Temas Especiales

14 de Jul de 2020

Avatar del Pedro Rivera

Pedro Rivera

Columnistas

El COVID-19 es como una mariposa

Dos sucesos captaron la atención del mundo en las últimas semanas. El COVID-19 y las elecciones de Estados Unidos. Imposible dejarlos pasar por alto, aunque todo lo que se diga en espacios como este, es llover sobre mojado, o “puede ser usado en mi contra”.

Dos sucesos captaron la atención del mundo en las últimas semanas. El COVID-19 y las elecciones de Estados Unidos. Imposible dejarlos pasar por alto, aunque todo lo que se diga en espacios como este, es llover sobre mojado, o “puede ser usado en mi contra”.

Al escoger como tema el COVID-19, lo primero que me viene a la mente [qué casualidad] es el antiquísimo proverbio chino que dice: “el más leve aleteo de una mariposa puede afectar o sentirse al otro lado del mundo”. Científicos inteligentemente, encabezados por el matemático gringo Norton Lorenz, expropiaron este proverbio, con el fin de simplificar la explicación de la teoría o leyes del caos.

La originalidad del razonamiento no se discute porque involucra la totalidad del universo: lo físico matemático, y también lo biopsicocultural [o lo que es lo mismo, el ámbito humano].

Uno de los antecedentes de esta argumentación lo aprendí de mi profesor de biología en el Instituto Nacional, hace como sopotocientos años. El biólogo me enseñó que un organismo no es la suma de sus partes [cabeza, manos, estómago, etc.], sino el sistema que construyen para darle vida.

En sentido más pragmático, los ecólogos se refieren a los sistemas holísticos, al postular que, en la biósfera, o ecosfera, “todo está conectado con todo, y lo que afecta a un organismo vivo afecta a todos los demás”. Ocurre en un mundo sin fronteras ni muros ni distancias.

Debemos acostumbrarnos. Así ha sido desde siempre. Igual se trate de enfermedades o catástrofes naturales. El árbol que algún desgraciado convierte en astillas de alguna manera afectará al resto del mundo. Hasta una guerra que ocurra en casa del carajo nos joroba la vida a todos.

Muchos seremos afectados por el COVID-19, de eso no nos quepa la menor duda, pero pocos moriremos. El virus es altamente contagioso, se propaga como pólvora seca alcanzada por un rayo, una vez posesionado molesta como si se tratara de una gripe en “strike”. Provoca tos seca, fiebre, debilidad general... y mucho miedo.

¿Cómo enfrenta el Estado la pandemia? Ya tú sabes. Habrá buco críticas. Algunas de ellas dependerán de inclinaciones políticas, pero sobre todo de la manipulación mediática.

Los ciudadanos tienen el deber, la obligación y el derecho de criticar las medidas que toman las autoridades, no importan las motivaciones e intenciones invocadas para hacerlo. Incluso son inevitables los insultos, porque se fundamentó en la bionaturaleza humana, en el particular ámbito “democrático” en el que interactuamos.

Sería milagroso que políticos oportunistas no aprovecharan coyunturas como estas para sacar provecho, descalificar al oponente, ganar simpatías, crecer y ampliar su influencia como organización. O como políticos “independientes”.

Lo preocupante, eso sí, es que los líderes de los movimientos políticos comprometidos con los cambios sociales no tengan sentido de la oportunidad, que no es lo mismo que “oportunismo”, y dejen de aprovechar el contexto histórico y la coyuntura para crecer y embellecer su imagen, saliendo a la palestra con argumentos sólidos, propositivos y solidarios. PRO

Escritor