19 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

‘Dios, unión y libertad’

Kevin Harrington-Shelton*. Cabe aplaudir al señor Martinelli el haber invitado a nuestro país al presidente de Honduras, don Porfirio Lobo.

Kevin Harrington-Shelton*

Cabe aplaudir al señor Martinelli el haber invitado a nuestro país al presidente de Honduras, don Porfirio Lobo.

Ojalá le hubiera pedido que le trajera algún libro del pensador hondureño, Dr. Ramón Rosa. En la tradición del prócer José Cecilio del Valle de irradiar pensamientos cuerdos desde el centro de América, decía Rosa (en 1882): “Por fortuna, estamos en una época de rectificaciones: Se gobierna no con intrigas; sino con ideas. Se administra no con caprichos y pasiones; sino con conocimientos prácticos. El gobierno es una ciencia - la administración es un experiencia científica.” Para retener la legitimidad de su gobierno, bien haría el señor Martinelli en rectificar y comenzar a gobernar cara al sol, evitando los golpes de efecto que mantienen a la ciudadanía en un tranque permanente entre ideas y emociones. Que reglamente la Ley de Transparencia, para que nuestro debate democrático sea informado (y para que la ciudadanía le ayude a mantener en jaque esa corrupción de hormiga que parece infectar a sus funcionarios al tomar posesión). Que utilice su excesivo presupuesto propagandístico para convencernos de sus proyectos, y no para presentarnos con hechos-cumplidos. Con esas sencillas 3 ideas podrá superar el Principio de Peter y pasar de ser otro político-tradicional más, a potencial estadista.

*Administrador judicial de PYCSA descriptoriummeum@gmail.com

***