Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

Donald Trump no será calumniado como Nerón

En la misa a san Juan Bosco, el viernes 31 de enero, en la capilla católica del hermoso pueblo El Espino de La Pintada, en la lectura de las intenciones, se rogó a DS por el finado Escolástico “Fulele” Calvo.

En la misa a san Juan Bosco, el viernes 31 de enero, en la capilla católica del hermoso pueblo El Espino de La Pintada, en la lectura de las intenciones, se rogó a DS por el finado Escolástico “Fulele” Calvo.

El que pueda buscar en internet sobre cómo fue difamado el emperador Nerón de Roma que lo haga ahora, que es bueno para un análisis comparativo de los sucesos políticos entre él y el actual presidente de los EE. UU., y después que no calle para siempre, como es común en este país de tierra, agua y sol el pecado capital de la envidia.

Nerón fue muy educado y amante de las artes y la belleza, de ello se encargaron expertos maestros como Séneca y Burro. Y sepan que Nerón llegó al trono a los 14 años, cayendo sobre él la infamia y las ansias de poder de su propia madre Agripina con su amante, el diabólico Vespuciano.

Sobre Trump, a pesar de que es el menos arrugado de los que han llegado a la Casa Blanca, no tendrá la suerte de Nerón. El imperio que gobierna, el más fuerte y poderoso del planeta, y en vez de arruinar con la opresión de un solo botón a los países con pésimos sistemas de Gobierno como Venezuela, Nicaragua y Cuba, se limita a sobrellevarlos, manejando magistralmente el seno de una cuerda tolerante que no reventará hasta que no afecte el punto crítico de los intereses de los EE. UU.

Donald Trump tiene a la economía de su país en la cúspide y aún así pareciera caminar y avanzar mortificando a los enemigos de la libertad y la democracia, buscando aventuras y ofreciendo su brazo y su enredada personalidad a la más peligrosa que la suerte le depare, en ayuda de los flacos y menesterosos del mundo, aunque ellos no lo comprendan.

El trecho entre Donald y Nerón es enorme por la cantidad de mentiras que se han dicho del emperador romano y porque los que ofenden hoy al presidente que se reelegirá en próximo 3 de noviembre de 2021 en los Estados Unidos no les llegan ni a las cutarras al equipo de Agripina y su marido, el desgraciado de Vespuciano, este último que, cuando llegó al poder, no dejó piedra sobre piedra en Jerusalén, asesinó a miles de cristianos y provocó el destierro de los judíos, vendiéndolos como esclavos a lo largo y ancho del Imperio romano.

Los demócratas no serán tan crueles como las huestes infames de Agripina y Vespuciano, pero sí se sentirán dentro de poco avergonzados por el “impeachment” sin son ni ton en contra de un intelectual del comercio y la política, Donald Trump.

Yo le voy a preguntar a Justine Pasek (única Miss Universo panameña), si Donald Trump (republicano) le faltó el respeto alguna vez siendo organizador del Miss Universo, y qué piensa del demócrata Clinton que, ocupando la Casa Blanca, se enredó con la muchacha Lewinsky.

Economista y escritor costumbrista.