Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Avatar del Genaro López

Genaro López

Columnistas

¿Dónde quedó la riqueza del país?

Según datos del MEF, de los 3.9 millones de habitantes, casi un millón (25.8 %) es pobre y medio millón (11 %) está en la indigencia

Panamá es un país desigual. Datos del Banco Mundial señalan que el 20 % de la población maneja el 56 % de los ingresos (sector de poder económico alto), mientras el 10 % de los más pobres, reciben apenas el 3.3 % del ingreso del país. En este orden, la Comisión Económica para América Latina coloca a Panamá como uno de los países más desiguales de la región.

Según datos del MEF, de los 3.9 millones de habitantes, casi un millón (25.8 %) es pobre y medio millón (11 %) está en la indigencia o pobreza extrema. El 54 % de la población rural vive en situación de pobreza, y uno de cada cinco, en extrema pobreza. La Pobreza Indígena es de 96 %. Datos que son extremadamente conservadores dada la metodología que se emplea para su medición.

En materia de trabajo la situación no es diferente. Panamá está entre los países más desiguales; ocupa uno de los mayores niveles de desempleo en la región, 6 % (aumento de 0.8 respecto a 2014), según datos de la OIT (Coyuntura Laboral de ALC).

El sector Juventud, es uno de los más desfavorecido en materia laboral. Las personas entre 15 y 29 años (33 % de la población productiva) solo consiguen el 5.3 % de los nuevos empleos. En lo que va del 2015 se han registrado 2.7 % menos contratos de trabajo en el Ministerio de Trabajo respecto al año pasado (6363 menos). Durante los últimos tres años (2012-2015) la economía creció a un ritmo anual de 8.4 %, lapso en el que se crearon 181 585 nuevos empleos y apenas 9948, lo ocuparon los jóvenes.

El otro sector fuertemente afectado por la estructura laboral son las mujeres. Solo el 42 % logra acceder al empleo. El 6.2 % está desocupada y el 39 % en informalidad laboral. El 57 % se ubica en ocupaciones de bajos salarios. En el sector doméstico, donde mayoritariamente se ubican mujeres, el salario mínimo mensual es inferior al costo de la canasta de alimentos, tanto en la región 1 (B/. 225.00) como en la región 2 (B/. 200 balboas).

Esta precariedad laboral se refleja en los niveles de salario de la mayoría de los trabajadores en el país. Así, el 43 % de los ocupados devenga salario mínimo y el 17 % de los asalariados viven en condiciones de pobreza.

A pesar de esta alarmante situación social y pese al crecimiento económico, no se atienden las demandas sociales, el déficit fiscal se enfrenta con recortes al gasto social; sin embargo, aumentan los viáticos de ministros, viceministros, directores de instituciones, diputados, magistrados y directivos de la Policía Nacional, en algunos casos con montos superiores a los 500 balboas mensuales, cifra que es superior al salario de muchos funcionarios. En el MEF se dan aumentos.

A la pregunta ¿dónde quedó la riqueza del país? El crecimiento económico, es decir, la riqueza del país ha quedado en manos de los mismos 115 ultramillonarios que concentran el poder económico y político (más de 17 mil millones de dólares). En la alta burocracia gubernamental, el sueldo de los ministros de Estado es casi 20 veces mayor que el salario mínimo promedio.

Es necesario tener transparencia sobre los ingresos y la riqueza en el país y eso se logra través de datos confiables. Es importante que se conozca no solo la concentración del ingreso, sino la concentración de la riqueza.

Tal como lo planteó el Frente Amplio por la Democracia (FAD), en su propuesta de Gobierno, es necesario que en lo económico se trabaje hacia una economía que garantice una vida digna y decorosa para todos los panameños, ello solo es posible en un Gobierno que se plantee la defensa irrestricta de todos los Derechos Humanos. Por ello, el FAD reinició su proceso de inscripción como partido político, porque vale la pena volver a empezar, tal como dijera Pepe Mojica.

*SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.