28 de Sep de 2022

Política

El Estado o el futuro de las ciencias sociales en América

FLACSO se constituye en uno de los principales puentes entre el pensamiento científico-social y las políticas públicas de la región latinoamericana y caribeña

El diccionario de Oxford eligió ‘postverdad' como palabra del año 2016. La define como ‘Relativo o referido a circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales.' Entonces ¿Importan las ciencias sociales en el siglo XXI? ¿Tienen alguna utilidad en una sociedad post-fáctica donde ‘importan más las emociones y las creencias personales?' ¿Tiene sentido seguir hablando de ciencias, si estas no pudieron predecir lo que ocurriría en Reino Unido con el Brexit, en Estados Unidos con la elección de Donald Trump, o en el Referéndum por la Paz en Colombia?

‘LA DISCUSIÓN SOBRE LA IMPORTANCIA DE LAS CIENCIAS SOCIALES ADQUIERE MAYOR IMPORTANCIA EN LOS ALBORES DEL SIGLO XXI',

JOSETTE A. BORBÓN

SECRETARIA GEN. FLACSO.

LAS CIENCIAS SOCIALES

Pienso que hoy, más que nunca, es necesario reivindicar las ciencias sociales como conocimientos y herramientas necesarias y útiles. Necesarias para comprender el mundo social en sus múltiples facetas y dimensiones; y útiles para actuar sobre esa realidad en forma certera y productiva.

Para sustentar esta afirmación debemos considerar dos elementos relacionados, pero distintos.

Por un lado, rescatar el carácter de cientificidad de las ciencias sociales (si cabe la redundancia); y, por el otro, su utilidad o el provecho social que justifica invertir recursos en su estudio.

La discusión sobre la cientificidad de las ciencias sociales, tiene tiempos de estar presente, sin embargo, adquiere mayor relevancia en los albores del siglo XXI, dominados por la tecnificación, la inmediatez y la virtualidad.

Las ciencias sociales son, si se quiere, lo opuesto a eso. Aunque la cantidad y la calidad de la información disponible han aumentado a un ritmo vertiginoso, la reflexión sesuda y la investigación rigurosa no se hacen de la noche a la mañana.

Para Mario Bunge, notable autor latinoamericano, el conocimiento científico de la realidad proviene del método, sin importar si el objeto de estudio es el mundo físico, los organismos biológicos, o las sociedades humanas.

Mientras el método utilizado sea el método científico, el conocimiento que produce será un conocimiento de tipo científico. Así las cosas, hemos de admitir que es posible acercarnos a la realidad social desde una perspectiva científica del mundo, aplicando un método y unas técnicas adecuadas para la investigación científica.

Respecto la utilidad de las ciencias sociales, se puede señalar que es innegable que quienes practicamos las ciencias sociales cargamos con una enorme responsabilidad: alimentar el debate público y la toma de decisiones con información y datos que, además de relevantes, sean precisos, rigurosos y certeros.

En la política post-verdad o post-fáctica, esa responsabilidad de las ciencias sociales es mucho mayor. El único compromiso del cientista social debe ser con la verdad, con seguir su razón y la evidencia, donde quiera que éstas le lleven; de ahí que haya mucho que ofrecer para que la discusión pública y la toma de decisiones estén basadas en evidencias sólidas, lo cual aumenta no sólo su eficacia, sino incluso su legitimidad.

DIFERENCIAS Y PLURALISMO

En América Latina por su parte, confluyen diferentes perspectivas en el marco de un pensamiento crítico y plural, y existe un fructífero debate para aprehender los fenómenos sociales en el marco del contexto de la globalización. Ello ha contribuido a la elaboración de diversas metodologías de estudio dando lugar a enfoques, conceptos y nuevo instrumental de análisis.

MISIÓN Y VISIÓN DE FLACSO

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) es un organismo regional, instituido por la UNESCO para impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de las Ciencias Sociales.

El Programa FLACSO-Panamá busca dotar a la población de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

Para la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), una de las problemáticas de permanente estudio la constituyen los modos de producción del conocimiento en la construcción de los saberes científicos y académicos, y la participación del actor social en la producción.

Otro desafío es la vinculación entre el conocimiento producido y la definición de políticas.

El vínculo entre la aprehensión de la realidad y la construcción de políticas públicas debe ser intenso, en la medida en que para las sociedades de hoy, los problemas son mayores, son cambiantes y se tornan cada vez más complejos. Los temas y la agenda social tienen componentes colectivos, son multifacéticos y requieren enfoques integrales, interinstitucionales, intersectoriales y multidisciplinarios.

En esta lógica, las ciencias sociales deben repensar metodologías, enfoque y temas de investigación, que satisfagan las necesidades de comprensión del nuevo contexto latinoamericano e internacional.

La diseminación del conocimiento es un elemento fundamental; así como el de mantener el equilibrio entre la producción de conocimiento científico de calidad y a la vez contribuir con los procesos de creación de políticas públicas.

Otro elemento fundamental es, además de la visión local—nacional, trascender y ver el mundo como aldea global, en la cual las soluciones están en la interacción permanente.

De igual forma, las nuevas tecnologías en las ciencias sociales serán de importancia fundamental para el desarrollo de nuevas herramientas digitales para la investigación, la colaboración y la creación de redes.

CONOCIMIENTO Y DECISIÓN POLÍTICA

El aporte efectivo que las ciencias sociales pueden y deben hacer al proceso de toma de decisiones políticas, no es automático. La producción de conocimiento científico para nutrir la política pública supone la realización de un trabajo específico para lo cual se recomienda tomar en cuenta varios aspectos como que la información y el conocimiento puedan estar disponibles cuando es requerido para la toma de decisiones, que el lenguaje científico sea traducido a un lenguaje de acceso para todos, que es necesario la difusión y el debate del conocimiento científico para ser una evidencia para la política.

Por otra parte, el informe de la Unesco (2016) señala que la formulación de políticas requiere de la participación de las ciencias sociales para lograr más racionalidad y eficacia en su formulación, y facilitar el monitoreo y control social de su desarrollo. Pero también agrega que lo inverso también es cierto: las ciencias sociales tienen hoy mucha necesidad de articularse con las políticas.

La agenda latinoamericana reside hoy en el gradual, silencioso y sostenido proceso de los positivos cambios democráticos, económicos y sociales. No obstante, el sostenimiento de este camino positivo no está asegurado.

El peligro de retrocesos está presente. Ello induce y denota la necesidad constante de un permanente análisis, debate y discusión de los desafíos que enfrentan las sociedades en el nuevo contexto global.

Ello requiere enfoques integrales, holísticos, pluridimensionales desde el amplio espectro de las ciencias sociales, en contextos interinstitucionales e intersectoriales que demandan de cooperación y colaboración.

PAPEL DE LA FLACSO

La FLACSO se constituye en uno de los principales puentes entre el pensamiento científico-social y las políticas públicas de la región latinoamericana y caribeña. Sus investigaciones se basan en la rigurosidad, pluralidad y excelencia académica, con un alto contenido programático para contribuir en la creación de políticas públicas. Es la legitimidad de nuestra Institución la que nos impulsa hacia nuevas metas de desarrollo, calidad, eficiencia y productividad profesional en el campo de las ciencias sociales.