Temas Especiales

12 de Aug de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

La guerra es mejor fría que caliente

Miren muchachos nuevos, China es un grandísimo país, pero, a pesar de su grandeza en población, producción y tecnicismo

A mí no me crea, búsquelo en Internet y se dará cuenta, como dijo el cuento, que esto es una forma muy espantosa de relación entre bloques de países que se temen, es como cuando los perros se gruñen de cerca, pero que no se enroscan a mordiscos. Nació esta postura en el planeta Tierra por primera vez hace 73 años, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial. Rusia formó su bloque que todos conocemos como pepinos sin sal y Estados Unidos el suyo con sus occidentales consumidores de siempre. La diferencia de esta guerra fría del 2018 con la de 1945, es que cambia a uno de los ‘galleros' que pagan la debacle de lo comercial, diplomático, económico y cultural en el mundo. Ahora es China con EE.UU. Y no Rusia con los gringos. China en 1945 sufría de hambrunas capaces de comerse todos los cogollos de los árboles desde Costa Rica hasta Guatemala en una semana, tan terrible fue la carestía que murieron en poco tiempo 40 millones de personas.

China, considero yo, que hoy se está sobrepasando, si no pregúntenle a Mister Pompeo o a Mister Pence, y el meollo es por el llamado mar de la China, por su relación comercial con EE.UU. con el tema de los aranceles y sobre todo por sus escarceos de acercamiento con Panamá (‘territorio libre de los EE.UU.'), para introducir su nueva senda de la seda con guantes de acero. Creo que todavía China, a pesar de ser la fábrica del planeta Tierra, está en desventaja con sus pretensiones y la guerra fría que va a desatar con sus mejores clientes, podría ser una debacle económica más para ellos que para el bloque occidental, si no le hace caso a los caras pálidas en la reunión que se efectuará en un par de días en la Argentina entre Xi Jin ping con Donald Trump.

Miren muchachos nuevos, China es un grandísimo país, pero, a pesar de su grandeza en población, producción y tecnicismo, allá no todos hablan el mismo idioma, ni hay libertad de pensamiento, es casi un modo de producción esclavista. A ellos los están estudiando desde hace tiempo y con mucha paciencia para ocupar su lugar un bloque formado por países parecidos a la India, con población, producción, técnica y años de sufrimiento millones de millones de seres humanos que todos hablan inglés muy diferente a la torre de babel que es China. China que abra bien los ojitos que los gringos no son ricos bocadillos de hampao.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.