26 de Sep de 2022

Política

Presidente del Legislativo confía en la autonomía e independencia del TE para escrutar los temas electorales

Adames hizo alusión al proceso de expulsión que afrontan 15 diputados de Cambio Democrático   

adames CD
Adames sostuvo que no duda que el tema relativo al proceso de expulsión de diputados de CD, sea adecuadamente debatido, bajo el principio del debido procesoCedida

El presidente de la Asamblea Nacional, Crispiano Adames, expresó su plena confianza en la autonomía e independencia del Tribunal Electoral (TE) para escrutar de manera privativa temas electorales.

La afirmación de Adames surge ante el proceso en el cual 15 diputados fueron expulsados del partido Cambio Democrático (CD), por su decisión de votar por él en la escogencia del presidente de la Asamblea Nacional, realizado el pasado 1 de julio del año 2021.

Este proceso de expulsión fue impugnado por los 15 diputados ante el TE, impugnación que fue admitida por el magistrado sustanciador y presidente del TE, Heriberto Araúz.

Adames dijo que el TE se ha ganado el respeto de la ciudadanía por sus fuertes valores democráticos, por lo que no duda que el tema sea adecuadamente debatido, bajo el principio del debido proceso.

Dijo confiar en que esa institución hará su trabajo, tal como lo demostró en las pasadas discusiones de las reformas electorales, donde tuvo una posición de entereza y de comprensión, accionar que permitió el debate sosegado y racional.

Sostuvo que los tres Órganos del Estado tienen hoy día una armoniosa colaboración y no pretenden inmiscuirse en sus labores independientes, ni en la de cualquier otra institución.

Reiteró además a la ciudadanía su deber constitucional de salvaguardar la democracia e integridad del mandato expresado a través del sufragio electoral y el consecuente otorgamiento de credenciales.

A través de un comunicado la Asamblea Nacional mostró su preocupación por la situación que pueda surgir si se llega a vulnerar lo dispuesto en el artículo 154 de la Constitución Política, que establece que sus miembros no son legalmente responsables por las opiniones y los votos que emitan de su cargo.