28 de Sep de 2021

Avatar del Víctor Corcoba Herrero

Víctor Corcoba Herrero

Columnistas

Reducir brechas (I)

“Nos enfrentamos, inevitablemente, a la elección de varios caminos, entre los cuales el tecnológico es vital como expresión de apertura y de una renovada corresponsabilidad mundial […]”

El futuro que es nuestro, o sea de cada ser humano, viene cargado de fisuras deshumanizantes a más no poder. Nuestra primera obligación radica en colaborar y cooperar, a pesar de los tiempos confusos y difíciles que se viven. Sin duda, todos estamos llamados a facilitar la transformación de este mundo injusto, desbordado por las desigualdades que existen entre países, incluida la brecha digital; no en vano, una de las principales líneas defensivas contra el COVID-19 se ha revelado a través de la sociedad de la información. Ahora bien, este mar digital requiere también de su ética. Asistimos, pues, a una atmósfera contaminante que no puede suplir el contacto humano, pero sí que puede ayudarnos este espíritu tecnológico, con una sana utilización positiva de la inteligencia artificial para todos, a llevar una vida mejor, mejorando la atención sanitaria, la educación, las finanzas, la agricultura, la pesca, el transporte y tantas otras gamas de servicios. Por consiguiente, ningún camino puede ser cerrado. Todos nos merecemos explorar la moderna comunicación, pero sin obviar que esto también trae consecuencias, tanto positivas como negativas. De ahí, lo trascendente que es un buen uso, al ser un manantial de beneficios para todo el linaje.

Precisamente, esa buena orientación tecnológica debe de contribuir a unir vínculos, no a discriminar como siempre a los ricos de los pobres; a que sea una élite poderosa la que controle esos ciberespacios de recursos que han de estar al servicio de todos y no en exclusiva de unos meros privilegiados. Urge, por tanto, activar en todo el mundo un mayor espíritu sensible, cuando menos para asistir a un orbe más equitativo, manteniendo el sentido de la solidaridad entre todos. Desde luego, si apoyamos esta adhesión globalizada, sustentada en el diálogo y en el intercambio de ideas libres, facilitaremos el encuentro, más allá del espíritu comercial, que todo lo embadurna de interés. En consecuencia, si es importante que los líderes políticos se abstengan de cualquier acción que atice las tensiones y el desconcierto, de igual forma es esencial que el mundo de las comunicaciones sociales se ejemplarice, reflejando los elevados modelos de verdad, exigencia y sensatez con respecto a los derechos humanos, así como con otros substanciales principios y normas, que nos hagan amar lo auténtico, tornándose semilla principal de todas las bondades y virtudes.

Nos enfrentamos, inevitablemente, a la elección de varios caminos, entre los cuales el tecnológico es vital como expresión de apertura y de una renovada corresponsabilidad mundial, que no debe marginar a nadie. La familia humana ha de unirse y reunirse con la voluntad y la motivación de avanzar conjuntamente y no dejar a nadie atrás, en este trabajo conjunto de reconstrucción de nuestra casa común. …

Escritor