Temas Especiales

25 de May de 2022

Columnistas

Guerra mundial: Ucrania vs. Rusia

“[…], entra Panama, por el Canal y su Tratado de Neutralidad, en caso de conflicto, ¿qué barcos pasarían por el Canal? Veo tropas estadounidenses acá, porque […], no tenemos ejército. Y la responsabilidad primaria de defender el Canal está en manos del Pentágono”

Cuando Tucídides escribió “Las Guerras del Peloponeso” en Corintios, siglo V, se expuso que la historia es el relato de los acontecimientos humanos, no sobre los dioses. De ahí su famosa sentencia: “la historia se repite en espiral”, es decir, la historia tiene un sentido fatalista, porque el escenario cambia, pero los actores no, las pasiones humanas, siguen siendo las mismas.

Esta exposición fatalista nos sirve de ejemplo a uno de los eventos bélicos más temidos en este año 2022: el enfrentamiento entre Ucrania y Rusia.

Este enfrentamiento lleva varios siglos, Ucrania nace del esfuerzo bélico de los “Varegos”, que eran vikingos, y que dio a luz la dinastía de los Rurik. Eran formidables guerreros y la capital de este reino se llamó, desde el siglo IX-X: Ruthenia, Rus o Kiev. En el siglo XVII, era uno de los reinos más poderosos de la Europa Oriental, hasta que, a través del Tratado de Pereyaslav, toda Ucrania se une al Zarato Moscovita. Desde ese momento empezó la tensión entre Kiev y Moscú. Prosiguió así durante el siglo XVIII y XIX.

Ya en el siglo XX, debido a que la elite ucraniana deseaba su independencia de Moscú, es aliado de la Triple Entente, y, a su vez, aliado de las Potencias Centrales, obviamente por intereses políticos. Cabe destacar que siempre ha habido dos Ucranias, la Occidental, más ligada a Polonia y las naciones que conformaron Los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Y la Ucrania Oriental, más vinculada a Moscú. En el siglo XX, tras la revolución Bolchevique, Rusia pasa a ser la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o URSS. Y el dominio sobre Ucrania fue a sangre y fuego. Prosiguió así hasta que en 1991 la URSS se disgrega y Ucrania se une tanto la Oriental como la Occidental, a través de la “Declaración de Independencia de Ucrania”, en donde se declara libre y democrática.

Ya en 2014 hubo enfrentamiento entre Rusia y Ucrania. El motivo: la península de Crimea, que se declaró, tras un plebiscito, como la República Popular de Crimea, y pidió ser admitida en la Federación Rusa. Ello conllevó a una escalada bélica, porque Crimea era parte del territorio ucraniano, y Rusia, se anexionó la península de Crimea. La ONU, desconoció tal maniobra política y, por supuesto, Ucrania.

Entonces, a los conflictos de vieja data, que empiezan entre la rivalidad de Kiev y Moscú, se sumó la rivalidad por el territorio que deseaba controlar Rusia, Crimea, y puso en guardia total a Ucrania y a la OTAN.

El siguiente paso de Rusia es volver a la situación del siglo XVII, en donde Ucrania formó parte de la Rusia Zarista.

El problema aquí es que Occidente reclama Ucrania como su aliado y lo incorpora a la OTAN, la alianza de la Organización del Atlántico Norte, en donde EUA es su principal garante, y por ende puede colocar tropas y misiles balísticos en Ucrania. Rusia alega que jamás ha colocado misiles en la frontera de Inglaterra, Francia o EUA, así que considera la admisión de Ucrania en la OTAN como un preparativo para la guerra contra Rusia o un plan de contención del avance ruso en manera económica, política y militar en la Europa Oriental.

Los países europeos occidentales, y, por ende, la Unión Europea, están al lado de Ucrania y Rusia, tienen intereses en reclamar a Ucrania por historia y por las grandes reservas de petróleo.

Se formarán alianzas, y ese fue igual comienzo de la Primera Guerra Mundial: las alianzas.

Tenemos a la OTAN por el lado occidental, y muy posiblemente tengamos a Turquía, e Irán del lado de Rusia, en el medio está Israel, que es enemigo de Irán y está enemistado con Turquía. Todos estos países tienen su propia agenda geoestratégica y tienen conflictos sin resolver desde hace siglos. Todo Medio Oriente se pasaría factura entre ellos, incluyendo a Egipto, Siria y los Emiratos Árabes.

Y al otro lado del continente asiático, está el conflicto de la República Popular de China vs. Taiwán, el incidente parte desde 1945 y China Continental quiere retomar la isla de Formosa a sangre y fuego. Esa invasión es al parecer inminente. Allá se puede formar otra alianza, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Australia y Nueva Zelanda, la guerra sería nuevamente… mundial.

Y aquí, entra Panama, por el Canal y su Tratado de Neutralidad, en caso de conflicto, ¿qué barcos pasarían por el Canal? Veo tropas estadounidenses acá, porque recuerden que nosotros, desde 1993, no tenemos ejército. Y la responsabilidad primaria de defender el Canal está en manos del Pentágono.

Todo esto ya tiene consecuencias inmediatas, ya tenemos el aumento del petróleo y por ende la gasolina, los productos derivados, el transporte, los alimentos y todo servicio tecnológico que se ofrezca en la actualidad.

El mundo, al parecer, se encamina hacia la guerra, costo altísimo de vidas y posiblemente de la hambruna. Si Tucídides estuviese escribiendo hoy, diría que la guerra es inevitable, porque las pasiones y ambiciones humanas, jamás cambiarán. ¿Ustedes qué piensan?

Salud, compatriotas, y en Dios confiamos…

Abogado, profesor de Filosofía e Historia.