Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Dios me poda poco a poco

VOLVIÓ A OCURRIR. Aquello que tanto temía se hizo presente en mi vida. Dejó una herida profunda, abierta, que no deja de dolerme allá,...

VOLVIÓ A OCURRIR. Aquello que tanto temía se hizo presente en mi vida. Dejó una herida profunda, abierta, que no deja de dolerme allá, muy dentro de mi alma.

Tuve que afrontar la dificultad, tuve que buscar fuerzas para salir adelante. En mi corazón busqué aferrarme a una rama de esperanza.

Sí: lo que menos deseaba ha llegado. Pero al menos puedo refugiarme en un consuelo, en una trinchera nueva. Tengo pequeñas alegrías que me suavizan en la hora de la prueba. Queda una rama de esperanza.

De repente, como si una mano misteriosa guiase mi vida, la pequeña rama de esperanza se rompe. Ha llegado la hora de una poda profunda. Alguien me invita a no tener agarraderas, a no buscar seguridades en lo contingente y pasajero.

Son momentos dolorosos. Pero también son momentos que me invitan a confiar plenamente en el Amor del Dios bueno.

Si no cae una hoja de árbol sin el permiso divino, si no revienta el neumático sin que Dios lo sepa, si acabo el mes con números rojos y sin que llegue ese mil veces prometido aumento de sueldo... es porque así lo permite mi Padre de los cielos.

Es difícil dejarse podar, poco a poco. Es costoso dejar puertos que creíamos seguros.

Es, incluso, heroico, ver cómo avanza una enfermedad que nos aparta de tantas actividades que llenaban nuestro corazón de alegrías bellas.

Pero en la óptica del amor, con la mirada puesta en Dios, puedo agachar la cabeza.

Con confianza, con una “gran esperanza” (esa de la que nos habla Benedicto XVI en la encíclica “Spe salvi”), puedo vivir con la sencillez de Isaac que se deja poner encima del altar del sacrificio...

Llegará, lo sabemos, el día de la Pascua. Mientras, sigo en camino, seguro de que todo es para mi bien, aunque ahora no comprenda y, muchas veces, tenga que llorar, como Cristo, entre los olivos podados de un huerto milenario...