Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Política

Sugieren nueva mayoría legislativa para aprobar agenda de país tras pandemia de COVID-19

Para el politólogo Richard Morales, los pactos de recámara con la Asamblea no deben definir lo que se va aprueba o no, sino un debate con la sociedad

Cortizo
A pesar de que su alianza PRD-MOLIRENA es mayoría en la Asamblea, al presidente Laurentino Cortizo no le ha sido fácil lograr la aprobación de leyes impulsadas por el Ejecutivo.Archivo| La Estrella de Panamá

La crisis generada por la pandemia de COVID-19 en el país, obligará al presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen a plantearse diferentes estrategias para que la Asamblea Nacional, en la que ha tenido muchos críticos, hasta de su propio partido, puede aprobar algunos temas polémicos como una futura reforma a ley de la Caja de Seguro Social para evitar la caída del fondo de pensiones o posibles cambios al Código de Trabajo, para generar más empleos después de la actual crisis económica y sanitaria.           

Una opción que tendrá que sopesar el presidente Cortizo, según el analista político Edwin Cabrera, es la posibilidad de configurar una nueva mayoría legislativa para temas específicos, tomando en cuenta a diputados de otras bancadas.

Para Cabrera, ante los escollos que sufrió el Ejecutivo en la pasada legislatura en algunos temas, una opción para Cortizo sería establecer la comunicación con los diputados de los diferentes partidos, incluyendo del propio PRD para llegar a un acuerdo sobre la base de una agenda muy puntual, “que no signifique apoyo en contratos ni planta ni de nada”.

“El PRD por completo no va a estar de acuerdo con algunos temas, pero de necesitar el Ejecutivo conseguir los votos en otras bancadas políticamente es posible, si es una agenda lo suficientemente realizable”, precisó Cabrera.

Sostuvo que en el periodo recién pasado fue que un grupo de diputados del PRD se envalentonó y entienden que ellos pueden determinar una especie de co-gobierno desde la Asamblea.

Consideró que el gran problema, es que el 1 de julio próximo cuando inicie el segundo periodo ordinario de sesiones en la Asamblea, el país no va a estar en condiciones normales debido a la situación sanitaria, social y económica que vive el país en este momento.   

“Yo no tengo ninguna duda de que tanto Cortizo, la empresa privada, así como los trabajadores tendrán que buscar un acuerdo sobre una serie de leyes para promover la inversión de capital nacional y extranjero y y crear las condiciones para fomentar nuevos empleos”, precisó.

No obstante, indicó que con la Asamblea así como está "de que todo lo que llega el Ejecutivo es malo, donde en todo hay que gritar y en todo hay que pelear, no veo como pudieran pasar esa agenda específica".

En estos momentos hay sectores que comienzan a referirse a la necesidad de que se realicen reformas a la Ley de la Caja de Seguro Social (CSS), para salvar el programa de Invalidez, Vejez y Muerte; al igual de cambios al Código de Trabajo, para promover mayores empleos después de la pandemia de COVID-19.

“La crisis del IVM está planteada, y la pandemia la ha acelerado y hay que asumir la decisión. Es el momento indicado para ello, o se toma una decisión o se hunden las pensiones de los jubilados”, advirtió Cabrera.

Indicó que para que ese tipo de agenda sea respaldada, el gobierno necesita primero producir un consenso sobre ese y otros temas, dando a conocer su agenda y sus propuestas.

Para el politólogo Richard Morales, la fragmentación de la bancada del PRD responde a lealtades dispares de diputados a clanes económicos distintos.

En tal sentido, indicó,  que la unificación de la bancada depende entonces, no de una negociación con los diputados, sino con los sectores a los que responden, que significa una negociación sobre la repartición de los recursos del Estado.

“Optar por hacer alianzas con otras bancadas es una posibilidad, pero pudiera lesionar aún más la relación entre el presidente y su partido, que se encuentra tensada por esas pugnas entre sectores del poder económico”, precisó Morales.

Agregó que lo recomendable es abrir la discusión hacia el país, sobre todo con los sectores históricamente excluidos, para plantearnos un plan de transición.

Para Morales, esto implica abrir los canales de participación, para que no sean los pactos de recámara con la Asamblea los que definan lo que va o no, sino un debate con la sociedad. “La unidad no se impone desde arriba, se construye desde abajo con la inclusión”.

Consideró que tras esta pandemia se tendrían que tratar temas como el proceso constituyente, reformas a la CSS, expandir el mercado interno con la recuperación de la capacidad productiva industrial y agropecuaria, lograr soberanía alimentaria y reducir la dependencia del país en servicios.

"Es el reto de una transición económica, a un modelo más productivo y diversificado, equitativo y sostenible", precisó.