La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Avatar del Roberto Antonio Pinnock Rodríguez

Roberto Antonio Pinnock Rodríguez

Columnistas

Etnia negra: ¿discriminación de etnia o de clase?

Nos decía la Dra. Agatha Williams, en brillante conferencia ofrecida en la Universidad de Panamá en el cierre del Mes de la Etnia Negra

Nos decía la Dra. Agatha Williams, en brillante conferencia ofrecida en la Universidad de Panamá en el cierre del Mes de la Etnia Negra, que hay una premisa falsa que sale a relucir en nuestro discurso cotidiano, como por ejemplo, hay algunas frases tales como ‘adelantar la raza' si te casas con un blanco o blanca, ‘retrasar la raza' si te casas con una negra o negro, que deja entrever lo que Frantz Fanon estudió respecto de que a los negros se les hizo creer que todo lo blanco era y es superior; imaginarios que aún se mantienen en nuestras culturas.

Comúnmente, nos aportaba la colega Williams, se oculta que en la literatura científica e histórica europea, que los grandes avances científicos y del arte africano, los grandes recursos minerales y naturales fueron y continúan siendo escamoteados desde que se les sometió a los poderes hegemónicos de Europa. Lo que se repite en el ‘nuevo mundo', ya que se invisibiliza los grandes descubrimientos aportados a la ciencia por la cultura maya, la grandeza de la gestión estatal de la cultura azteca, entre otras.

La superioridad racial, nos afirmaba la Dra. Williams, no es más que una ideología que justifica la explotación de un ser humano por otro.

Desde nuestra perspectiva, es aquí donde la Dra. Agatha hace una recuperación de una realidad histórica y científica, a saber: que conduce necesariamente a que hay una entidad social que agrupa a todos estos miembros de ‘razas inferiores' de ‘razas indeseables' —como repetía el líder del panameñismo en los años 1930 y 1940, Dr. Arnulfo Arias— esta entidad es la de clase social, es su pertenencia a una misma clase social la que se convierte en el denominador común de indígenas, negros y en general a otras etnias ‘no blancas', todas ellas explotadas, discriminadas por los grupos ‘blancos', cuya particular raíz de unificación no era otra que la de pertenecer a las clases discriminadoras, dominantes y explotadoras, sea en América, en Asia o en África, desde la colonia.

A falta de conciencia práctica de clase social, la etnia permitió su supervivencia como clase y cultura hasta hoy. Este papel, resultado de las luchas de grupos étnicos negros e indígenas, se ha traducido en aportes concretos en la historia del desarrollo-subdesarrollo de nuestros países.

Cuando se desarrollaron movimientos en los momentos de la construcción y funcionamiento del sistema colonialista estadunidense en la franja canalera, la solidaridad de etnia viabilizó las acciones como clase social, porque lo que en el fondo se daba era una inmisericorde explotación del trabajo para beneficios de las clases dominantes de una nación ‘blanca' extranjera, reemplazada hoy por una explotación sofisticada hacia los trabajadores, a manos de los herederos istmeños de los blancos norteamericanos: los miembros de las clases ricas oligárquicas de este país, que se han encargado de excluir a las demás etnias nacionales, a las clases trabajadoras, a tal punto que ni siquiera a nivel de junta directiva de una empresa que es de todos los panameños le dan cabida ya.

La identidad de etnia de los negros —así como la de los indígenas— ha contribuido en su oposición a que se les impongan situaciones y condiciones ignominiosas de vida, por consiguiente, han luchado por mejores días no únicamente para ellos, sino para el resto del pueblo, aquí, en África (recordemos a Mandela) o en EUA.

Ocurre entonces lo que aceleró el asesinato de Martin Luther King, en el sentido de que preguntaba a sus seguidores ¿en qué se diferencia un blanco pobre de un negro pobre... un trabajador negro de un trabajador blanco? Esta interrogante se convirtió en aglutinador de las clases explotadas en los EUA, a partir de la solidaridad de las etnias entre sí, pero en la misma línea de lo que la Dra. Agatha comunicaba en su brillante conferencia, esto es, la de que no hay raza superior ni inferior.

Así, la conmemoración de la etnia negra en el mes recién terminado algunos la siguen mirando como expresión de grupos excluyentes —separados de otras etnias— yo prefiero mirarlo como lo plantearon la Dra. Agatha y Martin Luther King, como expresión de grupos étnicamente distintos, pero cortados por una misma tijera: la de la clase social, cultural y económicamente explotada, cuyas luchas han sido el verdadero motor del desarrollo.

SOCIÓLOGO Y DOCENTE UNIVERSITARIO.