Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Mario A. Rognoni (Q.E.P.D.)

Columnistas

¿Llegó la primavera?

El mundo recuerda años atrás cuando comenzó lo que fue ‘la primavera democrática ' de varios países en Asia y Europa

¿Llegó la primavera?
¿Llegó la primavera?

El mundo recuerda años atrás cuando comenzó lo que fue ‘la primavera democrática ' de varios países en Asia y Europa. La misma consistió en manifestaciones populares que ningún líder político convocaba y que lograron cambios en Túnez, Egipto y otros países, incluyendo actividades similares en España y hasta en Wall Street .

Siempre me llamó la atención un comportamiento de masas que, en función política, solo habíamos visto en movimientos populares revolucionarios, como en Panamá el cabildazo que tumbó al Concejo Municipal, tras una marcha improvisada que los llevó al Municipio y forzó la salida de los concejales.

Recientemente, analizando lo que está ocurriendo en el PRD, decía yo que no me atrevo a predecir cómo votarían los 400 000 miembros que nunca se manifiestan, yo sé lo que piensan los dirigentes y militantes activos, pero la gran masa, ¿cómo? Ya en el 2009, considero yo, vimos nuestro inicio de la primavera, el electorado prefirió una tercera fuerza, rechazando a los partidos tradicionales. Así, Martinelli logra el 60 % de los votos, al margen de si hizo buen Gobierno o no.

Los partidos, sin embargo, no entendieron el mensaje y no han corregido sus rumbos, cayendo en peleas internas que los tienen, a los dos más grandes, PRD y CD, divididos y débiles para una contienda. Pero, lo interesante hoy es analizar lo que pasó en las elecciones universitarias.

La elección del Dr. Eduardo Flores Castro no es más que la primavera en acción. Justo Medrano era el supuesto heredero, lógico sucesor de Gustavo García de Paredes; sin embargo, esa gran masa votante, sin expresar nada antes del voto, sin mostrar su decisión de cambio, a la hora de votar rechazó el continuismo y votó por un cambio refrescante. Para mí, esas elecciones son un presagio del 2019.

El rechazo a los políticos tradicionales, a los partidos, lo veremos al votar el pueblo en 2019. Lamentablemente los partidos, tanto CD como PRD, no parecen entender la realidad de hoy y continúan haciendo todo para aumentar su rechazo. La última elección presidencial en la Asamblea Nacional fue un clavo más en los ataúdes del PRD y CD, no hay disciplina ni compromiso con el partido, solo ambiciones personales y peor aún, cero compromiso opositor.

Para el 2019, el pueblo votará con más atención y seriedad. Dudo que muchos de los disidentes sean siquiera postulados; en el caso del CD, la dirección podrá vetarlos; en el caso PRD, será una campaña para no elegirlos en las primarias. Pero el daño está hecho, creo que es tarde para salvar la imagen de los partidos y el electorado buscará caras nuevas e independientes.

Es triste ver el cuadro de errores de los políticos de hoy, matando opciones de sus propios partidos. Hay, sin embargo, otro problema. Los actuales diputados, que son la cara visible de los partidos, se creen líderes naturales y que no requieren de partido para reelegirse. Todo parece una carrera de desprestigio.

El 2019 será una elección que será estudiada posteriormente, local e internacionalmente. Los partidos están frente a una muerte anunciada y sin, al parecer, tener líderes que entienden su problema. Viven el día a día y siguiendo la historia política sin analizar los cambios que se han dado en el electorado. Figuras independientes, como Rubén Blades, podrían darle una candidatura por encima de los que los partidos puedan producir. El PRD tiene tres figuras que sobresalen: Ernesto Pérez Balladares, quizá el mejor estadista del país; Martín Torrijos y Nito Cortizo. Pero ¿la gran masa PRD los ve como el cambio necesario o buscará una cara nueva?

Insisto en que la elección universitaria fue para abrirnos los ojos. La ‘mayoría silenciosa ' habló en la Universidad, ¿no hablará otra vez en el 2019? Podría hacerlo votando por una cara nueva o bien, no asistiendo a votar. Mientras tanto el oportunismo de los diputados seguirá corroyendo la imagen de los partidos, las peleas internas igualmente seguirán haciendo su trabajo negativo y el pueblo se seguirá frustrando de sus políticos.

A tres años de las elecciones, el panorama, en lugar de aclararse, se enturbia más. Diputados PRD empiezan a creer que solo unidos al panameñismo podrían ganar, mientras lo lógico es pensar que el partido en el poder no logra jamás reelegirse. Además, las diferencias entre los grupos parecen cada vez profundizarse más y ya casi irreconciliables. Todos los llamados a unidad suenan falsos y cada cual piensa en su oportunidad y no en el futuro del partido. Lástima.

ANALISTA POLÍTICO.

==========

‘... la elección universitaria fue para abrirnos los ojos. La ‘mayoría silenciosa' habló en la Universidad, ¿no hablará otra vez en el 2019?'