La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Aramís Averza Colamarco

Columnistas

La historia espiralada de nuestros políticos

Y sí, ya pasaron las elecciones, con las miles de promesas de los ‘salvadores del pueblo'; ya se tienen los resultados

Y sí, ya pasaron las elecciones, con las miles de promesas de los ‘salvadores del pueblo'; ya se tienen los resultados, fraudulentos o no, lo cierto es que se inicia un nuevo ciclo y una nueva etapa en la vida de nuestros políticos criollos. Por un lado, se inicia el proceso de la desintoxicación de poder, de los perdedores y futuros desempleados gubernamentales. Poco a poco, sus ‘amistades' se van diluyendo, sus invitaciones a eventos van desapareciendo y sus teléfonos van enmudeciendo.

De repente, se han encontrado con un silencio tenebroso, algo nunca antes experimentado durante los cinco años que acaban de concluir. Ese silencio, que les llama a la reflexión sobre lo actuado, durante este período de su vida, que los acompañara hasta que mueran. Para algunos la visión será fantasmagórica, ya que embelesados por el poder y por los malos consejos de los oportunistas que siempre rodean a los ‘poderosos', vislumbran un futuro nefasto e incierto. Para otros, representará simplemente volver a su vida cotidiana.

Lo único verdaderamente cierto es que, ‘esta vaina se acabó', por lo que estos expoderosos vuelven a la vida común, a respirar el mismo aire que todos los panameños respiramos y a sufrir todos las vicisitudes que nos afectan; si no tomaron las providencias del caso en estos cinco años, si actuaron canallescamente, que se preparen a sufrir. Por el contrario, si fueron justos y equitativos, podrán pasearse por las calles de mi país sin riesgo a que los llenen de insultos e improperios, a usted y sus familiares, porque el pueblo, no olvida.

En el otro lado de la moneda, nos encontraremos a los elegidos, reelegidos y designados, por las buenas o por las malas, pero que, sin embargo, desde el 1 de julio de 2019 iniciaron su periplo de cinco años en la administración de esa cosa pública que se llama Panamá. A ellos les exhortamos a mantener los pies sobre la Tierra, ya que cinco años se esfuman más rápido que un suspiro, después de los cuales tendrán que hacerle frente a sus acciones, buenas, malas o feas. Entendemos que sus teléfonos, anteriormente cuasi privados, no dejen de sonar, producto de llamadas de antiguos o recientes amigos, compadres, conocidos e incluso familiares, solicitándoles su apoyo. Esto es totalmente normal y todo el que entra a la política debe entender, que dejará encerrada su tranquilidad familiar, mientras ejerza su cargo.

Sabemos que ‘nadie es monedita de oro' para que todos lo quieran; sin embargo, deben saber que lo más importante es estar tranquilo con su conciencia, a ella no podemos mentirle. Siempre tratar de hacer lo mejor que se pueda, dentro de las circunstancias existentes. Pero es ahora, que se inicia y no al final, que tienen que pensar en el futuro que desean disfrutar, cuando concluyan estos cinco años, para cuando este sueño se acabe, no lo atormenten pesadillas por el resto de sus días. Nunca olviden la espiral.

DOCENTE