08 de Dic de 2021

Columnistas

'The letter' (La carta) de Rubén Blades

“Los humanos pueden ser malos y perversos. La conducta de discriminación cuando surgió el sida, hoy se manifiesta de alguna manera en el egoísmo de los que poco les importa el bien común”

Más que merecido el reconocimiento hispanoamericano a nuestro compatriota Rubén Blades, por las enormes huellas que ha dejado su presencia a lo largo de las décadas en tantos espacios, siendo quizás la más importante, el de la música. Está de más repetir lo dicho por otros, pero igual, creo que merece todos los vítores que se le pueden dar en un mundo en donde otros, de menos talento, se afanan por brillar entre las luces de escenarios y sentirse especiales cuando caminan por las calles.

Los que conocemos la música de Rubén tenemos una lista de sus creaciones que más nos gustan y llenan de alegría. Que tocamos una y otra vez y no nos cansamos de escucharlas. “Siembra”, por ejemplo, “Maestra vida” o “Buscando América” son mis preferidas. Pero su trabajo es amplio y profundo. Sus inspiraciones han abarcado una variedad de temas políticos, culturales y sociales que han puesto en primera línea sus preocupaciones y las de muchos sobre las dificultades y desigualdades que enfrenta el ciudadano común, el del barrio, en muchas ocasiones.

En este tiempo en que vamos saliendo del encierro por la pandemia, cada uno con sus traumas por lo vivido y amenazados de quizás volver a recogernos, se da este gran homenaje a Rubén Blades. En 1988 el mundo enfrentaba la tenebrosa amenaza del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida), y el miedo a lo desconocido a nivel mundial era tan presente como ahora, aunque se daban menos dudas sobre su letalidad y, en ese entonces, muchos suponían que solo afectaba a la comunidad Gay. La discriminación fue tenaz, cruel e inmoral contra esa comunidad a la luz de un mal del cual poco se conocía.

Blades ha hecho algunas canciones en inglés que han marcado tímidamente, a diferencia de las piezas que la mayoría conocemos y cantamos cuando se escuchan en cualquier esquina. En su álbum titulado “The Hit” (1988), Blades interpreta la canción “The letter” para un (supuesto) amigo que ha sido infectado de sida. “The Letter” ... Una carta escrita y cantada... Una carta en tiempos en donde aún no era fácil conectarse con los familiares ni con los amigos a través de las redes sociales ni los correos electrónicos, por que no existían.

Durante la pandemia de este tiempo, con las conexiones digitales y redes sociales, hemos podido saludar a familiares. A los amigos de la infancia, a los de la primaria y a los de la clase de graduación de la secundaria. A los colegas que tuvimos en la universidad, en algún trabajo o proyecto de los varios que ejecutamos a lo largo de las décadas. A los de la congregación para los que son religiosos... A los amigos históricos. Ya nos hemos cansado de las reuniones virtuales.

En ese tiempo de la incertidumbre por el SIDA, Blades interpreta con el alma esta hermosa canción: “Got the word on the Street / From people we never liked / They told me that you were sick and they think You're gonna die... / And although I was surprised / I didn't act sorry then / Cause you've led the kind of life / That feels right through the end... / How lucky those fools would be / To have friends like you and me”. Mi traducción no oficial sería algo así: “Escuché por la calle, De gente que nunca nos agradó... Me dijeron que estabas enfermo y piensan que vas a morir. Y aunque me sorprendí, no sentí lástima, porque has llevado el tipo de vida que ha sido correcta hasta el final. ¡Qué suerte tendrían esos tontos de tener amigos como tú y yo!”.

Los humanos pueden ser malos y perversos. La conducta de discriminación cuando surgió el sida, hoy se manifiesta de alguna manera en el egoísmo de los que poco les importa el bien común. Tuve amigos y conocidos que padecieron del sida y otros que, afortunadamente con los avances de la medicina, llevan una vida sana, productiva y normal con el VIH.

Rubén Blades es un hombre excepcional, su obra y su sensibilidad lo demuestran. Y, al igual que él, dedico esta hermosa canción, poco conocida, pero igualmente excepcional, a todos los que han sufrido discriminación y rechazo por las mismas razones. ¡Grande Rubén!

Aquí, el enlace de “The Letter”: https://www.youtube.com/watch?v=zjTZTvRUzGo.

Comunicador social.

***