Temas Especiales

16 de Ene de 2022

Columnistas

Democratizar la tecnología y detonar la competitividad

“La data es el nuevo oro, pero tenerla guardada no basta. Hay que ponerla a trabajar para crear ventajas competitivas”

Gracias a la tecnología, durante los tiempos retadores de la pandemia, las organizaciones se han apalancado en la tecnología para reaccionar, habilitar la colaboración y educación remota, la telemedicina o la creación de plataformas digitales para entregar a los ciudadanos los servicios del Estado. Han empoderado a sus equipos, llegado a nuevos mercados, optimizado sus operaciones y bajado sus costos. Sin embargo, esa adopción acelerada de la tecnología -que fue crítica para la continuidad de las operaciones- puede generar aún mucho más valor y es apenas el inicio de la transformación que permitirá a las organizaciones reimaginarse y mantenerse competitivas.

Según un estudio de KPMG, las tecnologías con mayor potencial de creación de valor a largo plazo son el Internet de las Cosas, automatización, Inteligencia Artificial, “Blockchain”, robótica, realidad aumentada y virtual. Todas ellas se basan en data, y, a la vez, generan trillones de señales de data. De 2 billones de dispositivos conectados, hoy en día, pasaremos a 50 en el 2030. Serán trillones de señales que el aprendizaje automático, la ciencia de datos y la potencia de cómputo pueden convertir en valor para los negocios.

Sin embargo, 73 % de la data no se analiza. Está en silos, es de mala calidad o está desconectada. Es necesario integrarle capacidades de analítica y “razonar” sobre ella para poder tomar decisiones de negocios. En el pasado, esto requería enormes capacidades de cómputo, inversiones en infraestructura y personal especializado, dejándolas fuera del alcance de la mayoría. Hoy, la nube pone estas soluciones al alcance de un emprendimiento: permite un almacenamiento seguro sin necesidad de invertir en servidores, mantenimiento o computadores potentes. La nube es elástica: permite generar capacidades extraordinarias durante los picos de demanda y reducirlas al día siguiente. Es el detonador de oportunidades, al conectar cientos de servicios de analítica e Inteligencia Artificial que ya existen y están listos para usar la data de la organización, parametrizarlos según las necesidades y pagar solo su consumo.

A medida que estas tecnologías se hacen disponibles para organizaciones de todos los tamaños, la creación de valor está al alcance de todos. La data es el nuevo oro, pero tenerla guardada no basta. Hay que ponerla a trabajar para crear ventajas competitivas. Hoy es posible, gracias a la nube, que democratizó la tecnología.

Gerente de Desarrollo de Socios.

***