20 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

P.R.D.: Elefante Herido

Hace poco, exactamente el 14 de abril al lado de mi esposa Maria D. Camargo, cumplimos 38 años de casados. Bastante, comparado con lo po...

Hace poco, exactamente el 14 de abril al lado de mi esposa Maria D. Camargo, cumplimos 38 años de casados. Bastante, comparado con lo poco estable de los matrmonios en esta época que vivimos una sociedad convulsa y compleja donde las cifras de rupturas y divorcios demuestran que el materialismo, se ha impuesto a los principios cristianos y cultivo de valores. No pretendo presentarme como modelo o ejemplo, por el contrario resulta difícil subsistir este escabroso camino en pareja con sus altibajos, de peleas y reconciliaciones. Ha sido el predominio de la tolerancia, comprensión, sumisión conyugal y el ensayo de un franco dialogo familiar donde mutuamente hemos aceptado errores y pedido perdón, lo que ha permitido tal prueba.

Tomando como premisa esta interioridad, es que presumo nuestro Partido no ha podido superar la crisis que actualmente enfrenta, ya que no ha existido voluntad para la discusión, análisis y atribución de responsabilidades con relación a la derrota electoral del 2009, ni tampoco que altos funcionarios salientes aludidos, enfrenten y esclarezcan las constantes denuncias de esta administración, por supuestos hechos de corrupción y negligencias en su ejercicio. Esta injustificable actitud es la que por un lado evita el cristalizar la unidad, y fracasa en términos amplios de sanear las heridas con honestidad. Por el otro es imprescindible deslindar o salvaguardar responsables individuales, de manera que la suspiscacia y natural morbo de nuestro pueblo, sepa ubicar y exonerar a nuestro colectivo, de tal forma que restablezca y restituya la confianza y preferencia para el torneo electoral del 2014. Esta es una posibilidad que podemos lograr si ponemos el dedo en la llaga, y asumimos con valor e hidalguía el rol.

Pero no solamente se trata de resolver el asunto interno, es necesario retomar el método y practica de la filosofía y acción Torrijista. Si no aceptamos que nos divorciamos de ella, donde muchos de nuestros principales dirigentes más que pensar en la proyección y beneficio nacional, dedicaban más tiempo a su prosperidad personal. La comunicación y trabajo en el campo la convertimos en actos formales y protocolares, que en nada capitalizaban el sentimiento y principio de hermandad y solidaridad en contradicción con el legado de Omar, que por su carácter noble y humilde, era retribuido afectuosamente con lo que el mismo calificaba, "Quien da cariño, recibe cariño". En este orden de ideas, el Partido debe realizar de la manera más expedita, un nuevo Congreso Ordinario que renueve y revitalice toda la estructura política a nivel nacional, donde surgan nuevos y firmes liderazgos naturales y por supuesto exista la voluntad y desprendimiento que permita esta coyuntural y necesaria oxigenación.

En cuanto a la disidencia de copartidaios o actitudes incongruentes con estatutos, reglamentos y nuestras posiciones políticas, concientes de la concentración de poder del ejecutivo y su desacertada posición, por ahora olvidemos la revocatoria y procedamos con la simple pero mortal expulsión. En este mismo sentido es importante que el Partido no envíe señales de oponerse por oponerse a proyectos del gobierno, es necesario que establezaca un mecanismo de divulgación a la sociedad especificando sus objeciones y aportando propuestas y recomendaciones que mejoren o viabi licen las leyes o proyectos de estado. No se si estaré equivocado en mi argumento pero de algo estoy seguro, por muy aplaudidos y bienvenidos que sean las obras y proyectos, por mas caramelos que este gobierno reparta para endulzar a la gente, mas temprano que tarde nuestro pueblo sentirá un amargo sabor y entenderá que le dieron 5 y le sacaron 6, porque las dimensiones negativas del 7%, ya comienzan a surtir efecto menguando nuestros escuálidos recursos y las leyes introducidas más que corregir, violentan y cercenan derechos de libertades individuales y colectivas.

*El autor es Director Nacional P.R.D.rafaelpitti@gmail.com

***