Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Política

MLM no utilizó los canales diplomáticos

Alexander Galilee afirmó que la compra venta del equipo de espionaje no se hizo bajo un convenio de seguridad bilateral

El equipo de espionaje adquirido por el Consejo de Seguridad durante la administración del presidente Ricardo Martinelli (2010) y ahora en paradero desconocido, podría desactivarse por control remoto.

‘Es posible que el equipo haya sido equipado con un localizador de sistema de posicionamiento global (GPS)’, informó una fuente familiarizada con estos equipos consultada por La Estrella de Panamá .

Según la misma fuente, el fabricante (israelí) nunca vendió al gobierno panameño el equipo, sino que ‘el negocio se dio a través de la empresa privada MLM Protections’, cuyo representante, según el contrato de compra es Ofer Bar, con dirección en Israel.

Por su parte, el embajador de ese país en Panamá, Alexander Galilee, señaló que en los archivos de la embajada no existe registro de que la empresa MLM Protection haya utilizado esta oficina para hacer contacto con el gobierno panameño.

Galilee aseguró que la transacción tampoco está amparada bajo un acuerdo de cooperación bilateral de Estado a Estado, en materia de seguridad.

‘A la empresa no se le puede responsabilizar por el uso que el comprador le dé a este aparato de inteligencia. Si esos equipos se usan para asuntos ilegales, no es culpa del vendedor’, indicó Galilee .

Basado en su experiencia diplomática, el embajador considera que es posible que ‘las autoridades competentes en Israel estén actualmente haciendo una investigación a profundidad para determinar si el trámite se hizo de manera correcta y conforme a las normas internacionales’, aunque señaló no tener información oficial sobre el asunto.

Sin conocer a profundidad el funcionamiento del equipo, indicó que es posible que la empresa fabricante cuente con la tecnología para desactivar el aparato de forma remota, pero, afirmó, ‘eso no se puede corroborar hasta que se encuentren los equipos’.

Galilee insiste en que si el Gobierno o el destinatario final utilizó el equipo para propósitos diferentes a los quese hubieran planteado al adquirirlo, Israel no tiene cómo enterarse.

Galilee recordó que inició su periodo como embajador en Panamá un año después de la fecha en que se firmó el contrato de la compra de los equipos, por lo que poco puede aportar sobre la transacción. Antes, dijo, el cargo estuvo ocupado por Yohed Maguen, quien al vencerse su periodo en Panamá continuó su carrera como embajador en Bogotá y actualmente labora en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Al momento de efectuarse la compra, en 2010, el embajador de Panamá en Israel era Roberto Arango.

A Arango también le tomó por sorpresa el tema. ‘Como embajador, te puedo decir que ellos (los vendedores) no acudieron a la embajada para hacer un puente con el gobierno panameño. Fue una operación directa entre la empresa y el gobierno, porque se trata de un asunto de seguridad’, declaró a este periódico. Arango explicó que Israel funciona como un ‘clúster’ en el área de tecnología de seguridad, y que las empresas venden sus productos de forma directa a gobiernos de diferentes países, incluso al mismo gobierno israelí.

Galilee coincide con Arango en cuanto a la división de carteras. En materia de seguridad, las transacciones de compra venta se efectúan de manera totalmente independiente a la cancillería israelí. ‘Nosotros no recibimos información sobre estas negociaciones. No tenemos documentación de lo que surge en estas relaciones comerciales’, añadió el diplomático.

Ante el misterio en torno al paradero del equipo y ante la posibilidad de que un aparato tan sofisticado y de función tan delicada pudiera caer en manos de enemigos de Israel el embajador aseguró que ‘Panamá no es un país enemigo de Israel’.