Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Benedicto Agrazal

Columnistas

La gerencia de la CSS

“Es cuestión de sentido común, los servicios de salud necesitan ser dirigidos por personas que tengan formación gerencial, incluyendo a los médicos, […]”

Sobre este tema, hemos insistido, pero no vemos ningún mensaje que nos indique que hay la voluntad de mejorar la eficiencia y eficacia de la institución, que no se puede seguir postergando, hasta que se defina el modelo de seguridad social para resolver la crisis de la CSS.

Según los voceros de la institución, la institución está en “cuidados intensivos”, para expresar que la situación es crítica; sin embargo, las actuaciones no son cónsonas con ese diagnóstico, prevalecen el amiguismo, la influencia política, el nombramiento de pensionados y se ha dejado al margen la capacidad de profesionales institucionalizados, para nombrar gente que no tiene experiencia en seguridad social y que está en esos puestos porque forma parte del equipo del director de turno.

Es natural que tratemos de crear una mística y para ello, entronizamos mensajes, para que estos se conviertan en un estímulo para la acción. En una administración, se hablaba de “Humanizándonos”, para significar que todos los usuarios merecen ser atendidos dignamente por su condición humana; ahora, hay otro lema que dice “La Caja somos todos”, quizás para decirnos que debemos tener un sentido de pertenencia por la institución. Sería largo enumerar por qué no ha existido tal humanización ni mucho menos que tengamos la sensación de que somos dueños de la CSS.

En todos los problemas de la CSS, siempre han tratado de darnos una justificación, los periodistas han tratado con mano de seda a los entrevistados de la institución y han dejado a la audiencia que saque sus propias conclusiones, y, por supuesto, nos queda la percepción de que hay problemas sin resolver y que existe un nivel de incompetencia para afrontarlos.

Ahora, nos dicen que la institución tiene un 92 % de los medicamentos, quizás para dejarnos entrever que no estamos mal. Cuando hagamos una indexación para saber el impacto de ese 8 % que no tenemos en la población asegurada, nos daremos cuenta de que tan grave es el desabastecimiento de medicamentos. En ese 8 % están los medicamentos para la diabetes, hipertensión e insuficiencia renal crónica, que son las enfermedades que más afectan a los panameños.

En teoría, los inventarios deben tener en depósito lo que se consume en mes y medio y mantener siempre ese nivel, para que no haya extralimitación o insuficiencia de inventarios. En la práctica esto no ocurre, los valores de inventarios superan los puntos máximos, sin embargo, los asegurados no tienen sus medicamentos. Los inventarios crecen, porque no hay una política de rotación, debemos ocuparnos para que se consuma lo que tenemos, antes de acceder a insumos con nuevas especificaciones, que al adquirirse dejan en desuso el inventario anterior. De más está decir que esos insumos se compran con nuestros dineros, que, siendo los recursos financieros finitos, no debemos darnos el lujo de que se pierda.

Para lograr que haya eficiencia y eficacia, se requiere de gerentes hospitalarios, de lo contrario, no habrá forma, este problema que es sempiterno continuará. Es cuestión de sentido común, los servicios de salud necesitan ser dirigidos por personas que tengan formación gerencial, incluyendo a los médicos, quienes deben adquirir esta formación complementaria.

Gerente de Servicios de Salud.