Temas Especiales

26 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Columnistas

Caballos de troya

Hace poco el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en entrevista concedida a CNN explicaba el panorama político de ese país. Expresó que...

Hace poco el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en entrevista concedida a CNN explicaba el panorama político de ese país. Expresó que la revolución aún conserva más del 60% del apoyo del pueblo y que, por otro lado, la llamada oposición eran puros pedacitos sin forma, en un lado y otro, partidos como en 60 pedazos. La oposición en nuestro país en este momento luce algo parecida.

Me remonto a 1989. La consigna del odiado noriegato, plata para los amigos, palo para los indecisos y plomo para el enemigo pasa a ser historia, a partir del 20 de diciembre de 1989, con la caída del régimen militar. A partir de allí inicia la era democrática, la segunda república.

Las fuerzas civilistas que llevaron al triunfo electoral y vapulearon al PRD asumen un plano poco importante en relación al esfuerzo realizado, mientras los partidos políticos de oposición a una dictadura cruel y sangrienta asumen el gobierno, como corresponde al triunfo electoral antes escatimado.

El PRD creado por el general Omar Torrijos Herrera y terminado de criar por Noriega, hecho a la medida de los militares, sin cambiar el envase pero sí su presentación, se subsume a la participación democrática.

Al quinto periodo en democracia, otra vez el PRD queda desorientado de los caminos de la democracia, al perder aparatosamente las elecciones. La diferencia con el descalabro sufrido con por el PRD en el año 89 es que recalcitrantes elementos suyos han sido asimilados por el partido gobernante. Gobierna una coalición mayoritaria compuesta por el partido Cambio Democrático y el Partido Panameñista.

¿Quiénes son la real oposición al gobierno de Ricardo Martinelli? La respuesta no es sencilla, tienen que ponderarse varios elementos y no hay en este momento una oposición cohesionada y concertada, con un objetivo en común. No obstante, parece que algunos desde adentro, como caballos de Troya, les hacen el favor.

Oposición como debiera ser, no parece que existe. Pero algunos prefieren darles todo servido en bandeja de plata y llevarse el crédito como los que lograron cohesionar a toda la oposición.

Recordemos que el cambio empezó con la decisión histórica de nuestro Partido Panameñista de apoyar a un candidato que no era de su partido, alejándose de cualquier interés partidista y personal y poniendo los intereses del pueblo primero.

Recordemos que la oposición se alimenta y fortalece de los errores de gobierno, en la medida que sepan capitalizar esos errores. Tengamos presente que el descontento popular es adoptivo de oposición, pero es legítimo hijo de gobierno.

En la Alianza para el Cambio, prometimos el mejor gobierno de la historia bajo la premisa ‘vamos a cambiar este país y vamos a servir al pueblo, por ello gobernaremos con los mejores que pongan los intereses del pueblo primero’, no con caballos de Troya.

POLÍTICO Y MIEMBRO DEL PARTIDO PANAMEÑISTA