todo cuando los hombres eran candidatos del oficialismo’, considera la exlegisladora, quien lamenta que la diferencia entre los presupuestos de una campaña y otra fueran tan grandes e incluso, lamenta que entre las propias mujeres la disparidad fuese tan amplia.

La CIDH comenta que ‘las desventajas socio-económicas, como el acceso limitado de las mujeres al financiamiento para las campañas y candidaturas en los partidos políticos y en la contienda a cargos públicos’ limita la participación de la mujer en la política y en la búsqueda por la obtención de cargos de elección popular.

En un reportaje de la cadena HispanTV , Teresita de Arias, del Partido Popular, comentó que es necesario ‘que se reduzca el costo de las campañas, y que el tema de la publicidad todos los candidatos y candidatas, de un partido o que corran por la libre postulación, tengan acceso a la publicidad de manera igualitaria, financiada por el Tribunal Electoral, ya que no es posible’.

LAS PROVINCIAS MACHISTAS

‘El mayor desconocimiento de las mujeres de sus derechos políticos, especialmente en áreas rurales y marginadas’ forma parte de ‘una serie de obstáculos estructurales que contribuyen a la ausencia y poca presencia de las mujeres en los distintos ámbitos de la vida pública en muchos países’, considera la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

‘Provincias Centrales es donde más problemas tenemos’, comenta Eyra Ruiz, ‘particularmente en la provincia de Los Santos. Es un tema cultural. En estos casos, el trabajo se debe hacer es con los hombres’. De los 19 representantes que hay en el distrito de Las Tablas, cabecera de Los Santos, solo dos son mujeres, y de los dos circuitos que tiene la provincia, uno escogió a una mujer como su diputada, el 7-2, donde ganó Mariela Vega. En el caso de las alcaldías, los cinco distritos santeños serán gobernados por hombres.

Sí, la participación femenina en esa región es mínima; pero, según las estadísticas, las cosas son peor en Veraguas: En el Concejo Municipal de Santiago no habrá mujeres, pues todos los que fueron escogidos como representantes del distrito son hombres; así como lo son todos los alcaldes electos de la provincia. En la Asamblea, los cinco diputados provenientes de la tierra de Urracá son varones. Ni una sola mujer en el panorama.

En Herrera, tampoco habrá alcaldesas y en el distrito de Chitré no hay una sola representante. En cuanto a las diputaciones, los tres circuitos que inician con ‘6’ fueron ocupados por hombres.

Las otras provincias sin diputadas son Bocas del Toro y Darién. A nivel comarcal, ni en Guna Yala ni en la Emberá Wounaan se seleccionaron féminas.

EL GABINETE

Hasta el momento, el presidente electo ha informado quienes lo acompañarán en el Ministerio de la Presidencia (Álvaro Alemán), Gobierno (Milton Henríquez), Vivienda y Ordenamiento Territorial (Carlos Dubois), Salud (Julio Santamaría), Economía y Finanzas (Dulcidio de la Guardia) y Relaciones Exteriores (Isabel St. Malo).

De los seis nombramientos ya oficializados, solo uno se trata de una mujer, Isabel St. Malo, en la Cancillería, quien, además, es la vicepresidente electa.

Cuando se le consulta a Eyra Ruiz cómo ve el panorama sobre quiénes ocuparán los ministerios, ella contesta sin disimulo: ‘Fatal, pues casi todos los nombres que suenan o que ya fueron mencionados son hombres’. Para la encargada del Frente Femenino del PRD, ‘ese gabinete debe tener equilibrio’. Ruiz trae a colación que los candidatos presidenciales firmaron el Pacto por la Mujer. ‘Varela se comprometió a la paridad’. Al consultarle de qué vale un pacto y qué se podría hacer en caso tal de que Varela no dé las mismas oportunidades a un género que al otro, Ruiz comenta: ‘Tendremos que imponerle una sanción moral’.

