La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Política

Pasado, presente y futuro del sistema Braille

A 193 años de tan grande legado las personas con discapacidad visual de todos los países del mundo tienen la posibilidad de ser alfabetizadas

La escritura es el resultado de los intentos del ser humano por registrar lo que ocurría a su alrededor. Escribir ha permitido preservar para la posteridad los pensamientos, sentimientos, cultura, historia de los pueblos, inventos, entre otras riquezas de las civilizaciones.

La lectura y la escritura proporcionan al ser humano el acceso a la información. Este proceso es el medio que permite lograr nuestra educación, ampliar nuestro bagaje cultural y permite el sano esparcimiento y entretenimiento.

El desarrollo del pensamiento y las habilidades lingüísticas son estimuladas gracias a la lectura. Al leer podemos lograr un lenguaje oral y escrito más rico y fluido. Entre más leemos cultivamos nuestra ortografía.

Después de un breve y simple análisis de la importancia de la lectura y escritura para el ser humano, meditemos unos instantes sobre la siguiente interrogante: ¿podrían las personas ciegas o con baja visión profunda lograr los aprendizajes y ser competitivas a nivel laboral sin el dominio de un sistema de lectura y escritura? La respuesta es no.

Un 4 de enero de 1809 nace en Francia, en un pueblo llamado Coupvray, quien ideara un sistema en relieve para la lectura y escritura dirigido a personas ciegas, nos referimos a Luis Braille, quien a pesar de haber nacido con visión la pierde de manera accidental aproximadamente a los cuatro años. Luis siempre mostró su interés por aprender, fue un niño muy despierto, por lo que asiste a la escuela de su pueblo natal, donde cursa los primeros años de educación primaria.

Braille ingresa al Instituto Nacional para Jóvenes Ciegos de París en 1819 con las expectativas de lograr mayores aprendizajes que en la escuela de su pueblo natal.

Es gracias a Luis Braille que desde 1824 logra ofrecer a todas las personas ciegas del mundo la posibilidad de leer y escribir con seis puntos en relieve. Este aporte les abrió las puertas del conocimiento y a la vez la posibilidad de acceder a niveles más altos en la vida educativa y profesional.

Braille dejó como herencia esos seis puntos maravillosos convertidos en un sistema capaz de lograr la alfabetización de las personas ciegas de todo el mundo. Es el único sistema universal de lectura y escritura.

A 193 años de tan grande legado las personas con discapacidad visual de todos los países del mundo tienen la posibilidad de ser alfabetizadas, pero a pesar de haber probado su efectividad y eficiencia, hay muchas cosas que reflexionar sobre el uso del Sistema Braille y su enseñanza.

Se ha hecho muy notoria la adopción de la enseñanza por medio de la audición y memoria, apartando a un segundo plano el uso del Sistema Braille, igualmente, el uso abusivo de sistemas de grabación y de otros recursos tecnológicos, que reconocemos son un gran aporte mas no deben reemplazar el uso de la lectura y escritura por parte de las personas con discapacidad visual.

Los profesionales de la educación especial enfrentamos el gran reto de emprender acciones tendientes a rescatar la enseñanza y uso del Sistema Braille por las personas con discapacidad visual y sus familiares; ya que ningún avance tiflotecnológico podrá suprimirlo o relegarlo.

Luis Braille en el pasado trabajó arduamente para lograr abrir el mundo de las letras a todas personas ciegas, su gran ingenio ha permitido que en el presente muchos adultos ciegos tengan una carrera profesional, pero si el desamor y el desinterés hacia el Braille continúa el panorama profesional puede verse limitado.

En las manos de la nueva generación de educadores especializados está el futuro del Sistema Braille.

DOCENTE