Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Entre Líneas

Poner un alto

Los cierres de calle son ya un grave problema y ponen en riesgo la economía del país.

Ya es común el cierre de calles, lo que perjudica enormemente a la sociedad. Aunque los protagonistas de estos cierres alegan que toman estas medidas, "porque es la única forma de que el Gobierno les preste atención", lo concreto es que los grandes perjudicados son los pequeños empresarios y la misma sociedad. Desde que empezaron los cierres de la Panamericana, ha habido una constante a la hora de restablecer el orden. Si bien es cierto la fuerza pública no necesita pedir permiso para garantizar el libre tráfico, esto no se cumple y todos los gobiernos se reservan esa decisión. Sin embargo, como la fuerza pública espera la orden, la demora en esa actuación de la fuerza pública termina siendo un bumerán para la fuerza pública, porque la población la culpa por no actuar con prontitud. Los conocedores dicen que existe un protocolo de actuación no escrito, pero que es el libreto para estos casos y tiene tres puntos. Primero: Al cierre de una calle, se envía al tránsito de la policía a hacer los desvíos. Segundo: Se ordena desplazar a la unidad de control de multitudes al lugar, cuyas unidades se quedan en sus vehículos, porque tienen que esperar la orden de actuar. Tercero: La orden de actuar y abrir la calle solo la da el Presidente. Los cierres de calle son ya un grave problema y ponen en riesgo la economía del país. Ha llegado el momento de cambiar ese protocolo y hacer valer el primordial interés de la sociedad, que es el libre tránsito para trabajar y mover la economía del país. Hay que ponerle un alto a este problema. ¡Así de simple!