Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Política

Temor y suspicacias por nueva misión de Frank Ábrego en área revertida

El gobierno designa a un militar para elaborar un plan de seguridad para el área revertida

En su momento fue conocido como el hombre fuerte del Darién por la gestión que realizó al frente del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), hoy día Frank Ábrego, militar jubilado le toca asumir el cargo de asesor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Sus funciones, no están claras, el MEF, solo adelantó que le tocaría ser asesor en materia de seguridad para la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR), ente que le tocó remplazar a la fenecida Autoridad de la Región Interoceánica (ARI) que se creó para regular el proceso de transferencia de los bienes de la antigua Zona del Canal de Panamá y que dejó el ejército de los Estados Unidos, tras el retiro de territorio panameño en el año 1999.

NORMA CONSTITUCIONAL

Aunque la Constitución Política de la República en su artículo 310 establece claramente que: ‘La República de Panamá no tendrá ejército', siempre hubo voces que cuestionaron el hecho de que con el pretexto del narcotráfico y los grupos irregulares en el lado de Colombia eran usados para que el Senafront se convirtiera en un pequeño ejército que bordea el mandato constitucional.

La institución, bajo el mando de Ábrego tampoco hizo nada por disimularlo y su crecimiento se hizo más evidente y poderoso en la marginada provincia darienita.

Basta con intentar pasar los límites de Panamá Este con Darién y las restricciones son evidentes. Como si se pasara a un país a otro, hay que presentar documentación, explicar si el viajero es panameño o extranjero, además justificar el motivo de la entrada o salida de los límites provinciales. Todas estas normas fueron impuestas durante la gestión de Ábrego al frente del Senafront.

Durante el mando de Ábrego, las fuerzas a su cargo, no se ocuparon en ocultar su poderío, las unidades se paseban con ametralladoras y armas automáticas por los pueblos de Darién.

Incluso en los últimos desfiles del mes de noviembre por las efemérides patrias, a pesar de las críticas de la sociedad civil, se trasladaron a todas las provincias con su armamento que dejaban ver claramente la fuerza propia de un ejército.

NUEVA MISIÓN

Hoy le toca a Ábrego crear un plan de seguridad para la región interoceánica a través de una asesoría en seguridad que brindará a la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR), según informó el MEF, a través de un comunicado que avaló y defendió el propio presidente, Juan Carlos Varela.

El abogado Ernesto Cedeño, consciente de la norma constitucional, se pregunta ¿por qué se le impone esta misión a un militar? Históricamente en las áreas revertidas, no hay registros de pandillerismo, tráfico de drogas u otro tipo de acciones violentas que requieran a un militar para la función de elaborar un plan para esta área, se responde él mismo.

Añade a sus inquietudes, cuál es el temor o qué podría suceder en el canalera que en menos de dos semanas será centro de atracción internacional por la inauguración del Canal ampliado.

Cedeño recuerda que desde la administración de Ricardo Martinelli, se ha marcado una tendencia de ‘complacencia' a los militares, la cual se hizo efectiva con varios aumentos de salarios, viáticos y otros beneficios, tanto a los comisionados de la Policía Nacional como a las tropas. Rescata que hay como una especie de intención permanente de mantenerlos satisfechos.

EL FANTASMA DEL MILITARISMO

El profesor Miguel Antonio Bernal, en su acostumbrado tono más crítico y severo, alega que el nombramiento de Ábrego en esta asesoría ‘inventada', responde a la escalada militarista que tienen los últimos gobiernos.

Advierte que es una situación en extremo peligrosa porque, los gobernantes nombran en estos cargos a personas que están militarizando las instituciones del Estado panameño, lo que da al traste con el mandato constitucional que es claro al señalar que el Estado panameño no tendrá ejército.

Menciona que en los últimos meses, la actual administración ha designado a militares en el Servicio Nacional de Mirgración, Adunas y otras dependencias del Estado.

El diplomático, Guillermo Cochez, quien fuera legislador en el periodo posterior a la invasión y formaba parte de la Asamblea que aprobó el Acto Legislativo que decreto la derogación del ejército en Panamá, prefiere apuntar sus críticas hacia la persona. Y cuestiona el hecho de que se nombre a Frank Ábrego en un cargo a pesar de que según él tiene procesos judiciales pendientes. Alega que es necesario que todo las denuncias por abuso de autoridad por actos cometidos durante su gestión en Darién al frente del Senafront debieron ser aclarados por las autoridades judiciales, antes de que se le asignara alguna otra misión oficial.

Cochez dice que se ha tomado por costumbre nombrar a una persona en un cargo y dejar a un lado su pasado en otras instituciones.

ALTO A LA IMPROVISACIÓN

El abogado y activista por los derechos humanos, Roberto Troncoso, no le da mucha importancia a la nueva misión de Ábrego.

Alega que lo que hay hacer en Panamá es poner un alto a la improvisación. Desde que en el país se eliminó lo que en su momento fuera el Ministerio de Planificación y Política Economía, no se le da importancia a esta materia en Panamá y producto de la improvisación que reina en el Estado es que se cometen la mayoría de los errores en el país, puntualizó.

El abogado considera que hay que definir ‘hacia dónde queremos ir'.

==========

‘Las dos últimas administraciones ha sido evidente la escalada de la militarización al nombrar a militares retirados en puestos claves de distintas instituciones',

MIGUEL ANTONIO BERNAL,

ABOGADO CONSTITUCIONALISTA

==========

‘Lo que se vive en el país es producto de la improvisación, pues los gobiernos no planifican hacia a dónde se quiere llevar al país',

ROBERTO TRONCOSO, ABOGADO

==========

UN PASADO INSTITUCIONAL

Frank Ábrego, egresado de la Escuela Francisco Morazán, Honduras

Ingresó a las Fuerzas de Defensa en 1986, un año después de concluir sus estudios militares.

En el año 2008 Martín Torrijos, lo nombró como jefe del Servicio Nacional de Fronteras.

Febrero de 2016 se jubila con honores del Senafront.

Junio 2016, el MEF nombra asesor de seguridad.