La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Carlos Javier Jarquin

Columnistas

Padres ejemplares

Lector, ojalá que esto que he narrado le ayude mucho en su diario vivir y si puede compartir, hágalo

En los hogares debería iniciar por desarrollarse el amor, respeto, trabajo, sosiego, orden, etc. Pero no sucede así, lo que en muchas familias se vive es torrente de discordia, que obviamente el padre y la madre son los diseñadores del mal vivir en cada dulce hogar. Como personas adultas tienen que ser modelo para sus hijos e hijas. Hay padres que lo que hacen en su tiempo libre, como el fin de semana, es irse de gira con sus colegas y así derrochan el dinero que tanto les ha costado ganarse durante tantas horas que han trabajado muy fuerte y regresan hasta el lunes sin dinero ni amigos. Cuando brilla el dinero el esplendor de los amigos es inenarrable. Lo que hacen estos individuos es incoherente, no valoran su salud, su dinero, su esfuerzo, pero principalmente su familia. No les interesa progresar en todos los campos posibles humanamente. En la actualidad, las familias viven en un mundo diverso que los desconcentra totalmente de ser responsables como ejemplares para su familia.

Mi hermana mayor, Francis, tiene 30 años de edad, 12 de estar casada, es contemporánea con su marido, Heberto Álvarez. Ambos han despertado una sensación infinita en mi corazón, han provocado que los admire y respete con suma lealtad. En poco tiempo que he convivido con ellos, me han dejado sorprendido por su forma de vivir en unidad y solidaridad plena. No son la pareja perfecta, discuten, pero raras veces, siempre en el ámbito normal. Lo que cautiva y cultiva la sorpresa de ellos en mí es que ambos trabajan diariamente 10 horas y tienen una coordinación a la perfección en los quehaceres del hogar, saben dividir todo lo básico que se hace en un hogar. Definitivamente es grato, a veces él está cocinando y ella preparando una exquisita bebida o a veces sucede lo contario. Lo notable es que existe unidad. Es extraordinario convivir con personas así, te contagian de este bonito ambiente; definitivamente, tengo un gran ejemplo cuando llegue mi turno de ser padre seguro imitaré a mi cuñado en lo admirable que posee. Ellos han procreado dos hijos varones y una niña, lo cuales están estudiado primaria.

Lector, ojalá que esto que he narrado le ayude mucho en su diario vivir y si puede compartir, hágalo. Este escrito es real, admiro a mi hermana y a mi cuñado. Ellos siempre están en constante lucha por ayudarles y darles una educación sublime a sus pequeños.

CORAZÓN DE POETA.