Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Política

Alianza Estratégica pide reconsiderar contrato con Banapiña

Gisela Pérez Polo recordó que hace unos días a uno de los productores se le mató una res, lo que consideran un acto criminal, además de inhumano

Alianza Estratégica pide reconsiderar contrato con Banapiña
Alianza Estratégica rechaza el contrato-ley.

Un grupo de asesores de la Alianza Estratégica Nacional solicitó reconsiderar el contrato firmado entre el Estado panameño y la empresa Banpiña, filial de la transnacional Del Monte, que permite la explotación de una concesión bananera en la provincia de Chiriquí.

Arnoldo Videla y Gisela Pérez Polo, en representación de la Alianza Estratégica Nacional, expresaron a La Estrella de Panamá su desacuerdo con la manera violenta en que se está sacando a los productores establecidos en el área y lo más grave es que las cláusulas del contrato así lo permiten, lo que consideran injusto, violatorio de las leyes nacionales, del Código Agrario y los principios constitucionales.

Informaron que nada más la semana pasada se sacó de manera violenta al productor Marvin Wilcox, cuyos sembradíos, por órdenes de un juez de paz, fueron derribados y la vivienda en la que se alojaban los trabajadores fue destruida.

‘Hay que revisar un contrato-ley que afecta a los productores agropecuarios panameños',

GISELA PÉREZ POLO

ALIANZA ESTRATÉGICA

Pérez Polo destacó que no se justifica cómo un juez de paz, cuya función legal es llamar al orden y establecer acuerdos vecinales de manera pacífica, sobrepasa sus facultades y ordena que por medio de la violencia se desaloje a un productor.

Mientras tanto, Videla cuestionó el contrato-ley en sí, pues piensa que incluye varias cláusulas que pasan por encima de las leyes nacionales y la misma Constitución Política de la República, por lo que el contrato debería ser revisado.

Pérez Polo recordó que hace unos días a uno de los productores se le mató una res, lo que consideran un acto criminal, además de inhumano.

Alegan a que a pesar de lo que diga el contrato-ley, estos pequeños productores —que eran 800 y que por las presiones del Estado han disminuido hasta quedar en solo 200— tienen derechos posesorios sobre estas tierras, por lo que no se les puede considerar invasores, tal como los cataloga el gobierno.

La empresa Banapiña, beneficiaria de una concesión a veinte años otorgada por el Gobierno Nacional, a través de un contrato-ley inició desde el pasado mes de junio la producción de banano en las primeras 650 hectáreas.

En ese momento, se sembraron unos 1,800 plantones de banano, los que se espera estén en producción el próximo año para ser enviados a diversos mercados en el exterior en febrero de 2019.