Temas Especiales

13 de May de 2021

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Respuesta feminizada a los antimisiles

Cuando a finales de la década del 80 la Administración republicana de Ronald Reagan decidió no pagar más sus cuotas a la Organización de...

Cuando a finales de la década del 80 la Administración republicana de Ronald Reagan decidió no pagar más sus cuotas a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés), recortaba así la cuarta parte del presupuesto al Programa Ordinario de la Organización. En la zancada mortal que se le daba a la Agencia de la Place de Fontenoy en París, también salieron dos Estados miembros más. Panamá estuvo a punto de retirarse según supimos, tal y como lo está pregonando hoy día con respecto al Parlacen.

Comenzó entonces el largo calvario de “ reformas ” exigidas por la General Account Office (GAO), para levantar las condiciones del famoso “ retorno ” a la Organización de el gobierno norteamericano, algo que duró más de diez años?

¿Qué se le reprochaba a Amadou Mahtar M’ Bow, el DG (Director General) africano al frente de la UNESCO en aquellos aciagos momentos? Pasó en silencio los reproches a su política pro apartheid y pro Palestina? además de haber cobijado la salida de África del Sur, acusado el Estado en cuestión de racismo ? (apartherid=sionismo=racismo, fue el argumento que se esgrimió). Ni más, ni menos que haber convertido a la UNESCO en un nido de intelectuales tercermundistas, incompetentes y privilegiados. Este fue el argumento de fondo, el cual nunca se exprimió abiertamente, pero que se confirmó con las largas listas de funcionarios que tenían que ser desplazados (léase, alejados de París) hacia sus regiones de origen: los latinoamericanos para América Latina, los asiáticos para Asia y, por supuesto, los africanos para África? Como presidenta de una de las Asociaciones del Personal de la UNESCO me opuse abiertamente a esta política de “ descentralización ” que acarreaba por demás la banalización de la función pública internacional. Yo misma terminé mi carrera en Madagascar? resistiéndome a mi relatinoamericanización.

Algunos Estados Miembros se convirtieron dentro del Consejo Ejecutivo de la UNESCO en mandaderos de los designios del gobierno americano, para que se cumplieran sus condiciones de retorno. Dos de ellos promovieron las “ reformas ” a las reglas del juego interno, de modo a exigir que los Delegados permanentes y representantes ante la Organización fueran “representantes” de los gobiernos y, sobre todo, en modo alguno intelectuales, científicos, educadores reconocidos a título personal y por méritos propios? Quiero recordar aquí que la UNESCO es (o fue) la única agencia de las Naciones Unidas encargada, por mandato de ésta, de la cooperación intelectual. Entonces, podrán comprender ahora este cambio brutal que se le exigía a la Organización? En el fondo se le pedía que se convirtiera en una Agencia cualquiera del Sistema de las Naciones Unidas? una oportunidad de hacer negocios, como cualquier otra?

Federico Mayor Zaragoza, será el último Director General de la UNESCO elegido de acuerdo al antiguo mandato. A partir de Mayor comienza la debacle de llevar al frente de la Organización a embajadores, generalmente de los países Estados Miembros ante el gobierno francés y por extensión ante la UNESCO. Se puso de moda suprimir las Delegaciones permanentes con embajadores separados, entre otras cosas, para ahorrar plata. Panamá también sucumbió a esta moda.

Este 22 de septiembre Bulgaria y su embajadora, tanto ante Francia como ante la UNESCO, le ha ganado la batalla a la Liga de Estados Árabes, a la Unidad de Estados Africanos y, sobre todo, a dos latinoamericanas, ambas “ fichas políticas ”, una por la Unión Europea y Colombia , Benita Ferrero-Waldner, y la segunda ecuatoriana, Ivonne Juez de A. Baki.

¿Irina Gueorguieva BOKOVA será acaso la respuesta europea (recordemos que Bulgaria es hoy plenamente Europa, tanto como Lituania, Francia o Inglaterra) al intento de plantar antimisiles norteamericanos en el corazón de la Unión? ¿El antiguo “ bloque socialista ”, del que formaba parte Bulgaria y otros “ encortinados ”, promoverá los cambios que se hagan necesarios para volver a hacer de la UNESCO una agencia de cooperación intelectual a nivel internacional? Ella ha hablado de un “ nuevo humanismo ”, “ no filosófico “, sino “ solidario ”? ¿pero de qué?, ¿para quiénes?, ¿las personas mayores estarán incluidas?

*Ex funcionaria de la UNESCO.cedilia@pa.inter.net