Temas Especiales

18 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Importancia del libro

En Panamá, el hábito a la lectura es algo que se pierde, debido a los medios de comunicación —radio, prensa y TV— y el cine, que con su ...

En Panamá, el hábito a la lectura es algo que se pierde, debido a los medios de comunicación —radio, prensa y TV— y el cine, que con su gran contenido de violencia provocan un exceso de violencia, que más tarde se traduce en delitos. La conducta de las personas cambian por los factores que los motivan diariamente y estos medios inducen a dicho cambio.

En la lectura de un libro la imaginación desempeña un gran papel, con ella se produce en las personas una ola de ideas y mensajes positivos. Para aprender a leer hay que leer mucho. Por fortuna, hay mucho que leer. El mundo editorial en español es especialmente rico, no sólo en número de nuevos libros al año, sino en calidad de sus contenidos, e incluso en aspectos materiales de composición o de fabricación. Un paseo por nuestras librerías es toda una invitación a la lectura. Sin esta oferta, constantemente presente en las librerías, y remansada en las bibliotecas públicas y de las instituciones, no habrá tantas ocasiones y acicates para lanzarse a la lectura.

Crear el hábito de la lectura, más que obsequiar un libro, es leérselo a la persona a quien se le da, comentarlo y analizarlo, para así crear interés por leerlo. Así, el libro desempeñará un papel enriquecedor. Podría pensarse que la actual proliferación de equipos informáticos con acceso a la red (en escuelas y muchos hogares) puede bastar para suministrar motivos de práctica lectora, y materiales para ejercerla. No es así: la lectura por medio de la red está, por lo general, al servicio de la búsqueda de datos, de asimilación de informaciones breves.

Nadie lee una novela extensa, un ensayo largo en pantalla. Y la lectura detenida y extensa es la que más forma los hábitos lectores, los automatismos y las capacidades de una extracción eficiente de información. Por no hablar de la articulación interior y de la capacidad del diálogo con los otros. Para educar en la lectura siguen siendo necesarios los libros, porque los libros son las mejores máquinas para leer.