La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Columnistas

La Escuela República de Venezuela y la Gesta de 1979

“He querido compartir extractos del libro: “Ahora o Nunca” de Leticia Rovi, al cumplirse 40 años de la Gesta de 1979. Recordar y hacer presente a compañeras y compañeros educadores que no se detuvieron ni entregaron [...]”

La Escuela República de Venezuela, fundada el 1° de octubre de 1929, en el corazón del corregimiento de Calidonia, en el distrito de Panamá, se convirtió en 1979 en lo que dice la profesora Leticia Rovi: “El faro y bastión de la reivindicación del educador”.

El pasado 1° de octubre se cumplieron 40 años de la izada de nuestro emblema nacional por primera vez en el cerro Ancón, con ello inicia el proceso de reversión de las tierras y bienes de la Zona del Canal a la República de Panamá.

El movimiento magisterial se encontraba en huelga aquel 1° de octubre de 1979. El Gobierno nacional, a través del Ministerio de Gobierno y Justicia, impuso una cadena radial, desde el 26 de septiembre hasta el 1° de octubre de 1979. El objetivo era impedir que los trabajadores de la tiza y el borrador pudiesen informar a la gran cantidad de prensa extranjera, que asistía al acto de entrada al Canal por las y los panameños.

“Demandamos con la mayor prontitud la construcción de la Escuela República de Venezuela, ya que van tres años esperando [...]”

Las/os maestros realizan piqueteos, marchas y diversas formas de movilizaciones y actividades para informar y dar a conocer las condiciones en que se encontraba el movimiento en lucha. El Gobierno no pudo silenciar la voz de los docentes. La creatividad, decisión y valentía del educador eran expresadas por medio de consignas, como: “Ante el cerco de hambre: Dignidad”; “Con Emisora y sin Emisora, Radio Educador está presente”.

“En medio del silencio producido por la cadena radial y como nada detenía a las y los educadores, el domingo 30 de septiembre, a tempranas horas, los maestros que trabajaban en la Escuela Venezuela, fueron sitiados por agentes del G-2 (Seguridad del Estado). Avisados por teléfono, cientos de educadores se apersonaron de inmediato al bastión, lo que dio lugar a otra fórmula de las que diferenciaron nuestro movimiento: la escuela no sería dejada sola desde ese momento ni de día ni de noche.

Dado que el acto fue contra una dama educadora, en la puerta de entrada, cuando los agentes trataron de cerrar y encadenar la puerta y que uno de ellos tuvo la osadía de empujar violentamente a dos de ellas, el descontento de sus compañeros fue notorio. El incidente no adquirió mayores proporciones, debido a que llegó un fotógrafo de la prensa extranjera y fotografió el vergonzoso acto.

Monseñor Marcos G McGrath, jefe máximo de la Grey católica, se apersonó al centro educativo a dar su voz de aliento y a evitar que los docenes fueran ultrajados.

En la tarde se realizó una reunión con los dirigentes sindicales para organizar un apoyo más beligerante. En la noche muchos huelguistas con sus familiares y amigos comenzaron a cuidar el Faro que iluminaba la gesta. Esta actitud permaneció hasta el último día. Noche tras noche nos quedamos en un acto de valentía sin igual; estábamos convencidos de que ningún ejército se tomaría nuestra escuela.

Recuerdo con dolor un suceso dramático en una de las aproximaciones de nuestro instituto armado frente a las barricadas, cuando una joven maestra se dirigió a uno de los guardias en arreos de combate y le dijo: “Si vas a usar tu arma, primero dispara contra mí”. Ante los ojos atónitos de los testigos, el guardia bajó el arma y se puso a llorar, lamentable, eran hermanos”.

“[...] reiteramos la solicitud hecha a la ministra Marcela Paredes, con quien se acordó realizar un monumento dedicado a la lucha del Movimiento Magisterial”

He querido compartir extractos del libro: “Ahora o Nunca” de Leticia Rovi, al cumplirse 40 años de la Gesta de 1979. Recordar y hacer presente a compañeras y compañeros educadores que no se detuvieron ni entregaron al movimiento ante las amenazas, diatribas de las cuales fueron objeto. Quiero mencionar a la profesora Ada Luz López de Gordón, y en su memoria, por su reciente partida, pero no solo por 1979, sino por su compromiso con la educación y la defensa incondicional de las y los educadores, como dirigente y como representante de los docentes ante la Junta de Selección de Personal, donde en muchas ocasiones convidaba al ministro a que se pusiera en los pies de las educadoras para que diera respuesta a las necesidades presentadas.

Demandamos con la mayor prontitud la construcción de la Escuela República de Venezuela, ya que van tres años esperando, que se le dé inicio a la misma. Además, reiteramos la solicitud hecha a la ministra Marcela Paredes, con quien se acordó realizar un monumento dedicado a la lucha del Movimiento Magisterial.

Secretaria general de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP).