Temas Especiales

05 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Crónica de una dictadura (III)

El 11 de octubre de 1984 Nicolás Ardito Barletta toma posesión como presidente de la República. El 19 de noviembre de 1984 se crea el mo...

El 11 de octubre de 1984 Nicolás Ardito Barletta toma posesión como presidente de la República. El 19 de noviembre de 1984 se crea el movimiento de oposición Coordinadora Civilista Nacional (COCINA). Para esta época Panamá era considerado un punto central del narcotráfico internacional y se señalaban figuras militares y políticas panameñas. En julio de 1984 se descubre un laboratorio para procesar cocaína en Darién, con la complicidad directa del teniente coronel y secretario ejecutivo del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa (FF.DD), Julián Melo B. La prensa internacional publica que en Panamá se reunían importantes figuras del narcotráfico y que este país servía de refugio para criminales relacionados con las drogas. El diario La Prensa de Panamá, principalmente a través de la columna En pocas palabras , fustiga diariamente con estas evidencias a las fuerzas militares y políticas del país.

El 21 de agosto de 1985 el dirigente de COCINA, Dr. Mauro Zúñiga, es secuestrado en Santiago de Veraguas por elementos del G—2, fue liberado a las pocas horas, después de ser golpeado y recibir los secuestradores órdenes radiadas de liberarlo. El 14 de septiembre de 1985 aparece decapitado el cadáver de Hugo Spadafora. Este brutal asesinato lleva a generalizados movimientos exigiendo Justicia.

Roberto Díaz Herrera junto con el general Manuel A. Noriega obligan a Barletta a renunciar en septiembre de 1985, al proponer el presidente una Comisión Independiente que investigue ese crimen. Le sucede Eric Delvalle, quien desde el principio mostró una incondicional sumisión a las FF.DD. Los medios oficialistas denuncian como “ movimientos sediciosos y subversivos ” y “ traidores ” a cualquier disidente de la mentira institucional.

En 1986 se hace pública la investigación en EE.UU sobre acusaciones contra la FF.DD respecto al tráfico de drogas, de armas, blanqueo de dinero y violación de los derechos humanos. El 6 de junio de 1987 el recién jubilado coronel Díaz Herrera, resentido por su retiro forzado, dio declaraciones públicas confirmando las acusaciones de fraude en las elecciones de 1984, el negociado de inmigrantes ilegales, la participación de miembros de las FF.DD en el narcotráfico y en el asesinato de Spadafora, entre otros señalamientos. En una noche de junio diversas organizaciones cívicas, profesionales, empresariales crean la Cruzada Civilista. El 10 de julio de 1987 ocurre el famoso Viernes Negro, con la represión más brutal que señalen los anales de nuestra historia.

El 5 de febrero de 1988 se inicia, en Tampa y Miami, el encauzamiento por narcotráfico contra Noriega. El 15 de febrero de 1988, sin ninguna organización y apoyo, Delvalle destituye a Noriega, pero quien se queda sin trabajo fue el presidente, al ser destituido por el general. Se designa como ministro encargado de la Presidencia al ministro de Educación, Manuel Solís Palma. La economía panameña funcionaba al 40% de su nivel normal de producción y la Comisión Bancaria Nacional había ordenado el cese de todas las operaciones de los bancos de licencia general.

El 16 de marzo de 1988 el coronel Leonidas Macías lleva a cabo un frustrado golpe contra Noriega con apoyo de otros oficiales. El Consejo de Gabinete declaró el Estado de Urgencia en todo el país. Se organizan los Batallones de la Dignidad. En agosto de 1988 muere Arnulfo Arias y su entierro supuso una silenciosa y gigantesca manifestación de repudio contra el régimen existente.

Se organizan elecciones generales para el 7 de mayo de 1989, siendo el candidato presidencial del grupo oficialista COLINA el perredista Carlos Duque; y por la oposición ADOC, el arnulfista Guillermo Endara. El triunfo abrumador de la ADOC impidió el fraude, por lo que el oficialismo declara nulas las elecciones, con la subsiguiente frustración de la población. El 10 de mayo de 1989, en el Parque de San Ana, los Batallones de la Dignidad, con la anuencia de las fuerzas civiles oficialistas y militares, atacan una caravana de los candidatos de la ADOC que exigían se reconociera su triunfo. El saldo fue de varios muertos y heridos; las imágenes televisivas de tan triste y bochornoso evento recorrieron el mundo.

El 31 de agosto de 1989 se crea un Gobierno Provisional presidido por Francisco Rodríguez, quien toma posesión como presidente el 1 de septiembre. Se organiza el Comité de Defensa de la Patria y la Dignidad (CODEPADI).

El 3 de octubre de 1989 ocurre otro intento de derrocar a Noriega, comandado esta vez por el mayor Moisés Giroldi. El movimiento fue sofocado y, el 4 de octubre, Giroldi y otros militares, que habían intervenido en la intentona, fueron asesinados en la llamada Masacre de Albrook. En octubre de 1989 se aprueba un grupo de decretos leyes, conocidos como las Leyes de Guerra. El 15 de diciembre de 1989 la resucitada Asamblea Nacional de Corregimientos declaró el país en Estado de Guerra. El 20 de diciembre de 1989 ocurre la invasión de EE.UU a Panamá con su saldo de muertos, heridos y desaparecidos nunca determinados, pero definitivamente con el cobarde abandono a su suerte de las tropas por parte de la mayoría de la oficialidad y de su general. Después de refugiarse en la Nunciatura, el acusado de narcotráfico, Manuel Antonio Noriega, se entrega al ejército invasor y a la DEA.

Nunca jamás nuestra sociedad debe dividirse por tanta intolerancia y odio. Solo el respeto y cumplimiento de las leyes evitará que se repita esta historia. La ilegalidad y corrupción enraizadas en nuestra sociedad son las principales causas de injusticias pasadas y actuales.

La historia nos enseña que no debemos olvidar las lecciones pasadas, porque si no repetiremos los mismos errores. Por ello debemos siempre perdonar, pero no olvidar. Nadie debe estar por encima de la Constitución y leyes. Nadie, ningún grupo político, debe jamás acumular demasiado poder por demasiado tiempo. El poder corrompe. El poder absoluto, corrompe absolutamente.

*Médico.aleman@cmpaitilla.net

Fuente : Estudios Sobre el Panamá Republicano

Patricia Pizzurno Gelós

Celestino Andrés Araúz