La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Lizabeta S. de Rodríguez

Columnistas

Odebrecht, Blue Apple, el PAN y más

¿Hasta cuándo el robo descarado e impune?

Medios y redes sociales, hacen eco de quejas y denuncias sobre escándalos de corrupción millonarios que lesionan el patrimonio nacional y con ello la calidad de vida de los panameños.

Entre los casos más sonados, todavía sin resolver, podemos mencionar Financial Pacific, los Papeles de Panamá (Firma Mossack-Fonseca), Cobranzas del Istmo, Odebrecht, y el reciente Blue Apple donde, supuestamente, están implicadas constructoras propiedad del presidente Varela o allegados.

Todo parece indicar que la ausencia de valores éticos, morales y cívicos ha convertido la corrupción en un estilo de vida en Panamá, donde lo único que interesa a políticos y empresarios es llegar a cargos públicos para valerse del poder e impunidad en beneficio propio, mientras el pueblo se sume en la miseria y desesperanza, sin solucionar problemas de educación, salud y seguridad, entre otros.

El peculado, enriquecimiento ilícito y sobornos, proliferan, sin que a la fecha la Contraloría General de la República haya suministrado informes de auditoría forense, claves para evidenciar los delitos; y, qué decir de la Procuraduría General de la Nación, sobre la cual recae la responsabilidad de investigar el delito de forma eficaz.

Diversos sectores de la opinión pública han manifestado que las declaraciones vertidas por la procuradora sobre los casos como Odebrecht, crean suspicacia y no trasmiten una imagen de credibilidad y confianza sobre el querer resolver estos procesos.

Mientras, la Corte Suprema de Justicia, órgano fuertemente cuestionado por su ineficacia, falta de equidad y transparencia, absuelve a delincuentes de cuello blanco, mediante fallos como la nulidad de los procesos. El caso de Finmeccanica (millonaria lesión patrimonial en compra de radares) o los llamados Acuerdos de Colaboración Eficaz, como el recién fallo en el caso del Programa de Ayuda Nacional (PAN).

¿Hasta cuándo el robo descarado e impune?

ECONOMISTA Y EDUCADORA.