Al hablar sobre el papel de la mujer en el Ejecutivo, la CIDH menciona en su informe sobre paridad política que’ las mujeres ministras tienen que vencer los roles y las expectativas de género que ponen en duda sus capacidades de liderazgo y las excluyen de la toma de decisiones conjuntas con sus colegas... muchas veces la presencia de las mujeres en los ministerios no se traduce en poder real debido, en gran parte, a los roles y expectativas de género que tienen que vencer mencionados con anterioridad y a las limitaciones institucionales que enfrentan. En este sentido, uno de los estudios académicos en la materia señala, la exclusión de las Ministras de los procesos de toma de decisiones y la informalidad en la que se llevan a cabo estos procesos, sobre todo en países donde hay figuras presidenciales fuertes, les impide promover cambios en las políticas públicas’.

¿SIEMPRE SEGUNDAS?

De las siete candidaturas distintas que hubo para la presidencia, solo tres no contaron con una mujer en la nómina. Las otras cuatro (Panameñismo-Partido Popular, CD-Molirena, FAD, y el independiente Esteban Rodríguez), sí buscaron a una dama para acompañar en la fórmula.

Cuando se le consulta si considera que las mujeres fueron utilizadas por los partidos y los candidatos, Eyra Ruiz comenta que no, y destaca que las cuatro candidatas a vicepresidente fue el resultado de ‘una presión que las mujeres ejercimos’. Además, resalta la perredista (partido cuya nómina presidencial estuvo conformada por dos hombres), que ‘todas las candidatas son mujeres profesionales y muy preparadas’.

Panamá fue el tercer país de Latinoamérica que tuvo una mujer presidente. Se trató de Mireya Moscoso, quien ocupó el Palacio de Las Garzas de 1999 a 2004. .

Estadísticas del Tribunal Electoral indican que, de las 4,419 postulaciones que hubo para los pasados comicios, 1057 tuvieron a una mujer como suplente (no importa qué puesto fuera). Eyra Ruiz no considera que se deba ver como negativo que haya más mujeres de secundarias que de principales, es parte de un cambio de mentalidad, pues, señala ‘antes las mujeres ni siquiera corrían como suplentes, les hemos enseñado a los hombres que deben ser inclusivos’.

Ana Matilde Gómez es uno de los particulares casos en donde tanto el candidato principal como el candidato suplente son mujeres. Al respecto, la exprocuradora comentó que escogió a Alida Spadafora porque con eso quiere ‘garantizar dos cosas: Soy mujer e independiente, si algo me llegara a suceder, el cargo quedaría en manos de otra mujer, también independiente. Además, Alida se complementa conmigo porque mi formación es jurídico-social y la de ella es científico-técnica’.

LOS RETOS

Para Gloria Young es necesario que en las próximas reformas electorales se apruebe el ‘voto vinculado’, que consiste en que, en las papeletas de votación, tanto de las primarias como las de elecciones generales, principalmente para las diputaciones plurinominales, se le otorgue la casilla a los candidatos no solo por los votos obtenidos sino también por su género; es decir, que se intercalen los hombres con las mujeres: En la casilla 1 se coloca al hombre con más votos; en la casilla 2, a la mujer con más votos; en la casilla 3, al segundo hombre con más votos, no importa si ha obtenido más sufragios que la mujer de la casilla 2; y así, hasta presentar a todos los candidatos.

Eyra Ruiz comenta que ella espera que en el futuro, las mujeres que sean candidatas a vicepresidente sean ‘más beligerantes’, además, también menciona que tiene la expectativa que en este gobierno se ‘apruebe la ley de paridad como Dios manda’ y que se establezca que si un partido no cumple con la cuota mínima, entonces se le ‘penalice’.

‘Las mujeres representan la mitad de la sociedad. Es fundamental, para que la democracia sea real y efectiva, y que haya un buen gobierno que las mujeres estén en la toma de decisiones políticas’, considera Irune Aguerrizabal, de ONU Mujeres.

Al consultarle si no cree que buscar la paridad es un reto muy grande y difícil como para lograrlo en el futuro cercano, Gloria Young concluye: ‘Cuando las mujeres asumen el reto, lo hacen mejor’.