Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Por una reforma tributaria coherente

Es justo que quienes más ganan paguen más impuestos. Es correcto acabar con el “Club de los Exonerados” que históricamente ha afectado e...

Es justo que quienes más ganan paguen más impuestos. Es correcto acabar con el “Club de los Exonerados” que históricamente ha afectado el desarrollo de Panamá, permitiendo que una oligarquía privilegiada evada sus responsabilidades fiscales, mientras que el grueso de las cargas impositivas es sostenida por los asalariados y las clases medias, mediante el Impuesto sobre la Renta y el ITBM.

Pero el gobierno de Martinelli, compuesto por altos empresarios, no enseña con el ejemplo, porque diciendo que va a acabar con esa injusticia impositiva, toma medidas para favorecerse a sí mismo mediante la reducción de aranceles de importación a ciertos productos que ofrece en su cadena de Supermercados “ 99 ”. Baja de aranceles que ha permitido a la Nestlé importar y poner al borde de la quiebra a los ganaderos y productores de las provincias centrales. Por otro lado, el ministro de Economía, Alberto Vallarino, demagógicamente reconoce que los ricos “ pagamos pocos impuestos ”, pero nos preguntamos: ¿Por qué Vallarino no predica con el ejemplo y devuelve al Erario los $400 millones que le exoneró el gobierno de Martín Torrijos de la venta de Banistmo al HSBC?

Estamos de acuerdo en obligar a aquellos empresarios irresponsables que evaden sus responsabilidades tributarias, así como revisar y derogar toda ley, decreto o concesión lesiva al Estado. Pero nos preguntamos: ¿Por qué Martinelli no cumple su promesa electoral y nacionaliza los corredores Norte y Sur, las empresas de producción y distribución eléctrica y los servicios de telefonía? Eso sí permitiría controlar los precios a la vez que aumentar los ingresos del Estado.

Los comerciantes afincados en la Zona Libre, teniendo el negocio de mayores ingresos en el país, no hacen aportes significativos al presupuesto nacional ni comparten con el empobrecido pueblo colonense sus ganancias. Lo correcto sería que el aumento en alquileres y tributos se invirtiera directamente en Colón, aquejada por el alto desempleo y la pobreza. Pero eso no está en la reforma tributaria de Martinelli.

Si el objetivo del gobierno de Martinelli es acabar con todo gasto innecesario para aumentar los ingresos estatales, preguntamos: ¿Por qué no detiene la ampliación del Canal, que va a desviar al menos $5,000 millones de los ingresos canaleros hacia una obra cuya necesidad no está plenamente justificada, ni su viabilidad financiera está garantizada?

El Partido Alternativa Popular y Juan Jované, hemos señalado que una solución, con real impacto en la mejora de la calidad de vida del pueblo, estaría en un cambio radical del enfoque económico hacia el fortalecimiento del mercado interno, el aumento del poder adquisitivo de los consumidores, mediante un alza general de salarios y una congelación de la canasta básica, un fomento masivo de empleos y políticas proteccionistas de la industria y la agricultura nacional. Pero no apreciamos ningún cambio significativo del gobierno de Martinelli en este sentido.

*Sociólogo.olmedobeluche@hotmail.com