La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Ambrosio Ramos

Columnistas

¿Qué sabemos del agua?

Escribo este artículo después de escuchar muchos comentarios inexactos sobre el uso del agua en Panamá

Escribo este artículo después de escuchar muchos comentarios inexactos sobre el uso del agua en Panamá. Me parece una obligación como profesional y docente tratar de ilustrar. Este ensayo resume reportes elaborados por la ONU (FAO, Unesco), Banco Mundial, BID, Etesa, ANAM y otros. Ahora mi meta es ilustrar al público, de la forma más sencilla, sobre el uso del agua.

¿No hay agua en Panamá? Según datos del Banco Mundial para 2014, Panamá está de quinto en la lista mundial de países con mayor precipitación pluvial del mundo y de segundo en América, Dios nos ha colocado en una posición privilegiada. (Fuente: Banco Mundial www.bancomundial.org).

Si nosotros no tenemos agua entonces, ¿quién la tiene? Hay países con grandes cantidades de petróleo, gas, carbón, nosotros sin embargo tenemos grandes cantidades de agua.

¿De cuánta agua disponemos los panameños? Escuchamos a diario las quejas por falta agua para uso humano, para uso de la ganadería y agricultura, etc. Revisemos los registros históricos de la ONU y otras agencias no gubernamentales: cada panameño dispone de aproximadamente 38 428 m3 de agua por año que, en nuestro caso, proviene de la lluvia. ¿Usted cuánto cree que usa? Revise su cuenta del Idaan y verá que al año consumió más o menos 300 m3.

Según la FAO desde 2001 a 2014 la cantidad total de agua disponible anualmente en el país ha variado entre 200 000 y 134 000 millones de metros cúbicos (mmc o mm3), dependiendo de las lluvias. Para este análisis consideramos el promedio de los últimos años que es de 150 000 mmc. Sumando a todos los usuarios, concluimos que en Panamá usamos menos del 19 % del agua disponible, este porcentaje incluye: el agua de uso humano, el agua para pasar los barcos y el agua para generación eléctrica, el resto del agua disponible (83.8 %) no la tocamos. Apenas en agua potable usamos el 0.2 % del agua disponible en ríos y lagos del país.

Entonces, ¿dónde está toda esa agua? Lo que no usamos, más lo que se usa y regresa al río, todo va a dar al mar irremediablemente, en términos de horas, días, semanas y meses, dependiendo del camino que siga. El tiempo que demora en llegar al océano dependerá de la regulación de embalses.

Los países que no disponen de tanta agua, almacenan el agua de sus ríos en embalses construidos por el hombre. Esto no es nada nuevo. Por eso no me cabe en la cabeza cómo alguien pueda pensar que no usar el agua es proteger el ambiente, al punto de declarar que un país verde es el que no usa el agua y la deja correr toda al mar. Como resultado de una mala planificación pública del recurso hídrico, todos los veranos nos quejamos de: escasez de agua para la ganadería; falta de agua para irrigación; falta de agua para el consumo humano; y, falta de agua para generación eléctrica. Sencillamente, nuestros Gobiernos son los culpables, por la falta de planificación del recurso hídrico y de no adoptar políticas para su mejor aprovechamiento. Ni siquiera nuestra producción hidroeléctrica aprovecha al máximo nuestra capacidad hídrica, como lo hacen Costa Rica y Colombia, p. ej.

Ninguno de los datos aquí presentados es una novedad para nuestros Gobiernos (ANAM, Idaan, MIDA, ASEP, etc.), universidades ni para las ONG (FAO, Unesco, BID, etc.), sin embargo, nadie dice nada, y no se aclara la verdad de la falta de agua en algunos sectores. Las obras de captación y tratamiento del agua para el consumo humano son insuficientes, deficientes y vulnerables, ocasionando el constante desabastecimiento. Pero no es falta de agua .

Hoy día, de manera irresponsable, los llamados a educar a la población en el uso del agua proponen medidas injustificadas para limitar su uso, como si nos hiciera falta. 126 000 mmc no son usados para nada (83.8 % de lo que nos cae del cielo). ¿Sabe usted a cuántos millones de personas podríamos quitarles la sed con lo que no usamos? La mejor forma de conservar el agua es reteniéndola en embalses de uso múltiple y hacer más lento su irremediable viaje al mar. ¿Qué sería de las provincias de Panamá, Colón y Panamá Oeste si no se hubiera creado el embalse del lago Gatún para el Canal? ¿De dónde obtendríamos el agua potable, además de la navegación y la generación eléctrica?

Nuestra propuesta es: educar al público y promover leyes que incentiven el desarrollo de infraestructuras para almacenar y cuidar el agua mediante embalses de uso múltiple para el consumo humano, irrigación, generación eléctrica y, ¿por qué no?, recreación.

TÉCNICO Y DOCENTE.