Temas Especiales

09 de Apr de 2020

Avatar del Julio Yao Villalaz

Julio Yao Villalaz

Columnistas

Agenda para luchar por la independencia (II)

¿Fueron la invasión y los Acuerdos Posinvasión una forma de reescribir un Tratado de Neutralidad inconcluso y mudo?

En este espacio no podemos mencionar a los luchadores que cayeron por defender la independencia. ¿Dónde ubicaremos a los 4000 - 7000 asesinados y a las decenas de miles de heridos durante la invasión?

¿Qué objetivos persiguió la invasión? ¿Cómo modificó la invasión los Tratados del Canal? ¿Fueron la invasión y los Acuerdos Posinvasión una forma de reescribir un Tratado de Neutralidad inconcluso y mudo?

EE.UU. cometió múltiples violaciones desde enero de 1988, pero una de las más importantes es esta: destruyó la Junta Combinada de Defensa (JCD), organismo conformado por militares de EE.UU. y Panamá de igual rango que coordinaba TODAS las acciones militares en nuestro territorio, algo que Washington consideraba inaceptable y humillante.

Con la JCD, EE.UU. no gozaba de la unilateralidad de antes, como consecuencia de la Declaración Tack - Kissinger (1974) que contemplaba una presencia decreciente de EE.UU. y una presencia creciente por parte de Panamá. La JCD encarnaba una igualdad que EE.UU. detestaba y por eso la eliminaron a principios de las sanciones del presidente Reagan (1988).

Como si fuera poco, el excanciller Juan Antonio Tack afirmó que las fuerzas de EE.UU. se apoderaron de varias Áreas de Coordinación Militar durante la invasión.

Dichas presiones dieron origen al Tratado de Neutralidad, inexistente en diciembre de 1976, lo cual quiere decir que en solo siete meses (agosto de 1977), para consternación de Tack, el nuevo equipo integrado por Rómulo Escobar B. y Aristides Royo ‘empaquetó' el Tratado de Neutralidad, el que se manejó en secreto y al cual no se permitió cambiarle ni una sola coma y menos someterlo a debate.

El 31 de diciembre de 1999 finalizó el Tratado del Canal, con lo que Panamá logró la primera etapa de la lucha por la independencia en el período republicano. Al día siguiente se aplicó únicamente el Tratado de Neutralidad y enseguida se inició su violación con los Acuerdos Posinvasión, que negaban la neutralidad pactada. Pero ¿cómo y por qué permitir una remilitarización que el propio tratado prohibía?

En el período de Moscoso se firmaron cinco acuerdos por canje de notas entre Panamá y EE.UU., que otorgan extraordinarios y exorbitantes derechos, inmunidades y prerrogativas a 19 agencias federales de EE.UU., superiores a las que usualmente se les reconoce a agentes diplomáticos. Entre dichas agencias descuellan el Pentágono (Departamento de Defensa), el Servicio de Guardacostas y la Secretaría de Estado (Departamento de Estado).

Los Acuerdos Posinvasión, que se inician el 19 de marzo de 1991 con el Acuerdo Arias Calderón - Hinton, incluyen el Acuerdo Alemán Healy - Becker (diciembre 2001), Acuerdo Complementario Salas - Becker (febrero 2002), Acuerdo Complementario Alemán Zubieta - Becker (2002), Tratado Arias - Watt (2003), Acuerdo Escalona - Bolton (2004).

Los derechos involucrados incluyen la libre entrada y salida de los funcionarios civiles y militares de EE.UU., el derecho de sus fuerzas armadas de tierra, mar y aire, a surcar los espacios continentales, terrestres, aéreos, fluviales, lacustres, etc., de Panamá, de tal suerte que no pocos juristas y analistas internacionales consideran que tales prerrogativas equivalen a otorgar derechos de ocupación a EE.UU.

Si a los anteriores acuerdos se suman las Maniobras anuales Panamax, originadas inicialmente por EE.UU. y Chile en 2003, a las cuales la superpotencia ha integrado a las fuerzas armadas de tierra, mar y aire de la región y la OTAN, estas Maniobras en nada ayudan a nivelar la situación de humillante subsidiaridad de Panamá, el único país que carece de ejército, fuerza aérea y naval, prohibidos por nuestra Constitución, tras el desmantelamiento de las Fuerzas de Defensa por parte de EE.UU., el 5 de enero de 1990.

Ninguno de estos acuerdos, reconocidos como tratados y prácticamente secretos e inéditos, ha sido ratificado por la Asamblea Nacional.

Los Acuerdos Posinvasión y las Maniobras Panamax deben ser conocidos por nuestro pueblo para anularlos, por ser inconstitucionales y contrarios al Derecho Internacional y, en consecuencia, exigimos una vez más al Gobierno nacional que publique los textos de todos los tratados y acuerdos suscritos desde 1991 hasta la fecha con EE. UU sobre el Canal.

EL AUTOR ES ANALISTA INTERNACIONAL Y EXASESOR DE POLÍTICA EXTERIOR.