Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Lo que el baile de El Choque enseña a los políticos

A hora que los políticos están descubriendo la utilidad de las redes sociales sería útil que comenzaran a pensar que el hecho de ‘estar’...

A hora que los políticos están descubriendo la utilidad de las redes sociales sería útil que comenzaran a pensar que el hecho de ‘estar’ en Facebook, Twitter, YouTube no basta. Atreverse a entrar es un primer paso. De hecho, la parte más fácil de las redes sociales es crear perfiles. Es rápido y lo puede hacer cualquiera.

El desafío para influenciar en el tiempo es saber explotar todo su potencial, creando comunidad, participando y generando conversaciones... Para ello es clave comprender en toda su magnitud las posibilidades de las redes sociales y sobre todo su lógica de interacción y el estilo de comunicación.

Un buen lugar para comenzar el video no oficial del popular El Baile del Choque, que lleva más de 600000 ‘visitas’, 400 comentarios y 300 ‘me gusta’ en YouTube (buscar Mr Saik—El Baile Del Choque 2010).

Por el contrario, el video original de la misma canción, completamente elaborado y producido por profesionales, se ha visto alrededor de 120000 veces. Las características de fondo y de forma del video no oficial —lo han hecho mucho más popular en las redes sociales que cualquier otro video de la misma canción— incluyendo el original. ¿Por qué? Porque el video no oficial (una grabación amateur) refleja claramente los atributos que debe tener la comunicación en las redes sociales, especialmente cuando hablamos de imagen:

—Autenticidad

—Cercanía,

y —Colaboración

Autenticidad

Las redes sociales son un invento de personas para personas (Facebook y YouTube, por ejemplo, fueron creadas por estudiantes en sus dormitorios universitarios) no por empresas. De allí que la representación de la comunicación en las redes sociales tenga un alto componente de autenticidad. Para nuestros políticos, esto implica que no necesitan costosos y artificiales videos o imágenes. Es más, en las redes sociales la producción elaborada como la vemos en TV tiene mucho menos impacto que, por ejemplo, un buen video casero. Como vemos en el video no oficial del Choque, se trata de una grabación simple, sin iluminación, sin ángulos ni mujeres semidesnudas ‘chocando’ como en el video oficial. ¿Por qué está siendo cinco veces más visto entonces? Porque es auténtico, y la autenticidad es el corazón de la comunicación en las redes sociales.

Cercanía

Autenticidad tiene mucho que ver con cercanía, proximidad. Un saludo de un político desde su biblioteca a lo mejor se ve bonito... pero no genera interés ni interacción en las redes sociales, porque no es cercano. La mayoría de las personas no tiene biblioteca. Pero si a lo mejor ese saludo se hubiese grabado en un parque o sobre una calle... la historia habría sido otra. Las personas necesitan reconocerse ellas mismas en lo que están viendo, escuchando, leyendo. Esa es la diferencia con el mundo de cartón de la TV (y la razón de por qué los reality shows fueron tan exitosos). En el video no oficial del Baile del Choque es fácil que la audiencia de la canción (jóvenes de barrios populares, mayormente) se identifiquen no solo con quienes bailan (por su ropa, estilo, movimientos), sino también con la locación: un barrio como cualquier otro.

Colaboración

Otro elemento clave —sino su razón de ser— en las redes sociales es la participación. Las personas quieren opinar, criticar, diseñar, es decir, interactuar genuinamente. Los políticos deben comprender que el tiempo en el que se controlaba totalmente los mensajes e imágenes de su comunicación forma parte del pasado. Bien comprendido y alentado esto termina resultando en un elemento poderoso de la comunicación. El mejor ejemplo de esto se dio en la pasada campaña presidencial de Estados Unidos: el póster más conocido de Barak Obama fue diseñado por el artista Frank Shepard Fairey voluntariamente y sin ninguna influencia del equipo de campaña.

Lo importante de esto es que los políticos deben ser tolerantes en que su comunicación y sus símbolos puedan ser reinterpretados y apoderados por sus seguidores. El video no oficial del Baile del Choque muestra este ejemplo de manera muy clara.

Tomado de www.dominguezmanuel.com

*PERIODISTA.