19 de Ago de 2022

  • Avatar del Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

    Julio César Caicedo Mendieta Portocarrero

Columnistas

Raúl Castro, coma y pida para llevar

Lástima que la comida en Panamá no es ni la sombra de las cocinas de las 14 bases yankees que existieron a lo largo y ancho del Canal

¡No!... no, no se preocupe excompañero Raúl, aquí en mi país nadie le dirá: ‘Comes y te vas’, como la descortesía del mejicano Vicente Fox con su hermano Fidel, ya que Bush no lo quería ver rondando la mesa, destapando ollas ni buscando jugos de moringa en la cumbre extraordinaria de las Américas de Monterrey celebrada en el 2004.

Lástima que la comida en Panamá no es ni la sombra de las cocinas de las 14 bases yankees que existieron a lo largo y ancho del Canal. Allá cocinaban los kunas de tierra, los negros (angloparlantes) no así los tente atrás (hispano parlantes), a los criollos y mestizos no les daban trabajo en las cocinas, porque eran corruptos y se robaban las de pencas de bacalao y las bolas de jamón ‘land of lakes’ y los pavos ‘Butterball’.

Don Raúl, sepa Ud. que es bienvenido y, de manera muy humilde, le recomendamos que, por estos días, evada a Maduro, al cholo Morales, al malcriado de Correa y a la milonga sin sentimiento de la pampa, pues le pueden fregar su objetivo. Tampoco se coma la comida de la cumbre, no tome agua ni embotellada y menos se bañe, mejor dicho en treinta minutos de helicóptero usted llegaría a Coclé en donde el agua se puede tomar directamente de los manantiales y a la fecha a nadie le ha pasado nada raro, no así los que se bañan y toman agua del río Pacora.

¡Ah! Raúl y a Obama llámelo y dígale que no venga, que más bien nos mande a Michelita con su mamá y hermanitas que acá no las vamos a discriminar ni ofender como lo hacen algunos republicanos y ciertos venezolanos resentidos que nos aguantamos por humanidad acá en el pueblo de Torrijos.

Dígale a Maduro que tenemos los papeles higiénicos de la cumbre contados y que cualquier irregularidad saltará a la vista y que más bien le pague a nuestros zancudos hebreos la significativa deuda de la Zona Libre, a ver si así vuelven los baratillos y las ventas de año a los que tenían acostumbrada a la patria y a millones de centroamericanos también consumistas. Y un último favorcito, si usted nota que algún funcionario panameño (dama o caballero) se expresa en los siguientes términos: Haiga, tábanos, íbanos, oigánmen, vayánomos y un etcétera grande de horrores cacofónicos, dispense o ríase que nuestra educación está agonizando en un cuarto de urgencias contaminado de la CSS, junto con cajas de guayacolato ponzoñoso y bacterias extrañas. Corríjalos mi general, que a mí nunca me hacen caso y mi pensioncita pueda que esté en grave peligro de extinción por necio.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.